Facebook Twitter Google +1     Admin

ISRAEL LANZO SU OFENSIVA MAS PROFUNDA

20060814065728-0000-despues-de-bombardeo.jpgDomingo, 13 de Agosto de 2006 

A HORAS DEL CESE DE FUEGO, ISRAEL LANZO SU OFENSIVA MAS PROFUNDA EN EL LIBANO

Para ganarle a la paz apuran la guerra

Kofi Annan anunció que el armisticio entrará en vigor esta madrugada, pero las partes no parecen darse por enteradas. Hubo feroces combates cerca de la frontera y Hezbolá volvió a atacar el norte de Israel. Tel Aviv anunció que el lunes tendrá controlado el sur del Líbano. 

Israel dice pero no hace. Horas después de respaldar la resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que demanda un cese completo de las hostilidades, Tel Aviv expandió su ofensiva terrestre en el sur libanés y advirtió que para el próximo lunes tendrá controlado “gran parte” del sur del Líbano. En Beirut, la actitud del Estado israelí causó escepticismo y el ministro de Información, Gazi Ahridi, adelantó que mientras continúen los ataques de las fuerzas israelíes, el Líbano –leáse Hezbolá– “continuará respondiendo”. No obstante, el gobierno aprobó ayer por unanimidad la resolución. El secretario general de la ONU, Kofi Annan, anunció anoche que el cese de hostilidades y de todos los combates comenzará mañana a la mañana (la madrugada en Argentina). 

Las expectativas que había causado la aprobación de un cese de hostilidades en Nueva York se disiparon ayer en Beirut después de una jornada de bombardeos y de la mayor ofensiva terrestre israelí que se vio hasta el momento. “El problema es que los israelíes continúan la agresión a pesar de que se haya aprobado la resolución de la ONU. Están bombardeando cada barrio del país y matando a gente inocente, y esto está creando un alto grado de escepticismo”, advirtió el premier libanés Fouad Siniora. Unos 30 mil soldados israelíes llegaron a las orillas del río Litani, en el sur del Líbano. Este lugar ha funcionado en el pasado como una suerte de frontera interna para detener el avance de Hezbolá hacia el límite con el norte de Israel. 

Tel Aviv justificó esta ofensiva, la mayor desde la guerra del Yom Kippur de 1973, al destacar que el cese de la ONU todavía no está en vigor. En total, once soldados israelíes murieron y más de 60 resultaron heridos en los combates cuerpo a cuerpo con los milicianos de Hezbolá ayer en el sur del Líbano. Según el ejército israelí, más de 30 hombres de la milicia chiíta habrían muerto en las últimas 24 horas, aunque esta información todavía no fue confirmada por Hezbolá. Los combates se dieron principalmente cerca del río Litani, en el pueblo de Ghanduriyé, a sólo doce kilómetros de la frontera con Israel. En medio del cruce de fuego, Hezbolá derribó un helicóptero israelí. Además, Israel volvió a atacar al campo de refugiados libanés en Sidón, dejando por lo menos un herido. 

En el sudeste del Líbano, en tanto, continuaron los bombardeos israelíes. Según informaron las autoridades de la ciudad libanesa de Baalbeck, un niño murió y tres personas resultaron heridas. El jefe del mando general israelí para el norte, Udi Adam, adelantó la estrategia para los próximos días. “Para el lunes habremos alcanzado nuestros objetivos, espero, que son llegar a una gran parte de los lugares (...) habremos tomado el control, como planificamos, de una gran parte, si no la totalidad del sur del Líbano,” aseguró Adam. 

Al igual que el ejército israelí, Hezbolá tampoco está pensando todavía en la resolución aprobada el viernes en la ONU. Ocho civiles resultaron ligeramente heridos ayer en nuevos ataques de la milicia chiíta, que lanzó al menos 68 cohetes al norte de Israel. Luego de otro día de guerra, Hassan Nasralá advirtió que los ataques no han terminado. “El problema fundamental es que no se ha anunciado un alto el fuego, sino un cese de hostilidades. La guerra no ha terminado porque la agresión continúa; hoy no ha cambiado nada”, dijo el líder de Hezbolá. 

Según anunció Annan anoche, los gobiernos de Israel y el Líbano acordaron que el cese de las hostilidades entrara en vigor mañana a la mañana. Antes de esta declaración, Israel había enviado señales contradictorias. Por un lado, ya había anunciado que hoy aprobaría la resolución de la ONU. Pero por el otro lado, el jefe del Estado Mayor del Ejército, teniente general Dan Halutz, había afirmado que las operaciones por tierra podrían durar una semana más. Hezbolá, que también dio su apoyo a la resolución, aseguró que sólo suspenderá los ataques cuando Israel haga lo mismo. El cese de las hostilidades ya tiene fecha y hora. Sólo resta ver cuál es el verdadero poder de la comunidad internacional.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris