Facebook Twitter Google +1     Admin

El Congreso israelí investigará la guerra

20060909203840-0000-olmert-6.jpg

DESAFIANDO AL PREMIER OLMERT, LA LEGISLATURA JUDICIALIZO LA PESQUISA


El Congreso israelí quiere que se investigue la guerra del Líbano. La Comisión Parlamentaria para Asuntos del Exterior y la Defensa israelí aprobó ayer por mayoría una resolución que llama al Poder Ejecutivo, que preside Ehud Olmert, a ordenar una investigación judicial sobre su conducta durante la reciente guerra en el Líbano. En tanto, el secretario general de la ONU, Kofi Annan, dijo en Egipto que espera que en el correr de los próximos dos días Israel levantará el bloqueo sobre el Líbano.
 
El gobierno israelí se divide en torno de las investigaciones. El líder del Partido Laborista y ministro de Defensa, Amir Peretz, está a favor de la investigación judicial independiente, presidida por un juez de la Corte Suprema. Esto va en contra del primer ministro Olmert, quien prefiere una investigación oficial, dividida en tres comisiones, una civil y dos militares integradas por miembros designados por él. El premier y quienes se oponen a la investigación judicial alegan que se prolongará durante largo tiempo y paralizará todos los sistemas, incluso en las fuerzas armadas, pues todo el mundo estará entretenido con sus abogados y la defensa.
 
La comisión judicial tendrá que investigar, además de la conducta seguida por Olmert y Peretz durante la guerra de 34 días con la milicia libanesa Hezbolá, los errores cometidos por las autoridades militares, comenzando por el jefe de las fuerzas armadas, el general Dan Halutz. Las conclusiones de la investigación sólo tienen un efecto de carácter moral y no operativo, pero si señalan a los responsables, éstos pueden verse obligados a dimitir.
 
De visita en Egipto, el secretario general de la ONU, Kofi Annan, dio esperanzas de un posible cese del bloqueo israelí sobre el Líbano en los próximos días. “No quiero crear falsas expectativas, pero espero que en las próximas 48 horas tengamos noticias constructivas y positivas sobre este tema”, dijo Annan con respecto al bloqueo después de una reunión en Alejandría con el presidente egipcio, Hosni Mubarak, en el marco de su gira por Medio Oriente. Cuando comenzó el conflicto entre Israel y la milicia Hezbolá, el 12 de julio, Israel bloqueó las costas y el tráfico aéreo del Líbano para evitar la llegada de armamento para la guerrilla desde Siria e Irán. Ahora, Israel condiciona su levantamiento a que se pongan en práctica medidas para evitar el tráfico de armas para Hezbolá.
 
La declaración de Annan llegó el mismo día que recibió una carta del gobierno libanés, que acusó a Israel de violar la resolución 1701 del Consejo de Seguridad de la ONU al mantener el bloqueo. Esa resolución del 14 de agosto ayudó a terminar 34 días de conflicto y exige el despliegue de una fuerza de la ONU de hasta 15.000 hombres que, junto al ejército libanés, vigile el sur del país. Otra de las exigencias de la resolución supone el desarme de Hezbolá, pero el grupo libanés se niega a hacerlo. “Guardaremos esos misiles como lo hicimos entre 1996 y 2006, sin utilizarlos”, aseguró Hassan Nasralá, el jefe del movimiento chiíta. “Sólo los utilizaremos en caso de una guerra lanzada contra el Líbano”, agregó.
 
Con el objetivo de cumplir la resolución, la fuerza internacional de la ONU sigue tomando cuerpo y sumó ayer a Turquía a sus filas. El Parlamento turco aprobó una moción gubernamental para enviar un contingente armado para la Fuerza Interina de Naciones Unidas en Líbano (Finul) reforzada. Esta misión es de gran importancia para el gobierno turco, que contempla la posibilidad de enviar hasta 1000 soldados, ya que será una forma de consolidar la candidatura de Ankara para formar parte de la Unión Europea.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris