Facebook Twitter Google +1     Admin

Portazo de un laborista israelí

20061107025607-avigdor-lieberman.jpg

En la foto: Avigdor Lieberman 

 

Por Donald Macintyre * Desde Jerusalén

Un ministro laborista renunció en protesta por la inclusión del político de derecha Avigdor Lieberman en el gabinete de coalición del primer ministro israelí, Ehud Olmert. Ophir Pines-Paz fue el único ministro que votó en contra de la decisión del gabinete que, por una gran mayoría, despejó el camino para que Lieberman se convirtiera en el viceprimer ministro. Dijo que Lieberman estaba “contaminado por declaraciones racistas”. Olmert anunció que el ejército intensificará las operaciones en Gaza, pero que las tropas no permanecerán por un amplio período de tiempo.
 
Pines-Paz inmediatamente anunció ayer que se uniría a un grupo de laboristas rivales que planean presentarse el año que viene contra Amir Peretz, el líder del partido y ministro de Defensa, que exitosamente sostuvo que su formación no debería gatillar una crisis política, retirándose de la coalición por Lieberman. Este, cuyo partido prevé redibujar la frontera de Israel para transferir los centros de poblaciones árabes a las áreas de la Autoridad Palestina bajo la bandera de “Israel es nuestro hogar; Palestina es el de ellos”, será el responsable de tratar con las “amenazas estratégicas” contra Israel.
 
Pines-Paz dijo que su conciencia no le había dejado otra opción que dejar el gobierno una vez que éste decidió incorporar a Lieberman y a los once miembros del Knesset a su partido Yisrael Biteinu, ampliando la mayoría de la coalición de Olmert a 78 de los 120 miembros del Parlamento. Dijo que Yisrael Biteinu tenía una plataforma con “ingredientes racistas” y sus líderes estaban teñidos por “declaraciones racistas y declaraciones que dañan el carácter democrático de Israel”. Dijo que había sido “necesario” que Peretz le dijeron al primer ministro que eligiera entre Lieberman y el Partido Laborista.
 
Tratando de evitar los temores que Lieberman dificulte aún más el proceso político con los palestinos, Olmert insistió en que su inclusión dejaría intactas las pautas originales del gobierno que lo comprometen a buscar tal proceso. Pero un deprimido Javier Solana, el enviado de la Unión Europea para Asuntos Extranjeros, dijo ayer, después de un viaje de seis días a la región, que mientras el progreso entre Israel y los palestinos era vital para ampliar la estabilidad en Medio Oriente, la guerra del Líbano del verano pasado y las ambiciones nucleares de Irán habían “complicado” las oportunidades de lograrlo.
 
Mientras, hombres armados secuestraron por unas horas a un trabajador humanitario español, llamado Roberto Villa Sexto, ayer en Gaza. Había estado trabajando en la Franja de Gaza y en Cisjordania durante dos años para una ONG española, Asamblea de Cooperación por la Paz.
 
* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12. Traducción: Celita Doyhambéhère.


Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris