Facebook Twitter Google +1     Admin

DECENAS DE MUERTES EN LA FRONTERA, EL NORTE DE ISRAEL Y TODO EL LIBANO

20060805090451-nasrallah-2.jpg

Viernes, 04 de Agosto de 2006

El terror se acerca a Tel Aviv

El líder de la guerrilla chiíta amenazó con bombardear la capital de Israel si éste golpea el centro de Beirut. La respuesta no se hizo esperar: entonces vendrá la destrucción del Líbano. Ya no quedan refugios seguros para los miles de desplazados de la guerra.

La guerra podría llegar a Tel Aviv. Esa fue la amenaza que lanzó ayer Hassan Nasralá. El líder del grupo chiíta libanés Hezbolá dijo que atacará la capital si Israel ataca el centro de Beirut. En la práctica, sus palabras extendieron el campo de batalla a todo el territorio israelí y dejaron a sus habitantes sin un refugio seguro. Israel contestó que si caen bombas sobre Tel Aviv destruirá toda la infraestructura del Líbano. Las declaraciones llegaron en uno de los días más sangrientos desde el comienzo de la guerra. Al menos ocho civiles israelíes murieron tras ser alcanzados por cohetes de Hezbolá en la región de Galilea, en el norte de Israel, mientras cuatro soldados israelíes perdieron la vida en combates en el sur del Líbano. También hubo bajas entre los civiles libaneses, ya que murieron cuatro personas en distintos bombardeos. Israel anunció que treinta guerrilleros de Hezbolá también murieron en combate.

Los milicianos de Hezbolá lanzaron al menos 160 cohetes contra el norte de Israel, lo que eleva a 2300 el número total de proyectiles que ha disparado desde el comienzo de las hostilidades, el pasado 12 de julio. Cinco israelíes fallecieron en la localidad de San Juan de Acre, cuando salían de un refugio después de una andanada de cohetes, mientras tres agricultores israelíes murieron cerca de la localidad de Maalot, cuando un proyectil hizo blanco al lado de su automóvil. Otras veintisiete personas resultaron heridas, diez de ellas de gravedad, por el impacto de los cohetes que cayeron en las ciudades de San Juan de Acre, Tiberias, Kiriat Shimona y cerca de Maalot. Asimismo, combatientes de Hezbolá dispararon un proyectil antitanque contra un vehículo de combate en la aldea de Raymin, matando a cuatro soldados israelíes e hiriendo gravemente a otro.

En tanto, se intensificaron los combates entre los milicianos de Hezbolá y los soldados israelíes en el sur del Líbano. Israel reforzó sus tropas en la zona con el envío de dos brigadas adicionales, llevando el número de efectivos a alrededor de diez mil. Según fuentes militares, la misión de las tropas es empujar hacia el norte a las milicias de Hezbolá y establecer una "zona tapón" en la frontera entre Líbano e Israel con el objetivo de impedir los disparos de cohetes. En este sentido, el ejército israelí habría recibido la orden del ministro de Defensa, Amir Peretz, de avanzar el río Litani. "El ejército israelí recibió la orden de prepararse para la próxima etapa de la ofensiva, cuya meta es tomar rápidamente el control del sur del Líbano desde la frontera internacional hasta la línea del río Litani", indicó un vocero del Ministerio de Defensa, quien agregó que "se trata de preparativos y no de una orden operacional".

Los ataques de la aviación israelí tuvieron lugar sobre un importante puente en el este del Líbano y en pueblos cercanos a la localidad de Tiro. El ejército israelí indicó que atacó más de 120 objetivos, entre los que se contaron 35 edificios y campamentos utilizados por las milicias de Hezbolá. La cadena televisiva Al Arabiya precisó que las localidades bombardeadas fueron las de Zautar al Gharbya y Zautar al Sharkiya, a unos 30 kilómetros al nordeste de Tiro y cerca del Litani. Fuentes de seguridad libanesas informaron por su parte que Israel destruyó un puente en Hermel, bastión de la milicia chiíta. "Los israelíes destruyen todo puente sobre el que Hezbolá pueda transportar armas o combatientes", dijo un portavoz.

Como si fuera poco, las fuerzas israelíes bombardearon los suburbios del sur de Beirut, feudo de Hezbolá, tras varios días de calma en la zona. Israel amenazó con extender sus bombardeos cerca del aeropuerto de la capital libanesa, incluidos los sectores que hasta la fecha no fueron atacados, y pidió a la población que abandone la zona. "El ejército israelí planea ampliar sus operaciones en Beirut", indicaba uno de los volantes lanzados por la aviación israelí en el principal suburbio chiíta del sur de la capital libanesa. Los panfletos, dirigidos a "los ciudadanos de Beirut", invitaban a los habitantes de los barrios de Haret Hreik, Bir Abed, Hay Madi y Rueiss a "huir por su seguridad". Los dos últimos barrios no fueron atacados por el momento por Israel, que se concentró en el perímetro de seguridad de los suburbios del sur de Beirut, donde se encuentra el cuartel general de Hezbolá.

Los panfletos israelíes llegaron al parecer a manos de milicianos del grupo chiíta, y del propio Hassan Nasralá, quien advirtió que Hezbolá atacará Tel Aviv si Israel bombardea el centro de Beirut. "Si ustedes atacan Beirut, nuestros combatientes atacarán Tel Aviv, ya que tenemos los medios para hacer eso", amenazó el líder del grupo radical, provocando inquietud entre los israelíes. Estos últimos no tardaron en responder a las amenazas, asegurando que destruirán todas las infraestructuras del Líbano si Hezbolá ataca la ciudad central de Tel Aviv, a 140 kilómetros de la frontera, adonde se trasladaron muchos de los habitantes del norte de Israel para escapar del lanzamiento de proyectiles, que hasta ahora alcanzaron la distancia máxima de 70 kilómetros.

Las amenazas de Nasralá llegaron en un mensaje de 45 minutos, el más largo de los cuatro discursos pronunciados hasta la fecha por el líder del grupo chiíta, transmitido en la noche de ayer por la televisión libanesa. Nasralá incluso responsabilizó a Estados Unidos de todo el conflicto de la región. El presidente norteamericano, George W. Bush, "es responsable de todo lo que sucede desde el inicio de la ofensiva israelí. El primer ministro Ehud Olmert y su ejército sólo son los instrumentos de la política de Bush", explicó Nasralá, quien agregó que "si los israelíes dejan de atacar áreas civiles en el Líbano, Hezbolá dejará de lanzar cohetes al norte de Israel".

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris