Facebook Twitter Google +1     Admin

Las mentiras, las amenazas, la hipocresía

20060905104148-nasrala-3.jpg

 

Robert Fisk

Después de la guerra vienen la hipocresía, la mendacidad, las
amenazas, las mentiras descaradas. Empecemos por ese hombre de ojos
penetrantes, Sayed Hassan Nasrallah, cabeza del movimiento guerrillero
Hezbollah que le dio a los israelíes una paliza a cambio de... bueno,
a cambio de la destrucción de gran parte de Líbano.

Fueron hombres de Nasrallah los que cruzaron la frontera israelí el 12
de julio, capturaron a dos soldados israelíes, mataron a otros tres y
con esto desataron una carnicería totalmente predecible, en la que la
fuerza aérea israelí y el ejército atacaron a población civil de
Líbano.

Ahora vean lo que dice Sayed Nasrallah: "Si hubiera sabido que la
captura de soldados iba a desencadenar una guerra a semejante escala,
si Hezbollah se hubiera imaginado uno por ciento de lo que pasó,
definitivamente no lo hubiéramos llevado a cabo".

Esto amigos, es lo que yo llamo mentira inmensa. Si Hezbollah no tenía
idea de lo que Israel iba a hacer en Líbano (y eso que se trata de
personas inteligentes y disciplinadas que conocen muy bien la
situación política actual de Ehud Olmert, que ha empeorado por el
fracaso de su ejército en Líbano), entonces ¿por qué construyó
Hezbollah todos esos bunkers de concreto en cuevas, rocas y colinas
años antes de la guerra?

¿Por qué llevaron miles de misiles al sur de Líbano? ¿Por qué se
prepararon para dispararle a un buque de guerra israelí (lo cual
hicieron, logrando impactarlo y casi hundirlo)? ¿Para qué se volvieron
militarmente tan eficientes si Israel sólo iba a llevar a cabo una
incursión terrestre insignificante?

¿Se supone que tenemos que creer que resistieron bajo intensos ataques
israelíes que mataron a más de mil civiles, como era muy previsible
para ellos, así nada más, sin tener nada planeado? ¿O es que los
hombres que le dispararon al buque israelí se levantaron en la mañana,
se comieron sus emparedados manouche de queso y se dijeron: "¡Hey, se
me ocurre que hoy le disparemos a un barco israelí!"

No. Ese ataque contra un blanco militar, perfectamente justificable
ante la agresión israelí, estuvo perfectamente planeado. Según Seymour
Hersh en The New Yorker, el ataque israelí también estuvo
cuidadosamente planeado, y autorizado plenamente por el gobierno de
George W. Bush como parte de su campaña para humillar a Irán.

Hersh tiene razón. Pero creo que ambos bandos planearon esto, y otro
indicio de ello quedó claro en el increíblemente hipócrita
pronunciamiento de Nasrallah. "En todo caso -dijo- Israel iba a lanzar
una guerra al principio del otoño y el nivel de destrucción iba a ser
mucho mayor". Oye, Hassan, gracias por avisarme.

Así vemos la forma en que Hezbollah está planeando su narrativa de
posguerra. Nunca quisieron que los libaneses sufrieran, pero de todas
maneras iban a sufrir más tarde, y además Hezbollah ganó.

Ahora, el liderazgo de Hezbollah anuncia formalmente que va a obedecer
la resolución 1701 del Consejo de Seguridad de la ONU -que exige su
desarme- pero sin desarmarse realmente. Así es la paz en nuestros
tiempos. Hasta la próxima guerra.

Pero es igualmente perniciosa la narrativa mentirosa que los israelíes
y sus simpatizantes están preparando para el mundo, que incluye las
viejas mentiras del antisemitismo de los reporteros y del supuesto
involucramiento de la Cruz Roja en el terrorismo.

Tomemos, como ejemplo, un absurdo artículo en el periódico francés
Liberation del pasado jueves, escrito por Shmuel Trigano y titulado
"Guerra, mentiras y video". Este artículo propone algunos temas
usuales pero deliberadamente engañosos, y el más detestable de ellos
es el que afirma que al mostrar a niños asesinados por la fuerza aérea
israelí en Qana la prensa estaba tratando de "reactivar una muy
antigua idea antisemita: que los judíos matan niños. En la antigüedad,
en la Edad Media, ellos (los judíos) eran acusados de canibalismo; y
hoy en día, en el mundo árabe, se les acusa de crímenes rituales".

Desde luego que entiendo el mensaje. No debimos mostrar esas
fotografías de los inocentes de Qana asesinados por las bombas
israelíes (sin duda seríamos aún peores si además hubiésemos
mencionado que eran bombas israelíes fabricadas en Estados Unidos) y
nunca debimos señalar que hace una década, soldados israelíes mataron
a otros 106 incoentes en Qana, más de la mitad de ellos niños. De
hecho, no debemos mostrar a ningún niño árabe muerto, a menos de que
queramos que se nos compare con los antisemitas medievales.

Shmuel continúa con un discurso israelí tan objetable como el que se
escucha de los voceros de Israel: que porque un fotógrafo libanés de
medio tiempo pegó dos nubarrones de humo en una imagen de un sitio
bombardeado y vendió la fotografía falsificada a Reuters -en un acto
de mendacidad que le valió ser justificadamente despedido- todas las
fotos de Beirut probablemente fueron manipuladas y eran falsas. Esto,
por supuesto, es estúpido, pero en el momento en que supe de la
fotografía falsa le pronostiqué a un amigo que todos los simpatizantes
de Israel usarían el incidente para poner en duda todas las imágenes
de Líbano. Las mentiras contra la prensa de los amigos de Israel son
tan predecibles como viles.

También están las acusaciones de que los reporteros que trabajamos en
el sur de Líbano estábamos bajo el "control de Hezbollah", mientras
que todos nuestros colegas en Gaza trabajaron bajo "control" de Hamas.
"Todos los periodistas", según Shmuel, saben que trabajan "bajo
autorización de los poderes que obtienen su autoridad gracias a las
fotografías del terreno y dan acreditación a los periodistas que
trabajan ahí".

Perdóname, Shmuel, pero éste es el tipo de material que procede de la
parte trasera de un buey. Nosotros no traemos ninguna "autorización de
Hezbollah". De hecho, quienes tratamos de entrevistar a miembros de
Hezbollah durante la pasada guerra nunca hallamos a ninguno de ellos,
de la misma forma en que las fuerzas israelíes nunca los encontraron.

Pero claro, de acuerdo con este texto, nosotros los periodistas
creemos que es "justo" que los civiles israelíes sufran. Nos enfocamos
solamente en las "víctimas" de Israel, y esto es "antisemitismo por
default".

Ya que soy viejo conocedor de las guerras sucias de Líbano, debo decir
que que ésta es exactamente la misma mentira que se dijo del bombardeo
israelí de 1978, la invasión de 1982 y el bombardeo de civiles en
1993, y acá la tenemos de nuevo entre nosotros. A menudo me pregunto
si los amigos de Israel tachan de antisemitas a periodistas decentes y
honorables porque quieren que el antisemitismo se torne respetable. A
uno sólo le queda suspirar de cansancio y rabia ante esta
deshonestidad.

Bueno, una cosa sí les digo. Cuando de deshonestidad se trata,
Nasrallah está entre los mejores, pero todavía tiene mucho que
aprender de los israelíes.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris