Facebook Twitter Google +1     Admin

RECORTES DE PRENSA

20060909194749-naser-dine-muhammad-ahmad-sha-er.jpg

*  Secuestra Israel al viceprimer ministro palestino

*  Fiscalizar la guerra

*  El movimiento de protesta en Israel es ilusorio

*  EL LIBANO REANUDA EL TRANSITO AEREO Y MARITIMO

oooooooooooooooooooooo

Secuestra Israel al viceprimer ministro palestino

Tasneem Shaer: «Mi padre no es un terrorista»

por Silvia Cattori*
 
El viceprimer ministro palestino, Naser Shaer, fue secuestrado por soldados israelíes el 19 de agosto de 2006. Semanas antes, la Red Voltaire había publicado una entrevista exclusiva concedida por esta personalidad, hombre muy respetado en Palestina, que fuera nombrado viceprimer ministro y ministro de Educación del gobierno formado por el movimiento Hamas en marzo de 2006. Ex rector de la Facultad de Derecho de la universidad Al Najah, en Naplusa, Naser Shaer no es miembro de Hamas, contrariamente a lo que afirman los medios de difusión. Su hija, Tasneem Shaer, nos ofrece un recuento simple y sobrio del secuestro de su padre y de las condiciones humillantes en que se produjo.

7 de septiembre de 2006
 
– Silvia Cattori: ¿Estaba presente usted cuando 30 vehículos militares israelíes rodearon el domicilio de Shaer y lo secuestraron? ¿Qué pretexto utilizaron los soldados israelíes para justificar el secuestro y cuál fue la respuesta de Shaer?
 
–Tasneem Shaer: Eran las cuatro de la mañana cuando los soldados israelíes invadieron el edificio, llegaron hasta nuestro domicilio en el segundo piso y empezaron a golpear nuestra puerta después de haber despertado a nuestros vecinos. Yo abrí la puerta y el oficial israelí ordenó salir a todo el mundo obligando incluso a mi madre a despertar a mi hermana de nueve años y mi hermano de siete, sin importarle la hora que era. El oficial preguntó a mi padre sobre su trabajo y lo que hacía. Mi padre contestó: «Soy ministro de Educación y de enseñanza superior y mi trabajo consiste en velar por el buen funcionamiento de las escuelas y universidades en Palestina.» Después de examinar su documento de identidad para verificar que se trataba de la persona que buscaba, el oficial y seis o siete soldados ordenaron a mis hermanos, a mis hermanas y a mí que nos quedáramos en el salón con otros tres soldados que nos apuntaban con sus fusiles. Los soldados se llevaron a mis padres a las otras habitaciones de la casa para ver si encontraban algo que pudieran utilizar contra mi padre en su investigación. Como mi padre es un profesor universitario normal, que se interesa por los conocimientos y la educación, no pudieron encontrar nada contra él. Después de eso, el oficial le dijo a mi madre que tenían que llevarse a mi padre, sin decirle por qué y ni siquiera a qué lugar. Lo que más despreciable nos pareció, cuando miramos por la ventana, fue ver que los soldados israelíes le vendaron los ojos y le amarraron las manos a la espalda antes de empujarlo a uno de los vehículos.
 
 – Hasta ahora desconocido en el extranjero, el rostro de Saher apareció de pronto en las pantallas de televisión y diarios del mundo. El vocero militar israelí afirmó que esta operación formaba parte de la «lucha contra la organización terrorista Hamas». ¿Presentó su familia alguna queja contra el gobierno israelí que hace creer que Shaer es miembro de una «organización terrorista»?
 
– Mi padre, Naser Shaer, es conocido como un hombre de carácter afable. Entró en el gobierno como independiente. Fue escogido para el cargo de ministro dentro del nuevo gobierno palestino porque se le conoce como una persona que tiene un nivel de formación elevado, con un doctorado y como ex profesor universitario. Lo que lo llevó a aceptar el cargo fue su deseo de desarrollar la educación en Palestina y permitir que otros puedan adquirir conocimientos. Por eso es ministro de Educación y de Enseñanza Superior. No es mi familia la única en afirmar que mi padre no es ni un terrorista ni miembro del movimiento Hamas. Eso lo sabe todo el mundo en Palestina. Para los palestinos se trata de un hecho indiscutible.
 
– Agencias de prensa, como la AFP, escribieron que: «Los soldados israelíes arrestaron… a Naser Shaer, miembro de Hamas». Y, basándose en ese cable, todos los medios de difusión así lo han repetido. ¿Pidieron ustedes a la AFP que rectificara ese error?
 
– Nos gustaría recordar a toda agencia de prensa que cubra lo que sucede en Palestina que la principal regla ética del periodismo es no tergiversar y no tomar partido. Todo periodista debería ser preciso cuando cubre los hechos de la actualidad mundial y debería escuchar a todas las partes implicadas en el hecho en cuestión. Sin embargo, lo que estamos viendo aquí, en Palestina, es que la mayoría de las agencias de prensa reportan nada más lo que dice el gobierno israelí sin preocuparse de la otra posición, de la posición palestina. Si esas agencias fueran verdaderas agencias, respetarían las normas éticas del periodismo. Creo que, si esas agencias se hubiesen informado sobre Naser Shaer, habrían descubierto que lo que dijo Israel sobre él es totalmente falso y que no son más que declaraciones dirigidas a justificar su secuestro. Mi padre es una persona conocida y se le sitúa como un intelectual de tendencias moderadas y con gran caudal de conocimientos. Es conocido no sólo entre los árabes sino también entre los intelectuales y universitarios de los países occidentales. Por consiguiente, yo exhorto a todos los que siguen repitiendo las afirmaciones israelíes a que se informen sobre mi padre y a que lean los libros que ha escrito sobre la paz y sobre el estudio comparativo de las religiones.
 
– ¿Puede considerarse esta violación de los derechos personales cometida por Israel como una «detención»? ¿Puede ser presentada como una detención normal y legal? Según el derecho internacional, el secuestro y el arresto arbitrarios son crímenes. ¿Shaer y los demás ministros y parlamentarios secuestrados por Israel deben ser considerados como personas secuestradas?
 
– «Detenido» es una palabra utilizada para referirse a un criminal que violó la ley o que cometió un acto que puso en peligro la seguridad y la paz de otras personas. Pero esa descripción no corresponde a los actos de mi padre ni a su personalidad. También se sabe que mi padre es ministro de un gobierno constituido mediante elecciones que los observadores internacionales, incluidos los estadounidenses, describieron como elecciones totalmente justas, equitativas y limpias. Ese testimonio hace de mi padre y de todos sus colegas del gobierno y del Consejo Legislativo personas con cargos legítimos de ministros y miembros del gobierno que deberían gozar de una protección internacional en virtud del derecho internacional que Estados Unidos y sus aliados dicen defender. Por consiguiente, el hecho de apoderarse de mi padre, a las cuatro de la mañana, mientras estaba durmiendo con los miembros de su familia, constituye un secuestro y no un arresto como Israel trata de hacer creer. Por tanto, yo puedo decir que Israel es un país que echó las leyes internacionales a la basura, que mata y secuestra a cualquiera que tenga la ciudadanía palestina, y creo que acciones de ese tipo no pueden ser ignoradas porque las cámaras lo muestran todo y no mienten.
 
– ¿Shaer tomaba últimamente menos precauciones que antes? ¿Es la primera vez que su familia se ve ante una situación tan difícil? ¿Han tenido ustedes noticias de él desde la noche de su secuestro? ¿Dónde se encuentra? ¿Lo tratan bien?
 
– Mi padre empezó a tomar precauciones cuando los soldados israelíes vinieron por primera vez y secuestraron a los otros ministros en Ramallah, pero él no estaba en la casa aquella vez. Durante menos de una semana, él estuvo durmiendo fuera de casa y cambiaba de lugar cuando sabía que vehículos israelíes entraban en la ciudad, pero siguió yendo diariamente al ministerio. Esa situación no duró. Como dije, el retomó su estilo de vida normal en menos de una semana. Volvió a dormir en casa, con su familia y, en cuanto a sus funciones, siguió ejerciéndolas. Mi padre nos dijo que Israel sólo quiere impedir que los palestinos vivan libremente y que esa idea lo lleva a hacer cualquier cosa, incluyendo los secuestros. Mi padre creía que él era enteramente libre, que no estaba haciendo absolutamente nada que pudiera ser utilizado contra él si Israel lo hacía prisionero. Así que pensaba que no tenía por qué huir o esconderse. ¿Por qué tendría que hacerlo? Todo lo que él hacía es aceptable en cualquier país y él está dispuesto a enfrentar a cualquiera que afirme lo contrario.
Mi padre ya había sido secuestrado anteriormente, el 7 de octubre de 2005, e Israel había justificado aquel acto afirmando que se decía en Palestina que mi padre iba a presentarse probablemente a las elecciones legislativas como candidato de Hamas. Pero esas declaraciones resultaron falsas y basadas en rumores y tuvieron por tanto que liberarlo sin poder condenarlo. En cuanto a su situación, mi padre fue llevado a una prisión que se llama Kfar Yona, antiguamente destinada a los criminales israelíes. Los israelíes lo encerraron en un calabozo aislado de un metro por dos, sin ventanas, muy mal iluminado, en un lugar donde nadie habla árabe. La comida es asquerosa, no hay televisión, ni radio, ni libros. Ni siquiera tiene cómo saber el día y la hora. En cuanto al trato, ningún palestino es bien tratado en una cárcel israelí. ¿Qué trato se puede esperar en condiciones tan desastrosas? El jueves 24 de agosto mi padre fue conducido ante un tribunal militar y decidieron posponer su caso hasta el fin de mes porque la agencia israelí de inteligencia no podía probar que él fuese culpable de nada, a pesar de que lo habían mantenido preso durante seis días sin que hubiera ninguna investigación sobre él.
 
– Ver un batallón de soldados israelíes entrar en Ramallah para matar y secuestrar gente es algo habitual en Palestina. Pero secuestrar un ministro de un gobierno electo es algo más polémico. ¿Cómo reaccionó la diplomacia? ¿Qué Estado condenó a Israel por el secuestro de Shaer?
 
– Cierto número de países árabes, europeos y musulmanes denunciaron el secuestro de mi padre. Egipto, Jordania, Qatar y otros países árabes denunciaron ese acto y Francia fue el primer país europeo en afirmar que consideraba ese acto totalmente inaceptable.
 
Tasneem Shaer, 20 años, es estudiante de literatura inglesa en la universidad An-Najah, de Naplusa. Esta entrevista se desarrolló en inglés y fue traducida al francés por Antonio Artuso.
 
Silvia Cattori (Periodista suiza)
Ell 4 de agosto de 2006, la Red Voltaire publicó una entrevista exclusiva del viceprimer ministro palestino Nasser Shaer, realizada en Palestina por Silvia Cattori. Nasser al-Shaer : «Los palestinos están unidos frente a las sanciones»
 
oooooooooooooooooooooooooooo

Jueves 07 de Septiembre de 2006

Expertos de la ONU llegan hoy al Líbano para investigar violaciones a los DDHH

Fiscalizar la guerra

Cuatro expertos de Naciones Unidas en derechos humanos llegarán hoy al Líbano para investigar las violaciones del derecho internacional que puedan haberse cometido durante la guerra entre Israel y la milicia libanesa Hezbolá.
    
El representante de la ONU para los desplazados internos, Walter Kalin, así como los relatores especiales ejecuciones extrajudiciales, Philip Alston, el derecho a la salud, Paul Hunt, y el derecho a la vivienda, Miloon Kothari, debían realizar esa visita a inicios del pasado mes, pero la aplazaron a causa de las hostilidades.
 
El grupo de expertos realizará sus investigaciones en el Líbano hasta el próximo 10 de septiembre, para luego viajar a Israel para cumplir con una misión similar hasta el día 13.
 
La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos informó que los enviados de la ONU recogerán información de primera mano que les permita determinar los hechos ocurridos durante el conflicto. Para ello visitarán los lugares donde se produjeron los ataques bélicos y se entrevistarán con víctimas, familiares y otros testigos.
 
Una vez que hayan reunido los elementos de juicio que juzguen convenientes, los expertos realizarán "un análisis legal imparcial acerca de las persistentes denuncias sobre violaciones de los derechos humanos y de las normas humanitarias internacionales".
 
Ello les permitirá, finalmente, "hacer recomendaciones específicas a las autoridades concernidas", según el Alto Comisionado.
 
Además, presentarán un informe con las conclusiones de su visita en la próxima sesión del Consejo de Derechos Humanos, que tendrá lugar en Ginebra del 18 de septiembre al 6 de noviembre. Según la información proporcionada por la ONU, los expertos se reunirán con representantes de los gobiernos libanés e israelí, así como de la sociedad civil.
 
En una visita separada, el relator de la ONU sobre el derecho a la alimentación, Jean Ziegler, llegará este fin de semana al Líbano, para luego trasladarse a Israel, donde cumplirá una misión similar a la de sus colegas.
 
Una tercera visita será la que realizará -en una fecha aún por determinar- una comisión de investigación creada el pasado mes por el Consejo de Derechos Humanos y que estará integrada por el ex secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) Joao Baena Soares, el juez supremo tanzano Mohamed Chande Othman y el académico griego Stelios Perrakis.
 
La misión que se les ha encomendado, a través de una resolución, consiste en "investigar el asesinato y ataques sistemáticos contra civiles por parte de Israel en el Líbano y examinar si el tipo de armas utilizadas por el ejército israelí son conformes al derecho internacional".
 
Asimismo, deberán evaluar el impacto de los ataques contra la vida, la propiedad, la infraestructura básica y el medio ambiente" del Líbano. Sin embargo, los miembros de esa comisión podrían "ampliar los términos de referencia de su misión" cuando se reúnan en Ginebra, probablemente la próxima semana, para establecer su programa de trabajo, indicó un portavoz de

Fuente: EFE

oooooooooooooooooooo
 
El movimiento de protesta en Israel es ilusorio

por Gideon Levy*
 
Desde el inicio del cese al fuego se ha desarrollado en Israel un movimiento de protestas cuya orientación es por el momento incierta. Incluyendo a numerosos reservistas del ejército israelí y sus familiares, las protestas atacan la forma en que el primer ministro Ehud Olmert condujo la guerra contra el Líbano. Para Gideon Levy, editorialista del diario Haaretz, pacifista y participante en la conferencia Axis for Peace, estas protestas no plantean las preguntas correctas y ocultan las responsabilidades colectivas.

7 de septiembre de 2006 - «Los niños de las velas» crecieron y se convirtieron en el «movimiento de protesta» de esta guerra. La confusa juventud que se sentaba a llorar con sus guitarras y velas en la plaza de Tel Aviv tras el asesinato de Rabin está ahora sentada en el Jardín de las Rosas, frente a la oficina del Primer Ministro, no menos confusa, y parece protestar contra la guerra –claro, después que terminó.
 
Igual que era imposible entonces saber lo que querían los niños de las velas, es muy difícil comprender ahora lo que quieren los reservistas y sus familiares enlutados. La mayor parte de las quejas debería volverse contra ellos mismos: ¿dónde estábamos hasta ahora? Si todo esto no tiene otro objetivo que la exigencia a algunos dirigentes de que se retiren, entonces es una pérdida de tiempo tanto para ellos como para nosotros. Los expulsados serán rápidamente sustituidos por clones y nada cambiará. Olmert, Peretz y Halutz volverán a sus casas y Netanyahou, Mofaz y Barak ocuparán el poder.
 
Después de todos estos años terribles durante los que hemos matado y nos han matado, sin razón alguna, por primera vez hay interrogantes acerca del discurso público y debiéramos alegrarnos de este cambio, pero mirando de más cerca el contenido de esta nueva protesta no deberíamos hacernos demasiadas ilusiones. Los argumentos de quienes protestan se resumen a dos aspectos, ambos tan estrechos como el mundo de los reservistas: uno, que las Fuerzas de Defensa Israelíes (FDI) no estaban preparadas para la guerra y, dos, que esta se detuvo demasiado rápido.
 
Sobre el primer aspecto los responsables son muchos. En cuanto al segundo, no justifica la protesta. Hay interrogantes mucho más importantes y profundas que necesitan una respuesta: ¿por qué llevamos a cabo esta guerra? ¿Cómo hubiera podido evitarse? ¿Por qué sólo conocemos el lenguaje de la guerra? ¿Cuáles son los límites de la utilización del fuerza y hacia dónde vamos ahora?, Sin embargo, este nuevo movimiento no hace estas preguntas.
 
Incluso si esta ola de protesta llega a triunfar y se crea una comisión investigadora, aun si se separa a dos o tres personas del poder, la situación no cambiará. Al igual las protestas de 1973 no trajeron el cambio deseado –salvo para las pocas personas apartadas del poder– las de 2006 no traerán ningún cambio y mucho menos si evitan las preguntas principales. Lamentarse después de la guerra no está en la agenda nacional. Por el contrario, si nos enfrentamos sólo a una protesta-naranja-contra-la-retirada [1] disfrazada, entonces podemos presagiar nuevos peligros.
 
Los firmantes de la solicitud y quienes llevan a cabo la protesta y que están sentados en el Jardín de las Rosas deberían preguntarse, por encima de todo, dónde estaban hasta ahora. Fuera de los «naranjas», la mayor parte de ellos votó por Kadima –incluso por el Likud o por los Laboristas. Muchos han servido en la reserva, en los territorios ocupados, se han ocupado de sus asuntos y han guardado silencio. Durante seis años han tomado parte, directa o indirectamente, en los inútiles programas nacionales –desde la construcción del Muro a la empresa colonizadora– y han fortalecido la ocupación. Han visto con sus propios ojos cómo las FDI han sido transformadas en fuerzas policíacas de ocupación, cómo han golpeado a los débiles pero sin estar preparadas para ocuparse de los fuertes.
 
Han protegido a los colonos, han visto el sufrimiento provocado por la ocupación, han sido testigos o han participado en el maltrato a los palestinos. Por consiguiente, la responsabilidad de la falta de preparación de las FDI es suya, debido en parte a lo que han hecho y en parte a su silencio. En este momento no pueden pretender que el fracaso de las FDI para ejecutar su misión los ha sorprendido: ¡estaban allí cuando el ejército cambió de rostro! Durante todos estos años sabían que controlar la identidad en las carreteras, invadir habitaciones, perseguir a los niños en las calles y demoler miles de casas no es prepararse para la guerra.
 
Pensábamos que habían comprendido que son las actividades del ejército de ocupación en los territorios las que provocan semejante odio contra nosotros; que es la política de rechazo, más que cualquier otra cosa, lo que pone en peligro a Israel, y que no es en las casbahs donde debe probarse el ejército. La falta de preparación en el frente interno no hubiera debido sorprenderlos: un país que maltrata a su gente más débil en tiempos de paz lo hará también en tiempo de guerra. ¿Qué hay de tan nuevo y sorprendente en todo esto?
 
En cuanto al segundo punto, la detención de los combates no justifica esta protesta, sino, por el contrario, es un cumplido. Mientras deberían preguntar por qué estalló la guerra, los manifestantes preguntan por qué se detuvo. Si algún mérito tiene el mando en esta guerra, es por su vacilación en las últimas horas de la misma. ¡Es una lástima que no haya vacilado antes! ¿Dónde estaríamos exactamente si hubiéramos la hubiéramos continuado? Los pecados originales sobre los que deberían dirigirse las protestas son: la determinación, la pretensión desmedida y el odio que animaron al mando en las primeras fases de esta guerra. Es deprimente ver que ninguno de los manifestantes plantea cuestiones morales. Un movimiento de protesta que no se pronuncia contra la destrucción terrible que infligimos al Líbano, que calla sobre la forma en que matamos a cientos de civiles inocentes y sobre la manera en que los transformamos por decenas de miles en refugiados, reducidos a la pobreza, no es por definición un movimiento moral. Incluso después de haber sido probado que no era eficaz, no ha habido manifestación alguna contra el uso excesivo de la fuerza. ¿Durante cuánto tiempo aún vamos a estar replegados sobre nosotros mismos y ver sólo nuestra propia miseria?
 
Es demasiado pedir a los manifestantes, que se suponen sean los cuadros de vanguardia, que miren lo que hemos hecho a otra nación? ¿Cómo entender que tras las masacres de Sabra y Chatila, que no eran directamente obra nuestra, la gente saliera en masa a la calle y que hoy nadie diga nada sobre la destrucción que hemos sembrado con nuestras propias manos en el Líbano? ¡Y para nada!
 
Con semejantes movimientos de protesta, Israel puede prescindir del silencio de los corderos que tan bien lo ha caracterizado durante estos últimos años. Deberíamos estar hartos de semejantes llorones. En el campo de batalla, talvez sean soldados valientes, pero en el campo de las protestas no son más que combatientes cobardes.
 
Gideon Levy

Gideon Levy es periodista del diario de izquierda israelí Ha’aretz. Fuerte crítico de la ocupación israelí, escribe en dicho diario, con el título de «Twilight Zone», una crónica semanal sobre las violaciones cometidas contra los palestinos. Con el paso de los años se ha convertido en un símbolo del «izquierdista pro palestino» para la derecha israelí y en una coartada para los demás. «¿Cómo no vamos a ser una democracia? ¡Dejamos escribir a Gideon Levy!», suele decir el Ministro de Defensa Shaul Moffaz.

ooooooooooooooooooooo
 
Jueves 07 de Septiembre de 2006 

EL LIBANO REANUDA EL TRANSITO AEREO Y MARITIMO

Israel levanta el bloqueo
     
El gobierno israelí levantará hoy el bloqueo aéreo y marítimo impuesto en Líbano, casi dos meses después de su implantación. La decisión fue tomada después de que Estados Unidos y Naciones Unidas garantizaran que las tropas internacionales tomarían posiciones en el puerto y el aeropuerto de Beirut. El objetivo del bloqueo era evitar que el movimiento chiíta Hezbolá rearmara su arsenal de armas y misiles.
 
El gobierno israelí decidió que hoy a las 12 horas de Argentina (15 horas GMT) pondrá fin al bloqueo aéreo y marítimo que impuso en el país vecino el pasado 13 de julio, un día después del inicio de la guerra entre las tropas israelíes y Hezbolá. El bloqueo se había mantenido hasta ahora pese al alto el fuego decretado el 14 de agosto y la postura del Consejo de Seguridad de la ONU, que exigió su levantamiento en la resolución 1701 para poner fin al conflicto.
 
La decisión adoptada ayer por el gobierno israelí llegó después de que la secretaria de Estado estadounidense, Condoleezza Rice, y el secretario general de la ONU, Kofi Annan, anunciaran al primer ministro israelí, Ehud Olmert, que la fuerza multinacional estaba preparada para ejercer el control de los puertos y aeropuertos de Líbano. “El gobierno libanés y la ONU acordaron el despliegue de una flota alemana frente a las costas libanesas”, informó la presidencia del Consejo israelí en un comunicado. “Hasta la llegada de la flota alemana en un plazo estimado de dos semanas, fuerzas navales italianas, francesas y griegas efectuarán la misión de vigilancia de las costas libanesas bajo mando de la fuerza multinacional”. El secretario general de la ONU, Kofi Annan, había anunciado el martes en Egipto que el bloqueo israelí en Líbano sería levantado “probablemente en un plazo de 48 horas”. Como respuesta, Israel había condicionado la medida a la instauración de un embargo para impedir el contrabando de armas en favor de Hezbolá. Sobre el desarme de Hezbolá, Annan afirmó que sólo se puede realizar a través de un acuerdo político y una reconciliación nacional en el país. Annan, quien descartó que se pueda desarmar a Hezbolá por la fuerza, recalcó que la Fuerza Interina de Naciones Unidas en Líbano (Finul) no tendrá ese objetivo.
 
Antes del anuncio israelí, la situación se había complicado con amenazas libanesas. El ministro libanés de Relaciones Exteriores, Fawzi Saluj, había indicado ayer que su país rompería con todos los medios el bloqueo impuesto por Israel si éste no lo levantaba en 48 horas. “Esperaremos las 48 horas dadas por Kofi Annan y, si la situación se soluciona, le daremos las gracias. Si éste no es el caso, el gobierno libanés tomará todas las medidas necesarias y romperá el bloqueo con todos los medios”, aseguró Saluj. El gobierno libanés deberá entonces dar las gracias a Annan.
 
Los libaneses se sintieron aliviados. “En las últimas 24 horas hubo intensas negociaciones con varios países que llevaron a Israel a levantar su bloqueo económico a Líbano”, dijeron fuentes cercanas al primer ministro libanés, Fuad Siniora. “Todos estamos contentos porque al menos podemos decir ahora que la resolución 1701 de la ONU está siendo implementada”, declaró por su parte el diputado Butros Harb. Sobre el terreno, el bloqueo había presentado signos de aflojar en los últimos días: el lunes, Qatar Airways efectuó un vuelo comercial directo entre Doha y Beirut y varias aerolíneas comunicaron que iban a retomar algunos vuelos con destino la capital libanesa, incluso antes del anuncio israelí.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris