Facebook Twitter Google +1     Admin

Palestina, una sociedad secuestrada

 

Somos incapaces de entender el sufrimiento de una sociedad, su grito y el futuro de toda una nación
Palestina, una sociedad secuestrada

Haaretz  

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

Nuestros corazones están doloridos por el secuestro de los tres adolescentes cuyas identidades ni siquiera conocíamos hasta hace apenas unos momentos, pero que ahora son de todos nosotros. Cada uno de ellos se parece a mi propio hijo, el hijo de cada uno de mis amigos y sus amigos.

Como mucha gente, espero de todo corazón que llegue el momento en que los veamos con vida entre nosotros y que toda esta tensión se disipe en el alivio de felicidad. Espero temblando realmente, pero no puedo y no quiero pasar por alto la verdad silenciada que rodea a su secuestro.

Esos tres chicos son verdaderamente desafortunados. Lo son debido a la trampa del miedo en la que han sido capturados, la incertidumbre y el hecho de que sus vidas están en peligro. Nuestros corazones están sufriendo, y están con ellos y sus familias debido a la forma, en que de un momento a otro, tuvieron que pasar al encandilamiento de la publicidad. Y estos adolescentes son desafortunados porque han desarrollado su vida en la mentira de la supuesta normalidad que se construyó sobre los cimientos de la mayor de las injusticias israelíes: la ocupación.

Pasemos ahora a partir de su miseria a la nuestra. Para nosotros, un acontecimiento dramático o traumático es siempre un momento muy claro, refinado y transparente. Todos los planes y los fracasos, los miedos y las esperanzas, estallaron.

He aquí al superficial primer ministro de Israel y la arrogante política, las masas que se aferran a fútiles plegarias y no a un momento de paz humana. Aquí están los rabinos principales hipócritas del país, que hace apenas un mes exigían promesas del Papa sobre el futuro del pueblo judío, pero en su vida cotidiana guardan silencio sobre el destino de las personas que son nuestros vecinos, pisoteados debajo de la presión de la ocupación y el racismo, bajo la dirección de los rabinos que reciben salarios y beneficios exorbitantes.

De repente, todo estalla, está expresado en su propia esencia, que emerge de la oscuridad a la luz del sol. Este es precisamente el momento para examinar las intenciones - ya que, como se ha dicho, todo está al descubierto.

En primer lugar, la vacuidad de Netanyahu. No hay mucho hay que decir al respecto. Después de todo, él es uno de los que llevó las conversaciones palestino israelí a la estrecha cuestión de liberación de prisioneros. Él es también el que, con sus propias palabras, violó el compromiso de Israel de liberar al último grupo de prisioneros palestinos. Él es también quien hizo las maniobras necesarias para arrinconar a la Autoridad Palestina en la esquina de la unificación con Hamas.

Entonces, ¿de qué se queja, con sus comentarios y gestos dramáticos y cursis? Su acondicionada respuesta inmediata, irreflexiva, muestra que él estaba esperando este momento, aunque sólo sea para decir "te lo dije". Y ahora que tiene, la verdadera pregunta que emerge a la superficie es: ¿qué es exactamente lo que nos cuenta? La respuesta dolorosa: Nada en absoluto.

El ala izquierda de Israel, que es supuestamente digna, también se ha convertido en la boca abierta del pez carpa relleno con algún tipo de sustancia gris, puesto en la bandeja de plata de la ceremonia de la Pascua a mano de la derecha glotona. Esta última, también, está enfrascada en una lucha vergonzosa por un trozo del pastel de legitimidad que pertenece al pegajoso consenso.

¿Cómo puede ser que ninguno de ellos se ha levantado y ha dicho: Todo el que está en el otro lado de esta línea de color negro lleva la responsabilidad? No es agradable, pero es la verdad. Y, la verdad nunca es agradable después de todo.

Antes de que haya un secuestro - ¿para qué hablar? Nadie está atento de todos modos porque las cosas están tranquilas. Y en el momento en que ellos secuestran, no hay que hablar (como dijo el director ejecutivo de Paz Ahora), ya que nuestros secuestrados no están. Y cuando todo termina (en lo que podría ser, Dios no lo quiera, una tragedia personal o una tragedia colectiva que a nadie le importa), ¿por qué deberíamos hablar? Todo el mundo está ocupado, una vez más con la supermodelo israelí Bar Refaeli, la Copa Mundial de la FIFA o el siguiente escándalo.

Así que este es también un momento puro de aislamiento. No es el aislamiento de las viviendas al que estamos acostumbrados, eso el aislamiento de los corazones. Pocas personas en la derecha y la izquierda - a excepción de Gideon Levy , Uri Misgav y algunos otros comentaristas cautelosos y asustados - están tratando de entender las raíces profundas del secuestro.

Nos absolvernos diciendo: "Repartieron dulces", tras enterarse del secuestro. Su felicidad nos da alegría, ya que mientras más felices están con mayores de nuestro sufrimiento, más estamos exentos de poner nuestro interés en ellos y su sufrimiento. Pero no hay manera de evitarlo: Esta es una especie de felicidad que exige estudio y la comprensión más profunda.

Toda la sociedad palestina es una sociedad secuestrada. Como muchos de los israelíes que realizaron "servicio importante" en el ejército, muchos de los lectores de esta columna, o sus hijos, entraron en la casa de una familia palestina en el medio de la noche por sorpresa, con violencia, y simplemente se llevaron el padre, el hermano o un tío, con determinación e insensibilidad. Eso es secuestro, y sucede todos los días. Y ¿qué decir de sus detenidos administrativos?

¿Qué es todo esto si no es un gran secuestro oficial funcionario, nocivo e injusto en el cual todos participamos y nunca pagamos el precio de? Ese es el destino de decenas de miles de detenidos y otras bajo arresto, que quedaron, o se alojan, en las cárceles de Israel, un buen número de ellos sin una buena razón, falsamente encarcelado bajo falsos pretextos. La gran mayoría de ellos han sido expuestos a los avances de la justicia militar, y a ninguno de nosotros le importa un pepino.

Todas estas cuestiones han convertido el tema de los presos en el tema principal en la vida de la sociedad ocupada. No hay un solo hogar sin un detenido o preso. ¿Por qué es tan difícil de entender su alegría y nuestro dolor, los temores y las preocupaciones, después de todo? Fue, y todavía puede ser, otra cosa.

Sin embargo, mientras el gobierno israelí cierra todas las puertas de la libertad, huye de todas las negociaciones reales que podrían resolver el conflicto, se niega a hacer gestos de buena voluntad, miente y viola flagrantemente sus propios compromisos, la violencia es todo lo que queda para ellos.

Ya se ha demostrado tantas veces que el secuestro hace libres. Una vez más parece que Israel entiende nada más que violencia. ¿Qué dice eso de nosotros? Nuestra respuesta - que oscila entre "Se lo merecen" y "Todos ellos son terroristas" a "Estoy siguiendo órdenes" y "yo no sabía lo que estaba pasando" - dice más sobre nosotros que sobre ellos.

A pesar del éxito enorme e inspirador de Breaking the Silence (una ONG que recoge testimonios de soldados que han servido en la Ribera Occidental), nuestro propio silencio total sigue siendo lo más fuerte que se escucha. Estamos dispuestos a salir de nuestras mentes por un extraño y problemático Pollard, el secuestro de una víctima en solitario o tres víctimas de secuestro, pero no somos capaces de entender el sufrimiento de toda una sociedad, su grito, y el futuro de toda una nación que ha sido secuestrado por nosotros.

Esto, también, es necesario decirlo y escucharlo durante este momento de claridad, y lo más fuerte posible.

Fuente: http://www.haaretz.com/opinion/.premium-1.599318

 

21/06/2014 18:21 difusionpalestina Nota anterior completa. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris