Facebook Twitter Google +1     Admin

Intelectuales judíos por la paz

20060802230302-manifestacion-en-tel-aviv-4.jpg

Por: NIKO SCHVARZ 

ISRAEL Y EEUU se niegan a rajatabla a un cese al fuego. Tal es el denominador común de sus actuaciones en el Consejo de Seguridad de la ONU, en la conferencia internacional del miércoles pasado en Roma, en la reunión Bush-Blair en Washington, en la gira de Condoleezza Rice por Oriente Medio, reanudada ayer en una segunda etapa. Por eso mismo importa difundir los pronunciamientos a favor de la paz surgidos en el propio Israel y entre intelectuales judíos.  5 mil en Tel Aviv El diario Haaretz informó que el pasado sábado 22 (en medio de la escalada en la franja de Gaza y la invasión del territorio libanés) una manifestación que reunió cerca de 5 mil personas en Tel Aviv se pronunció por la paz en la región y contra la política belicista del gobierno, concentrando sus críticas en el primer ministro y el ministro de Defensa. El rotativo destaca el carácter antinorteamericano de la demostración, subrayado por el lema coreado por los manifestantes: “Nosotros no vamos a matar, nosotros no vamos a morir al servicio de los Estados Unidos de América”.             Estas protestas internas han situado en plano destacado las campañas de grandes figuras del movimiento pacifista israelí, como el escritor y director del Centro de Información Alternativa de Jerusalén, Michael Warshawski (a quien, dicho sea de paso, escuchamos en los paneles sobre la guerra y la paz en el Foro Social Mundial en su último encuentro en Porto Alegre). En una entrevista publicada simultáneamente en Carta Maior y Brasil de Fato, dice: “Israel se considera la punta de lanza de una guerra global sin límites contra el terrorismo, en la medida en que éste viene siendo identificado cada vez más con el islamismo. El caso de los prisioneros de guerra o las operaciones de Hezbolá son meros pretextos. El apoyo total del gobierno norteamericano, o más aún , el consejo abierto de Bush a Israel para que no se detenga a medio camino, confirman que esa guerra de Israel es, de hecho, parte de la interminable guerra preventiva de EEUU, con Israel ocupando servilmente la primera línea del frente”. Sobre el tema de los prisioneros, señala que en el pasado Israel estuvo abierto al intercambio de prisioneros, pero que su arrogancia actual le impide hacer lo obvio: liberar presos palestinos y libaneses  a cambio de los tres soldados israelíes. Reitera que “esta guerra nada tiene que ver con la seguridad de Israel y su base teórico-ideológica es suicida: es una guerra interminable contra el Islam y el mundo árabe”, y se corre el riesgo extremo de una regionalización del conflicto, envolviendo a Siria y a Irán. Warshawski, Rozitchner, Barenboim Desde Buenos Aires nos llega una iniciativa de los intelectuales judíos León Rozitchner, Elsa Drucaroff y Alejandro Horowicz, que se presenta bajo el título de “Paremos el genocidio del Estado de Israel” y desde el primer día concitó la adhesión de calificadas figuras de la ciencia, el arte y la docencia de Argentina. En una incursión histórica recuerdan la época en que Sartre preconizaba el diálogo entre árabes e israelíes; luego el complot  que terminó en el asesinato del primer ministro Itzjak Rabin ( agregan al respecto que “el agente que apretó el gatillo es una suerte de héroe popular que recibe en la cárcel cientos de cartas semanales de aliento y respaldo”); y sostienen que “tras la muerte de Arafat la política oficial del gobierno israelí propone explícitamente destruir el pueblo palestino con el simple argumento de combatir y vencer terroristas”. Concluyen: “es preciso detener la masacre actual para que judío y masacrador no se vuelvan sinónimos”; y “la victoria militar sobre el pueblo palestino tiene un nombre inequívoco: genocidio. Las masacres sólo abren el curso de nuevas masacres”. No podía faltar la palabra de Daniel Barenboim, el director de orquesta argentino-israelí, fundador junto al desaparecido escritor palestino Edward Said de una orquesta integrada por jóvenes israelíes y árabes que llevan su mensaje de paz por el mundo y que tuvimos oportunidad de conocer en Montevideo. Según Barenboim, “la situación actual no puede seguir. Hemos llegado a dos conclusiones: la primera es que el destino del pueblo palestino y de Israel son inseparables; y segunda, como consecuencia, no hay solución militar”. 

Bush, Blair, Condoleezza

 La reunión de Bush y Blair en Washington y la gira que reemprendió Condoleezza Rice en la región tienen el objetivo de cortar de cuajo toda propuesta de cese al fuego, de alentar a Israel a proseguir la agresión y a evitar la condena a sus crímenes, incluido el asesinato premeditado de personal de la ONU en el Líbano. Ya lo veremos.  Publicado en La República, 30 de julio 2006, pág. 44

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris