Facebook Twitter Google +1     Admin

Palestina-Israel, la tregua improbable

Israel-Palestina, la tregua improbable

Última actualización en 23 Noviembre 2012

por Martha Landi

Fuente: brecha.com.uy 

Palestina

El miércoles por la noche, una semana y 170 muertos después del inicio de los enfrentamientos, entró a regir un alto al fuego entre israelíes y palestinos de la Franja de Gaza, tras mediación egipcia. Pero es más que probable que tarde o temprano los misilazos de un lado y los bombardeos del otro regresen y la “desigualdad” básica de esta “guerra” vuelva a plantearse. Que de eso se trata fundamentalmente en un conflicto en el que la enorme mayoría de los muertos los ponen siempre los mismos (166 palestinos, entre ellos más de 30 niños, contra cuatro israelíes esta vez; 1.600 contra tres durante la Operación Plomo Fundido israelí de 2008-2009 en la misma zona) y cuya prolongación en el tiempo está asegurada mientras Gaza siga siendo “la mayor cárcel a cielo abierto del mundo” que es hoy, e Israel, “la única democracia de la región”, continúe su expansión territorial, asentamiento tras asentamiento, humillación tras humillación. Que de eso se trata cuando se habla de “política de exterminio”, cotidiana y permanente, de “apartheid de nuevo tipo” o incluso de “genocidio”, no necesariamente ligados al número de víctimas de un enfrentamiento concreto.

De esos temas, de la realidad en Gaza, del desequilibrio básico entre unos y otros, de la soledad en que se debaten quienes en la propia Israel quieren cambiar la pisada, y también de la postura “promedio” de los medios de prensa occidentales ante el conflicto, se ocupa la siguiente cobertura.

Todos somos Gaza

“La incursión y el bombardeo de Gaza no son para destruir a Hamas. No se trata de detener   el lanzamiento de cohetes hacia Israel, no se trata de alcanzar la paz. La decisión de Israel de hacer llover muerte y destrucción sobre Gaza, de utilizar armas letales contra una población civil indefensa, es la fase final de una campaña de décadas para limpiar étnicamente a los palestinos.

Israel utiliza sofisticados aviones de ataque y buques de guerra para bombardear campamentos de refugiados densamente poblados, escuelas, edificios de apartamentos, mezquitas y barrios pobres, contra una población que no tiene fuerza aérea, ni defensa aérea, ni marina, ni armas pesadas, ni unidades de artillería, ni blindaje mecanizado, ni ejército... y a eso lo llama guerra. No es una guerra, es un asesinato.

Cuando los israelíes afirman que tienen que defenderse, se están defendiendo en el sentido en que cualquier ocupación militar tiene que defenderse de la población a la que está aplastando. Nadie puede defenderse cuando está ocupando militarmente una tierra ajena. Eso no es defensa. Llámenlo como quieran, pero defensa no es.”

Noam Chomsky, después de su reciente visita a Gaza.

Es difícil bucear y seleccionar entre los océanos de información y análisis que inundan las redes desde que Israel inició su último ataque contra la población sitiada de Gaza. Quizás lo que más llama la atención es el abismo cada vez mayor entre la realidad –conocida por cada vez más personas– y la versión no ya distorsionada sino directamente falsa que de ella dan los grandes medios de comunicación: Israel se está “defendiendo” de la agresión de un poderoso enemigo.

Mientras los canales de televisión (incluido el oficial de nuestro país) muestran vidrios rotos y personas asustadas dentro de los refugios blindados en las ciudades del sur de Israel, las redes sociales y medios alternativos están inundados con imágenes de niñas y niños de Gaza hechos pedazos, y familias enteras de diez o 14 integrantes exterminadas por las potentes bombas israelíes, entre los escombros y el enorme agujero de lo que era su hogar.

27/11/2012 13:29 difusionpalestina Nota anterior completa. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris