Facebook Twitter Google +1     Admin

Ajuste INFORMATIVO

20071124234233-0000-a-a-a.jpg

1) Por primera vez, la Liga Árabe visita Israel para que acepte su plan de paz
Por Eric Silver

2) EN MEDIO ORIENTE SE REUNIÓ CON ABBAS Y OLMERT
Por Sal Emergui

3) Abbas convoca a elecciones pese a Hamas
Por Sal Emergui

4) ISRAEL QUITA DE SU LISTA A 178 HOMBRES ARMADOS DE FATAH Y LIBERA A 250

5) ISRAEL, UN AÑO DESPUÉS DE LA GUERRA, CON EL TRAUMA DEL LÍBANO AÚN LATENTE
Por Sal Emergui

6) PRIMERA BAJA ISRAELÍ EN LA FRANJA EN OCHO MESES
Por Sal Emergui

7) HABLA OLMERT: “No habrá paz con Hamas”
Por Luis Prados

8) Israel libera presos de Fatah
Por Eric Silver

9) En apoyo a los moderados Israel aprobó liberar a 250 palestinos

10) POR UNA OPERACIÓN MILITAR ISRAELÍ - Más muerte en Gaza

11) Johnston se vio con Abbas

12) Johnston agradece a Hamas por su vida

13) Cae el vocero de los captores del periodista
Por Juan Miguel Muñoz

14) OTRO ATAQUE DE ISRAEL

 

1) Jueves 26 de Julio de 2007

Por primera vez, la Liga Árabe visita Israel para que acepte su plan de paz

La iniciativa prevé normalizar relaciones con Israel y darle garantías de seguridad a cambio de su retirada de los territorios ocupados en 1967. Blair representa al Cuarteto.
 
Por Eric Silver *
Desde Jerusalén

La bandera de la Liga Árabe no flameaba junto a la Estrella de David ayer sobre Jerusalén. Ese sello de aprobación tendrá que esperar hasta un acuerdo de paz. Pero hubo un atisbo de optimismo, un sentido de oportunidad, en el aire veraniego. Los próximos meses dirán si es un espejismo o es realidad. Tony Blair, en su nueva encarnación como enviado de paz internacional, lo sintió a comienzos de esta semana. También lo sintieron los cancilleres de Egipto y de Jordania, quienes llegaron ayer para persuadir a Israel de que acepte la iniciativa árabe de paz de 2002, que ofrece el reconocimiento por todos los 22 estados árabes a cambio de la evacuación de los territorios ocupados desde la guerra de 1967.

 

La visita fue anunciada por Israel como la primera en la historia. Sean lo que fueren las sutilezas de los diplomáticos, ambos fueron enviados por la Liga Árabe e informarán a su regreso a su consejo de ministros el próximo lunes. Esperan volver con nuevas ideas. Ehud Olmert, el primer ministro, dijo a los ministros árabes que Israel estaba dispuesto a discutir la iniciativa con “un corazón y una cabeza abierta”, aunque todavía tiene reservas sobre algunos de sus detalles, especialmente el “derecho” de los refugiados palestinos a regresar a sus antiguos hogares en Israel.

 

Tzipi Livni, la canciller, negó que Israel estuviera ilusionando a los palestinos. “El estancamiento no es una opción”, insistió. “Un gran segmento de la población israelí se esfuerza por llevar adelante un proceso que conducirá a que los dos estados existan lado a lado. Este es un punto crucial en el tiempo. La iniciativa árabe es una oportunidad histórica para el proceso de paz árabe-israelí e israelí-palestino. No debemos perder esta oportunidad.”

 

Ahmed Aboul Gheit, el canciller egipcio, dijo: “Pensamos que es un intento de Israel de trabajar seriamente para ayudar a los palestinos a que logren una categoría de Estado. Pero las conversaciones solas no bastan. Debemos seguir adelante de tal forma que los palestinos sientan que hay esperanza”. Abdel Ilah Khatib, el canciller jordano, reforzó el mensaje: “Hoy, más que nunca, la gente debe ver los resultados. Vinimos aquí para proponer una iniciativa árabe para una paz total que le dé legitimidad al establecimiento de un estado palestino con continuidad territorial. Para seguir adelante con el proceso de paz debemos crear la atmósfera necesaria”. Israel, sostuvo, antes que nada, tiene que devolverles a los palestinos la libertad de movimiento.

 

Tanto el ministro israelí como el árabe señalaron, sin embargo, que la Liga Árabe no estaba negociando en nombre de los palestinos. Hubo muchas discusiones, acuerdos y parámetros, declaró Aboul Gheit. “Ahora es necesario”, dijo, “relanzar las negociaciones con nuestra ayuda. Hacer lo que es necesario con los palestinos”. En público, por lo menos, nadie mencionó el embarazoso hecho de que hay dos gobiernos palestinos, uno en Cisjordania leal al presidente Mahmud Abbas, que apoya una solución de dos Estados, y uno en la Franja de Gaza comandado por Hamas, que se niega a reconocer a Israel.

 

Khatib prometió “total apoyo a Abbas. Pero como Shlomo Ben-Ami, un ex canciller israelí, sostuvo anteriormente esta semana, si los radicales quedan fuera del proceso, seguirán actuando como saboteadores. Después de dos días de conversaciones en Jerusalén y Ramalá, Blair voló ayer para consultar a los líderes árabes moderados en Bahrein y en los Emiratos del Golfo. Entregará un informe inicial a sus patrocinadores –Estados Unidos, la Unión Europea, las Naciones Unidas y Rusia– a principios de septiembre antes de regresar para una segunda vuelta. Planea establecer una oficina en Jerusalén, con una docena de empleados, y pasar por lo menos una semana al mes en la región. Su tarea es ayudar a los palestinos a construir sus instituciones y darle la patada inicial a su economía. Pero piensa estirar los límites. “No se puede hablar de economía”, dijo uno de su equipo, “sin hablar de libertad de movimiento y seguridad”.

 

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Traducción: Celita Doyhambéhère.

 

2) Miércoles 25 de  Julio de 2007

EN MEDIO ORIENTE SE REUNIÓ CON ABBAS Y OLMERT

Blair, aunque no le tengan fe

     

Por Sal Emergui *

Desde Jerusalén

El nuevo enviado del Cuarteto Internacional para Medio Oriente, Tony Blair, aseguró ayer que hay “posibilidades de progreso” en el proceso de paz, tras las reuniones con el presidente palestino, Mahmud Abbas, y el primer ministro israelí, Ehud Olmert. Se trata de la primera toma de contacto del ex primer ministro británico con los dirigentes israelíes y palestinos, de la que Blair salió satisfecho. Ante la opinión generalizada de que su misión acabará en fracaso, Blair no pudo escoger un mejor interlocutor para comenzar la jornada. El nuevo presidente de Israel, el “soñador” Shimon Peres, le insufló una dosis de optimismo. “Creo que hay una posibilidad real de éxito para promover la paz y en un plazo no muy lejano. No menosprecio los numerosos obstáculos pero se pueden superar”, comentó Peres, quien añadió: “No conozco una persona más adecuada y con mayor motivación que Blair para conseguirlo. Tu éxito es nuestro éxito. Tus sueños, los nuestros”.

 

Los dirigentes palestinos ya han dejado de soñar y exigen resultados prácticos. Es lo que le dijo a Blair en Ramalá el presidente palestino, Mahmud Abbas. “Han debatido sobre cómo acabar con la ocupación israelí, ayudar a fortalecer nuestras instituciones y sobre todo fijar un calendario para negociar y crear un Estado propio”, reveló Saeb Erekat, asesor del presidente palestino. Abbas coincidió con Blair en que la conferencia de paz que el presidente de EE.UU., George W. Bush, ha convocado este otoño “no debe tener como objetivo hacerse la foto, sino tratar los asuntos sustanciales”.

 

Si con Abbas discutió sobre temas políticos, con el primer ministro palestino, Salam Fayad, Blair dialogó sobre el plan económico para sanear las arcas de la Autoridad Nacional Palestina (ANP). Parte de los impuestos que Israel recauda en nombre de los palestinos, que congeló arbitrariamente y que recientemente ha transferido a Fayad, han servido para pagar los sueldos de los ministros y diputados, incluidos los del movimiento islamista Hamas. De esta forma, el primer ministro Ismail Haniya (destituido por Abbas) ingresó el lunes 2100 euros en su cuenta. Blair completó su recorrido con una cena ofrecida por el primer ministro israelí, Ehud Olmert, que le aseguró que su gobierno “continuará dialogando con Abbas”. Tradicionalmente, Israel no se ha esmerado en colaborar con mediadores que no sean estadounidenses, pero con Blair parece que harán una excepción, tanto por su prestigio como por su acceso directo a Bush.

 

Mientras tanto, una decena de palestinos resultó herida en enfrentamientos entre seguidores de Al Fatah y Hamas en Nablus. Los disturbios comenzaron cuando miembros del movimiento islamista protestaban contra las detenciones de sus hombres en Cisjordania por parte de las fuerzas de seguridad de la ANP. Los manifestantes de Hamas, que no tiene en Cisjordania la fuerza que exhibe en Gaza, fueron agredidos por seguidores de Al Fatah.

 

* De El País de Madrid. Especial para Página/12.

 

3) Jueves 19 de Julio de 2007

EL PARTIDO ISLAMISTA RADICAL DIJO QUE LA MEDIDA VIOLA LA CONSTITUCIÓN

Abbas convoca a elecciones pese a Hamas

 

Por Sal Emergui *

Desde Jerusalén

“Incluso el diablo no miente como lo hace Hamas”, de esta forma tan expresiva el presidente palestino Mahmud Abbas definió ayer a su rival islamista, antes de convocar a elecciones presidenciales y parlamentarias, sin fijar la fecha, en la Autoridad Nacional Palestina. Abbas, desde Ramala, acusó a Hamas de “llevar a cabo una salvaje revuelta militar en Gaza y cometer crímenes cada día, cada minuto”.

 

Según Abbas, el anticipo de los comicios “dará al pueblo la posibilidad de expresarse y puede ser una solución a la grave crisis interna”. Portavoces de Hamas –que controlan la Franja de Gaza bajo el Ejecutivo de Ismail Haniya– le respondieron: “El pueblo ya se expresó libremente en enero de 2006 cuando nos dio la mayoría en el Parlamento, que es el único organismo que puede convocar a elecciones. No se puede gobernar sólo por decretos. Sin nuestro consentimiento, no hay elecciones”. El portavoz de la agrupación radical islámica, Sami Abu Zuhri, indicó que Abbas carece de la autoridad para disolver el Parlamento democráticamente electo, dominado por Hamas.

 

El jefe de la diplomacia europea, Javier Solana, que ayer se reunió en Ramala con Abbas, confirmó que éste “no tiene ninguna intención de dialogar con Hamas”. “Nos ha dicho que su objetivo es iniciar un proceso negociador con el primer ministro de Israel, que dé a su pueblo un horizonte de esperanza. Las últimas medidas israelíes son muy positivas, pero deben ir acompañadas de una negociación política”.

 

El anuncio de Abbas se produjo luego de que en junio disolviera el gobierno de unidad nacional encabezado por Hamas, después de que este grupo tomara el control de la Franja de Gaza, y de su posterior fracaso en obtener la ratificación del Consejo Legislativo Palestino (PLC) a un gobierno de emergencia establecido por él. Las relaciones entre Al Fatah, de Abbas, y Hamas se pusieron extremadamente tensas luego de las elecciones legislativas del año pasado, cuando Hamas logró una mayoría en el Parlamento.

 

Olmert también se encuentra en una situación complicada tras el rotundo informe que ayer publicó el supervisor del Estado respecto de la guerra del Líbano del pasado verano. El documento, que volvió a despertar las peticiones de dimisión contra Olmert, relata: “El gobierno, el ejército y Protección Civil han fracasado dramáticamente en la toma y ejecución de decisiones que dejaron a la retaguardia desprotegida e indefensa”.

 

* De El País de Madrid. Especial para Página/12.

 

4) Martes 17 de Julio de 2007

ISRAEL QUITA DE SU LISTA A 178 HOMBRES ARMADOS DE FATAH Y LIBERA A 250

Olmert y Bush salen a apoyar a Abbas

Mientras el mandatario norteamericano convocaba a una conferencia internacional para apoyar a un Estado palestino, el premier israelí se reunía con el presidente palestino para anunciarle nuevas concesiones. Hamas, rival de Al Fatah, queda fuera del acuerdo.

 

El presidente palestino Mahmud Abbas y el primer ministro israelí, Ehud Olmert, sellaron ayer su alianza en una reunión en Jerusalén. Es la primera vez que los dos líderes se encuentran desde que la fuerza de Abbas, Al Fatah, y el movimiento islámico Hamas rompieron el gobierno palestino de unidad nacional y se atrincheraron en Cisjordania y la Franja de Gaza, respectivamente. La cumbre presidencial estuvo marcada por los gestos de amistad recíprocos. Olmert ordenó la liberación de 250 palestinos detenidos en prisiones israelíes y sacó de la lista de terroristas buscados a 178 miembros de las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa, el brazo armado de Al Fatah. Además, se comprometió a impulsar la creación de un Estado palestino independiente. Abbas no tuvo que prometer mucho para ganarse el apoyo de Israel. Garantizó que los 178 miembros de sus milicias abandonarán la lucha armada y se unirán a sus fuerzas de seguridad regulares y –lo más importante– prometió mantener abierto el diálogo con Tel Aviv.

 

La amnistía otorgada por Tel Aviv a algunos de los palestinos más buscados por sus servicios de inteligencia tiene como objetivo reforzar el poder militar de Al Fatah frente al de Hamas. Los milicianos en cuestión no serán perseguidos y a cambio renunciarán al terrorismo y se enrolarán en los organismos palestinos de seguridad, explicó ayer Olmert. Los que han aceptado tales condiciones deberán pasar una semana en las instalaciones de las fuerzas de la Autoridad Palestina, dirigida por Abbas. Después de tres meses de “examen” y si no vuelven al camino de las armas, podrán viajar libremente por Cisjordania y al extranjero. Ayer algunos de los beneficiados ya habían empezado a salir de la clandestinidad y disfrutaban de su primer fin de semana en sus pueblos de origen, tras meses de destierro.

 

En Cisjordania, los funcionarios de la Autoridad Palestina aseguraban que la amnistía era una de las concesiones más importantes que había hecho ayer Olmert. En Israel, sin embargo, la medida no fue tan popular. Destacados miembros de la coalición del gobierno, como los ministros Saúl Mofaz y Eli Ishai, no dudaron en criticar públicamente la decisión del primer ministro israelí. “La experiencia nos dice que cuando aplicamos medidas para ayudar a Abbas, lo debilitamos. Estoy harto de hacer concesiones al presidente palestino, que demuestra diariamente que no tiene coraje político y no es un interlocutor con el que poder hablar”, se lamentaba el domingo Ishai. Según la prensa, Olmert ha dicho en privado que el objetivo es que estos milicianos salgan de la ilegalidad y se pongan a las órdenes de las fuerzas de Abbas. De esta manera, sostiene el premier, deben limitarse a no perjudicar al nuevo gobierno de emergencia. “Además, de esta forma, podremos intensificar nuestros esfuerzos en perseguir a Hamas y la Yihad Islámica”, aseguró el diario español El País que habría dicho Olmert.

 

Mientras ayer Olmert dejaba en claro en Jerusalén quién recibiría el apoyo de Israel, en Washington George Bush hacia lo propio. El presidente estadounidense anunció una conferencia internacional para tratar el conflicto de Medio Oriente en los próximos meses. Este ha sido su apoyo más claro al gobierno de emergencia establecido por el presidente palestino. La conferencia internacional, que será presidida por la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, está diseñada para ser el primero de una serie de pasos para alcanzar un borrador de un acuerdo entre Abbas e Israel. La idea de Bush es proveer a Abbas y a su nuevo primer ministro, Salam Fayaad, dé un “horizonte político” que les permita fortalecer la autoridad del nuevo gobierno, con base en Cisjordania, en detrimento del de Hamas, que mantiene el control dentro de la Franja de Gaza desde los salvajes combates intrapalestinos del mes pasado.

 

En su discurso de ayer, el mandatario norteamericano alabó la labor y las iniciativas de Abbas y de Fayaad y aseguró que Estados Unidos buscará “fortalecer las fuerzas moderadas” entre los palestinos. Con este objetivo, anunció, enviará 90 millones de dólares para rearmar los servicios de seguridad de Al Fatah. Este dinero será parte de un paquete de ayuda que rondará los 190 millones de dólares y que estará destinado a ayudar a consolidarse al nuevo gobierno de emergencia.

 

Según el diario israelí Yediot Ahronot, Olmert no sólo habría conseguido el compromiso de Abbas para regularizar todas sus fuerzas armadas, sino también una promesa de que la Autoridad Palestina no intentaría volver a acercarse a Hamas. La semana pasada varias versiones aseguraban que funcionarios de Hamas y de Al Fatah estaban analizando una posible reanudación de las conversaciones. La foto de un Abbas sonriente en Jerusalén hará muy difícil una futura reconciliación de las dos facciones palestinas.

 

Domingo 15 de Julio de 2007

DEJARA DE PERSEGUIR A LOS MILICIANOS DE ABBAS

Israel cierra filas con Fatah

     

Israel volvió a dejar en claro ayer su preferencia en la lucha interna palestina al sacar de la lista de buscados a 180 miembros de las Brigadas de Mártires de Al Aqsa, el brazo armado de Al Fatah, el movimiento que lidera el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas. El acuerdo fue resultado de una serie de negociaciones que mantuvo el primer ministro israelí Ehud Olmert con su par palestino.

 

La figura de Abbas como interlocutor válido revivió en Israel después de que el mandatario palestino rompiera con el movimiento islámico Hamas, dejando a este último aislado en la Franja de Gaza. Desde ese momento, la Cisjordania de Abbas es la preferida de Tel Aviv. El gobierno israelí desbloqueó los fondos congelados, reanudó las conversaciones y, ahora, perdona a sus milicianos.

 

Para bajarle un poco el tono al acuerdo, Olmert utilizó una frase que ya había esbozado cuando anunció la liberación de 250 detenidos de Al Fatah. “Tendrán que renunciar a la violencia contra Israel”, explicaban anoche fuentes gubernamentales en el portal de Internet israelí Ynet.

 

Mientras tanto, en Gaza, Hamas volvió a rechazar el gobierno de emergencia creado por Abbas, quien después de la separación de los dos territorios decidió disolver el gobierno dirigido por Hamas e instaurar el estado de excepción. Según el primer ministro y dirigente de Hamas Ismail Haniye, Abbas y su partido hicieron una alianza con Israel para vencerlos y sacarlos del poder.

 

La semana pasada el gobierno de Al Fatah había anunciado el nombramiento de tres ministros sin el aval del Parlamento, que sigue controlado por Hamas, como requiere la Constitución palestina.

 

Sin embargo, el presidente palestino cuenta con apoyo internacional, mientras que un bloqueo internacional se hace sentir en la Franja de Gaza, controlada por el grupo islamista.

 

Esta semana el ejército israelí realizó varios ataques en Gaza para silenciar el disparo de cohetes. En los ataques murió un soldado israelí en la Franja, el primero en ocho meses.

 

5) Viernes 13 de Julio de 2007

ISRAEL, UN AÑO DESPUÉS DE LA GUERRA, CON EL TRAUMA DEL LÍBANO AÚN LATENTE

Un año después, la violencia se apoderó del Líbano, la influencia de Hezbolá ha disminuido en el sur del país e Israel sufre el trauma de la derrota.

Por Sal Emergui *
Desde Jerusalén

Nueve y un minuto de la mañana del 12 de julio de 2006. Frontera entre Israel y el Líbano. Reservistas israelíes patrullan en su último día de servicio. El grupo chiíta Hezbolá secuestra a dos soldados y mata a otros tres. Bajo una lluvia de cohetes Katiushas, un tanque israelí cruza la frontera. Instantes después vuela por los aires. Cuatro soldados más muertos. Israel inicia una represalia que desemboca en una guerra de 33 días. Un año después, Hezbolá está alejado de sus dominios en el sur libanés, Israel sigue traumatizado por la ausencia de victoria y Líbano sufre los devastadores efectos de las bombas.

 

Para Israel, fue una guerra mal dirigida políticamente, muy mal gestionada militarmente y pésimamente digerida por la opinión pública, que hoy reclama la vuelta a casa de Eldad Reguev y Udi Goldwasser, los soldados secuestrados. La comisión Vinograd responsabilizó en su primer informe a tres dirigentes. El jefe del Estado Mayor, Dan Jalutz, dimitió el 17 de enero. El ministro de Defensa, Amir Peretz, dejó su puesto a Ehud Barak. El primer ministro, Ehud Olmert, lucha contra el clamor popular que le exige la dimisión.

 

La guerra provocó un terremoto en la esfera militar, donde la soberbia de Jalutz equivocó al gobierno. “Los ministros aprobaban misiones sin tener ni idea de su propósito ni del estado de las tropas”, dice el analista Ofer Shelaj. En privado, Olmert confiesa: “Si hubiera sabido cuál era el verdadero estado del ejército, no habría optado por la guerra”. En público, presume: “La guerra ha hecho que, en el sur del Líbano, en lugar de terroristas haya soldados de la ONU”.

 

Desde la entrada en vigor de la tregua, el 14 de agosto, el ejército ha llevado a cabo más de 50 investigaciones pensando en la próxima guerra. “Recuperemos la capacidad de disuasión”, ha exigido el nuevo jefe castrense, Gaby Ashkenazy. Desde entonces, los soldados se entrenan sin pausa. Los oficiales siguieron la guerra en los televisores del Ministerio de Defensa. Ahora están en el terreno, tragando el polvo y respirando los riesgos. “No habíamos entrenado así en muchos años. Los soldados se incorporan a filas con una motivación muy alta”, dice un sargento.

 

Horas después del secuestro de los dos reservistas, el ex piloto Jalutz ordenó un ataque aéreo. En solo 34 minutos, la aviación israelí destruyó la mayoría de misiles de medio y largo alcance de Hezbolá. Esos 34 minutos cegaron de euforia a Jalutz. Los 5000 Katiushas lanzados por Hezbolá y la muerte de 44 civiles fueron el gran fracaso del Ejército. Al acabar la guerra, Hezbolá aún contaba con 5000 proyectiles.

 

La euforia también emborrachó a Olmert, que vio la oportunidad de machacar a Hezbolá. Con el apoyo de más del 80% de los ciudadanos y el aliento del Pentágono y cancillerías occidentales, Olmert decidió que el castigo se transformara en guerra. “Era su oportunidad de demostrar que podía ser igual de macho que su antecesor, Ariel Sharon”, escribió un articulista. Olmert prometió al presidente de EE.UU, George W. Bush, no “tocar” al primer ministro libanés, Fuad Siniora, ni atacar infraestructuras. Pese a ello, Israel bombardeó 46 gasolineras, 92 puentes, 14 estaciones de radar, 52 túneles, varios hospitales, aeropuertos y miles de viviendas. Olmert y Peretz, sin experiencia militar, se fiaron ciegamente de Jalutz y de los F-16 para atajar los Katiushas. Cuando vieron que no era suficiente y ordenaron la intervención terrestre, apareció la falta de preparación y de recursos.

 

En los últimos años, la maquinaria militar israelí se centró en la Intifada palestina. Los soldados se convirtieron en policías que, en lugar de defender las fronteras, perseguían a los milicianos palestinos. Tanquistas enviados a Líbano conocían mejor las callejuelas de Nablus que el funcionamiento de su Merkava. 55 fueron alcanzados por 500 misiles. Ahora se entrenan intensamente.

 

Cuando Olmert advirtió “Acabaremos con Hezbolá”, muchos se llevaron las manos a la cabeza, conscientes de que la guerrilla, que esconde su arsenal en casas y túneles, no se acaba con misiles. La protección de la retaguardia aún escuece y 3,3 millones de israelíes (de un total de 7,1) no disponen de refugios. Para los guerrilleros, el combate era una “guerra santa”. Para miles de israelíes llamados a filas a última hora, fue una adversidad que les fastidió las vacaciones.

* De El País de Madrid. Especial para Página/12.

 

6) Viernes 13 de Julio de 2007

PRIMERA BAJA ISRAELÍ EN LA FRANJA EN OCHO MESES

Mataron a un soldado en Gaza

Por Sal Emergui *

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, estaba reunido en la mañana del 12 de julio del año pasado con la familia Shalit, cuyo hijo fue secuestrado por facciones palestinas en el sur del país, cuando estalló el frente del norte. Ayer, se volvió a “equivocar” de escenario ya que recorriendo la frontera entre Israel y Líbano le llegaron noticias del frente de la Franja de Gaza sobre la muerte, por primera vez en ocho meses, de un soldado israelí.

 

Diez tanques, apoyados por helicópteros, llegaron hasta las puertas del campo de refugiados de Bureij, en el centro de la franja, siendo sorprendidos por los disparos y la detonación de dos minas. Los grupos palestinos Hamas y Jihad Islámica reivindicaron la emboscada asegurando que “las tropas israelíes deben tener en cuenta que entrar en nuestro territorio no es un paseo turístico. Cada ataque tendrá su resistencia”. Las facciones palestinas intentan por todos los medios obstaculizar y abortar las cada vez más continuas incursiones en Gaza.

 

Para Israel, el objetivo de sus operaciones, como aseguró ayer un portavoz castrense, es “detener terroristas, descubrir túneles de contrabando de armas y destruir talleres donde fabrican cohetes Kassam”. En las últimas semanas, paralelamente a las muertes de milicianos palestinos, el ejército israelí realiza numerosas detenciones, como ayer en el Bureij. Desde que no está presente en Gaza, tras la retirada en agosto del 2005, el ejército luce carencias en todo lo referente a los servicios de información. Sencillamente, no tiene las mismas fuentes que antes. “Por muchos aviones sin piloto de espionaje que tengamos, la mejor información la obtienen los agentes en el terreno”, reconocía ayer un miembro de los servicios internos de seguridad. Descartada por el momento una invasión de Gaza, la táctica del Tsáhal es “entrar y salir”.

 

Las incursiones se han intensificado precisamente desde hace un mes, cuando los islamistas de Hamas asumieron por las armas el control de la Franja de Gaza en detrimento de Al Fatah. Y no es casual ya que el movimiento integrista, ahora máximo responsable político y militar en Gaza, lo piensa dos veces a la hora de lanzar cohetes Kassam contra Israel.

* De El País de Madrid. Especial para Página/12.

 

7) Miércoles  11 de Julio de 2007

HABLA OLMERT

“No habrá paz con Hamas”

     

Por Luis Prados *

Desde Jerusalén

Pocos líderes del mundo sobreviven en condiciones políticas tan adversas como las del primer ministro israelí, Ehud Olmert. Con un índice de popularidad por los suelos –el 3 por ciento– y con él mismo y alguno de sus ministros salpicados por diversos escándalos sexuales o casos de corrupción, Olmert gobierna pese a todo una democracia próspera en las siempre violentas y movedizas arenas de Medio Oriente.

 

Irónico, displicente y astuto, este abogado de 62 años se convirtió en 1973 en el diputado más joven de la Knesset y fue alcalde de Jerusalén entre 1993 y 2003. Olmert desarrolló toda su carrera política entre los halcones del Likud hasta su ruptura y la de su mentor, Ariel Sharon, con el partido derechista en 2005. Contrario a los acuerdos de paz de Camp David con Egipto de 1978 y al proceso de paz abierto en Oslo en 1993 con los palestinos, inició su viraje al centro en 2003 cuando defendió que su país debía retirarse de Gaza y Cisjordania en aras de preservar a Israel como un Estado democrático y judío.

 

Tras la ruptura, Olmert se convirtió en líder del nuevo partido, Kadima, al ingresar Sharon en un hospital en enero del año pasado víctima de un ataque cerebral y, en abril de 2006, lo condujo a la victoria en las elecciones. Pero la alegría no iba a durar mucho y la guerra de hace justo un año contra la milicia libanesa chiíta de Hezbolá parece marcar el comienzo del fin de su carrera política. La Comisión Winograd, que examina la gestión del conflicto por el gobierno, calificó su actuación de “falta de juicio, responsabilidad y prudencia” y llevó a su propia ministra de Exteriores, Tzipi Livni, a pedirle que dimitiera. Olmert recibió el lunes a El País y al Corriere della Sera en su oficina de Jerusalén.

 

–Hoy se cumple un año de la guerra de Líbano. ¿Qué conclusiones ha sacado?

 

–Primero de todo, la situación sobre el terreno es completamente diferente de la de julio de 2006. Entonces, Hezbolá controlaba la frontera, disponía de posiciones que amenazaban a los israelíes que vivían a lo largo de la frontera. Eran libres de ir a todas partes en el sur de Líbano y eran un poder militar agresivo y violento. Ahora ya no está Hezbolá en la frontera, no hay amenaza directa a los israelíes que viven allí, está el ejército libanés y además hay casi 12.000 soldados de Finul. Hezbolá perdió casi por completo tanto su libertad de movimientos como su libertad de acción en el sur de Líbano. También ha perdido las ganas de tener otro enfrentamiento con Israel.

 

–Parece ser que las elites israelíes no quieren más guerras. Que están cansadas de nacionalismo y quieren llevar una vida normal.

 

–No creo que haya contradicción entre el deseo de muchos israelíes de vivir una vida normal, de prosperar, de convertir Israel en una de las sociedades más avanzadas, y la necesidad de defendernos de nuestros enemigos. No creo que luchar contra Hezbolá sea nacionalismo; combatir a Hezbolá y Hamas es la más natural expresión del básico deseo de los seres humanos de defender el derecho a vivir.

 

–¿Acepta la idea de un poder nuclear civil iraní?

 

–En teoría, se pude hablar y distinguir entre la capacidad nuclear civil y otra militar. Pero el discurso iraní sobre la posesión de armas nucleares revela explícitamente el mismo entusiasmo que cuando hablan de liquidar Israel. Me pregunto si puedes liquidar a otro país con energía nuclear pacífica. La experiencia del pueblo judío es que cuando alguien nos amenaza con liquidarnos, como mínimo debemos tomarlo en serio.

 

–¿Podría una acción militar israelí acabar con las instalaciones nucleares de Irán?

 

–Hay otras medidas que pueden ser muy efectivas. Los iraníes están teniendo problemas con el racionamiento de gasolina, uno de los más grandes productores de petróleo del mundo carece de refinerías y debido a las sanciones económicas tiene que racionar la gasolina.

 

–¿Cree posible la reconciliación entre Hamas y Fatah y la vuelta a un gobierno de unidad palestino?

 

–Personalmente no creo en la reconciliación de Hamas con Abu Mazen. Hamas es una fuerza destructiva, extremista, una organización militar fundamentalista cuyo objetivo es continuar el enfrentamiento violento con Israel. El propio Abu Mazen ha sido testigo de cómo se preparaban para matar palestinos con un grado de brutalidad que no había visto en mi vida. Un compromiso con Hezbolá y Hamas es un compromiso con el terrorismo. La unidad con el terrorismo es lo contrario a traer la paz a Oriente Próximo. La frase que Abu Mazen me ha dicho de manera más explícita, más clara ha sido: nunca haré la paz con ellos, siempre los combatiré. Espero que mantenga este compromiso.

* De El País de Madrid. Especial para Página/12.

 

8) Lunes 9 de Julio de 2007

UN GESTO DE TEL AVIV CON EL GOBIERNO DE CISJORDANIA

Israel libera presos de Fatah

El gobierno de Olmert anunció que pondrá en libertad a 250 prisioneros palestinos, todos de la facción que lidera el presidente, Mahmud Abbas. Mantendrá encarcelados a 10 mil reclusos.

 

Por Eric Silver *

Desde Jerusalén

El gabinete israelí aceptó liberar a 250 prisioneros palestinos en un gesto hacia el presidente Mahmud Abbas y su nuevo gobierno en Cisjordania, establecido hace un mes, luego de la disputa con la administración de Hamas que retiene la Franja de Gaza. Funcionarios de Israel anticiparon que los presos elegidos son todos afiliados a la facción que lidera Abbas –Al Fatah– y podrían ser devueltos a casa a fines de esta semana.

 

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, señaló que con esta medida se intenta favorecer al ala moderada. “Queremos usar todos los medios para fortalecer a las fuerzas moderadas de la Autoridad Palestina y alentarlas a seguir el camino que creemos puede crear condiciones para un diálogo en serio”, dijo Olmert. Israel ya había entregado millones de dólares, procedentes de ingresos fiscales bloqueados, que permitieron a Abbas pagar salarios completos a los empleados estatales, por primera vez desde que Hamas ganó las elecciones legislativas, en enero del 2006. Además, los israelíes están trabajando con organizaciones internacionales de ayuda humanitaria para ingresar alimentos y medicinas en la Franja de Gaza, pese a que la economía de esa zona está siendo controlada. La ONU informó la semana pasada que los cargamentos enviados con fines humanitarios mediante tres viajes satisfacían un 70 por ciento de las necesidades mínimas alimenticias de Gaza, en comparación con el 21 por ciento de la semana previa.

 

Sin embargo, aun después de la anunciada liberación de los prisioneros, Israel mantendrá encarcelados a 10.000 reclusos, incluidos los parlamentarios del movimiento Hamas y a Marwan Barghouthi, un líder de Fatah que está cumpliendo cinco sentencias a cadena perpetua por asesinato. Sa’eb Erakat, el jefe palestino de las negociaciones de paz, protestó debido a que Ramalá no fue consultada sobre la lista de presos pasibles de ser liberados.

 

En tanto, fuentes del gobierno confirmaron la información de que Olmert habría devuelto la semana pasada una lista de presos elaborada por miembros de seguridad y de la justicia debido a que muchos de los detenidos serían liberados próximamente.

 

Pese a que el premier de Israel se opone todavía a dejar libres a responsables de asesinar a israelíes, impulsó al jurado para que incluyera en la lista a quienes habían cumplido dos tercios de sus condenas.

 

En los próximos días se espera la publicación de una nueva nómina de presos. Los opositores a la lista tienen 48 horas para apelar a la corte suprema, pero las autoridades confían en que los jueces, que recientemente aprobaron el retorno a Amman de cuatro asesinos jordanos, no demorarán la liberación.

 

Por su parte, el vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores, Mark Regev, ratificó el apoyo al premier palestino. “Todo el proceso está diseñado para favorecer a Abbas. Si la lista hubiese sido criticada por el premier palestino, esto hubiera sido contraproducente. Israel quiere que los palestinos entiendan que Abbas puede proporcionar beneficios concretos, que la moderación les conviene”.

 

Un año después de que se desatara la guerra en el Líbano, Israel se prepara por primera vez para recibir en tierra judía una delegación representante de la liga de países árabes. Los cancilleres de Egipto y Jordania, Aboul Gheit y Abdel Ilah al Khatib, llegarían a Jerusalén el jueves en búsqueda de un compromiso israelí con la iniciativa de paz impulsada por Arabia Saudita en el 2002, que ofreció el reconocimiento a cambio de la retirada de todos los territorios árabes conquistados en la guerra de 1967.

 

Por otra parte, funcionarios de Israel rechazaron hacer comentarios sobre el informe del periódico palestino Al Ayyam que afirmaba que hubo un progreso gracias a un acuerdo para repatriar dos soldados israelíes, Ehud Goldwasser y Eldad Regev, cuyo secuestro por Hezbolá el pasado 12 de julio provocó la guerra en el Líbano.

 

Mientras tanto el negociador por parte de Olmert, Ofer Deker, se habría reunido con Samir Kuntar, un libanés que cumplió 38 años de su sentencia por asesinar a una familia israelí en un operativo en la frontera.

 

Pero Hezbolá insistió en la liberación de Kuntar y otros presos libaneses y palestinos.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Traducción: Juan Manuel Barca.

 

9) Domingo 8 de Julio de 2007

En apoyo a los moderados Israel aprobó liberar a 250 palestinos

El Gabinete de ministros israelí autorizó hoy la liberación de 250 prisioneros de Al Fatah, como parte de la estrategia israelí de apoyo al presidente palestino Mahmud Abbas en su conflicto con el Movimiento de Resistencia Islámica Hamas.

    

Es parte de la estrategia de Tel Aviv para fortalecer la posición del presidente de la ANP, Mahmud Abbas, en su disputa contra los radicales del Movimiento de Resistencia Islámica Hamas.

 

"Por 17 votos contra 8 el gobierno aprobó la propuesta de liberar a 250 prisioneros palestinos como un gesto hacia el gobierno de emergencia palestino", informaron fuentes oficiales israelíes.

 

El primer ministro de Israel, Ehud Olmert, que ya había anticipado la posible decisión durante una cumbre en Sharm el Sheij, Egipto, el 25 de junio pasado, aseguró que la liberación se realiza "con la esperanza de reforzar a los elementos moderados de la Autoridad Palestina.

 

El compromiso de liberar a los prisioneros se enmarca además -precisó Olmert- en el propósito de "animarlos a comprometerse a iniciar discusiones sobre la solución del problema palestino".

 

Medios israelíes, por su parte, interpretan el hecho como una medida que contribuirá a crear una atmósfera, a su vez, facilitará la liberación de soldados israelíes secuestrados.

 

Los mismos medios consideran que la medida del gobierno israelí permitirá aislar al movimiento radical islámico Hamas, que controla la Franja de Gaza y que resultó notoriamente fortalecido tras la liberación del periodista británico de la BBC, Alan Johnston, quien agradeció públicamente las gestiones de Hamás para lograr su libertad.

 

Respecto a los futuros liberados, aún no se ha terminado de concretar la lista de reos beneficiados, informó la agencia DPA.

 

Al comienzo de la reunión semanal del gabinete, Olmert subrayó que no se liberaría a presos cuyas manos estuviesen "manchadas de sangre".

 

Se espera que los prisioneros beneficiados sean miembros de Al Fatah, partido de Abbas, que no tengan "sangre en sus manos", es decir, que no hayan participado personalmente en atentados mortales.

 

El diario israelí Haaretz informó hoy que Olmert rechazó una lista de prisioneros propuesta por el servicio secreto Shin Bet y por el Ministerio de Justicia.

 

La razón argumentada por el mandatario fue que decenas de reclusos incluidos en la lista estaban próximos a su liberación de todas formas.

 

Por ello, Olmert pidió una nueva propuesta que incluyera presos a los que aún les reste una larga condena.

 

En tanto, el primer ministro del gobierno de emergencia palestino, Salam Fayad, celebró hoy la decisión de Israel de liberar a los presos palestinos, pero aclaró que su Ejecutivo no tiene participación en la selección de quienes serán los excarcelados.

 

Fayad agregó que su gobierno no ha tenido ningún contacto con autoridades israelíes para decidir qué presos deben ser liberados, ya que son "son las autoridades israelíes las que tomarán esa decisión".

Fuente: Télam

 

10) Viernes 6 de Julio de 2007

POR UNA OPERACIÓN MILITAR ISRAELÍ

Más muerte en Gaza

  

En una nueva operación militar de Israel en la Franja de Gaza, murieron ayer once palestinos en fuertes enfrentamientos con milicianos de los grupos extremistas Hamas y Jihad Islámica. Siete de los muertos integraban el brazo armado de Hamas, las Brigadas al Qassam, y uno era un civil. Por la noche murieron otros tres palestinos, según fuentes médicas. Aún se desconocen las circunstancias y la identidad de estas últimas víctimas. Asimismo, otras ocho personas resultaron heridas, entre ellas un camarógrafo del canal Al Aqsa, cercano a Hamas. Imágenes de video lo mostraban herido e inmóvil en el piso, cuando recibió otro disparo.

 

El ejército israelí afirmó que estaba investigando el incidente, pero agregó que había fuertes combates en el área y que no estaba claro quién había baleado al camarógrafo. Un portavoz militar afirmó que el reportero no vestía prenda alguna que lo identificara como periodista. Una fuente de seguridad israelí agregó que los reporteros del canal Al Aqsa “no eran periodistas, sino parte del ala militar de Hamas, grupo al cual le dan información de inteligencia”. Los combates continuaban por la tarde, según residentes locales, pero con menor intensidad y permanecían circunscritos al centro de Franja de Gaza. La incursión fue la segunda tras la toma total del control en la Franja de Gaza por parte de Hamas el mes pasado. Hace una semana murieron doce palestinos en otra invasión del ejército israelí. Una portavoz militar explicó que la actuación es “de rutina” y que los soldados entraron aproximadamente un kilómetro en la Franja.

 

11) Viernes 6 de Julio de 2007

Johnston se vio con Abbas

     

El presidente palestino, Mahmud Abbas, recibió ayer en Ramalá al reportero británico de la BBC, Alan Johnston, que fuera liberado el miércoles en Gaza después de 112 días de cautiverio. “Le agradecí al presidente palestino por su esfuerzo para obtener mi liberación, así como a los periodistas palestinos por su solidaridad”, declaró Johnston luego de su reunión con Abbas, a la que calificó de “calurosa”. “El presidente Abbas se declaró muy satisfecho por el final feliz de este asunto”, dijo el negociador palestino, Saeb Erakat.

 

12) Jueves 5 de Julio de 2007

BROWN RECONOCIÓ QUE LA FACCIÓN PALESTINA JUGO UN ROL EN LA ENTREGA DEL REPORTERO

Johnston agradece a Hamas por su vida

El partido gobernante en Gaza dijo que siguió los deseos del gobierno británico de no usar la fuerza para liberar a Alan Johnston y negociar con los secuestradores. El corresponsal de la BBC agradeció al primer ministro palestino y líder de Hamas, tras 112 días de cautiverio.

 

Aunque el rostro pálido por la falta de luz solar durante tres meses estaba más demacrado y arrugado y el cuerpo más delgado, el profesionalismo de Alan Johnston estaba intacto. Las primeras frases que dijo en público, desde que fue sacado de su auto por hombres armados cuando se dirigía a su casa el 12 de marzo, fueron: “Las últimas 14 semanas fueron los peores días de mi vida. Era como estar enterrado vivo, alejado del mundo. Ocasionalmente era aterrador, con gente que era impredecible y peligrosa”. El flamante primer ministro británico Gordon Brown reconoció el rol crucial que había jugado Hamas en la liberación de Johnston. Por su parte, Ayman Taha, el funcionario de Hamas a cargo de las negociaciones, dijo que su grupo había seguido los deseos del gobierno británico de no usar la fuerza para liberar a Johnston.

 

El periodista fue llevado por hombres de las milicias del Ejército del Islam hasta la casa del primer ministro y líder de Hamas, Ismail Haniye –destituido por el presidente palestino Mahmoud Abbas–, en la ciudad de Gaza. Desde el primer momento en que habló al amanecer a los periodistas en la atestada oficina de Haniye en la Franja, Alan Johnston describió su experiencia de 16 semanas en manos de captores “impredecibles y peligrosos”, con toda la objetividad que forjó su reputación como periodista en Gaza durante los tres últimos años. Y siguió siendo objetivo en una serie de entrevistas asombrosamente fluidas y en la conferencia de prensa en Jerusalén que éste, el menos ególatra de los periodistas, dio ayer. Johnston le agradeció a la gente de todo el mundo por su apoyo durante los 112 días de su dolorosa experiencia. Les agradeció a Hamas, al pueblo palestino y a los periodistas en particular, diciendo: “Podía sentir cuánto estaban presionando por mi libertad. El primer ministro Haniye fue muy claro en cuanto yo era un huésped del pueblo palestino”.

 

Hamas accedió a no presentar cargos contra los secuestradores y poner en libertad a uno de sus líderes, Jatab al Maqdisi, a cambio de que el Ejército del Islam liberase a nueve dirigentes de Hamas. Este presionó al grupo radical marginal para que lo pusiera en libertad después de apoderarse de toda la Franja de Gaza, el 15 de junio, y exigió su liberación incondicional. “Honestamente, creo que si no hubiera sido por la presión verdaderamente seria de Hamas, ese compromiso de poner fin a muchos, problemas de seguridad en Gaza, es posible que yo hubiera permanecido en esa habitación mucho, mucho tiempo más”, sostuvo Johnston.

 

El premier Gordon Brown agradeció ayer al presidente palestino, Mahmud Abbas, su ayuda en la liberación del periodista de la BBC, declaró una portavoz de la oficina de Brown. “Ambos se congratularon por la liberación de Alan Johnston y el primer ministro agradeció a Abbas su ayuda en ese tema, y ambos pasaron a discutir la situación” en los territorios palestinos, dijo la portavoz, negándose a ofrecer más detalles. Brown y Abbas mantuvieron una conversación telefónica, que fue la primera comunicación entre el presidente palestino y el primer ministro británico desde que éste sucediese en el cargo a Tony Blair, el 27 de junio. En su primera interpelación en el Parlamento del Reino Unido, Brown dijo: “Todo el país estará contento de saber que Alan Johnston, cuya voz había estado silenciada por demasiado tiempo, está ahora en libertad”. Por su parte, el nuevo ministro británico del Exterior, David Miliband, alabó ayer el apoyo de los líderes palestinos, que calificó de “crucial” para garantizar la puesta en libertad del corresponsal. “Los palestinos mostraron su rechazo al rapto de Alan. El presidente Abbas condenó rotundamente el secuestro y exigió su fin. Haniye y portavoces de Hamas condenaron a los captores y exigieron la puesta en libertad de Alan”, dijo Miliband.

 

Sin duda, Hamas ganó una importante victoria con la libertad de Johnston. El tema ahora es si pueden convertir la victoria en progreso para ser aceptado como un representante reconocido de los palestinos internacionalmente. No fue accidental que Johnston fuera llevado a la casa del líder de Hamas. Ahí, el corresponsal liberado tomó un desayuno y contó su historia en presencia del liderazgo de Hamas, que posó con él en la fotografía. El mensaje era claro: Hamas estaba a cargo de una organización responsable que ganó las elecciones palestinas el año pasado, no está relacionada con los secuestradores de Al Qaida y puede imponer la ley y el orden.

 

Johnston fue galardonado ayer con un premio periodístico por su defensa de los derechos humanos. Su padre, Graham, aceptó el premio en nombre de su hijo en una ceremonia en el centro de Londres. El galardón, otorgado por Amnistía Internacional, premia la contribución de periodistas en concientizar a la opinión pública sobre temas de derechos humanos.

 

13) Martes 3 de Julio de 2007

Cae el vocero de los captores del periodista

     

Por Juan Miguel Muñoz *

Desde Jerusalén

El gobierno de Hamas detuvo ayer al vocero del grupo radical que desde hace más de cuatro meses tiene secuestrado al corresponsal de la cadena británica BBC en Gaza, Alan Johnston. El gobierno del islamista Ismail Haniye está empeñado en restablecer la seguridad en la Franja de Gaza. Pero fracasadas las negociaciones con el grupo de captores hace un par de semanas, el movimiento fundamentalista envió ayer otro mensaje al autodenominado Ejército del Islam y arrestó a su vocero, Jatab al Maqdisi. Al operativo en la madrugada de ayer sucedió el secuestro de 10 estudiantes de la Universidad Islámica y supuestos simpatizantes de Hamas. El Ejército del Islam, controlado por el clan Dogmush, ha cambiado sus reivindicaciones a lo largo del secuestro, el más prolongado de un ciudadano occidental en Gaza. Primero fueron las exigencias monetarias y más tarde pasaron a reclamar la liberación de un clérigo encarcelado en el Reino Unido por sus supuestos vínculos con Al Qaida. En Cisjordania, mientras tanto, el ejército israelí mató ayer a Mohamed al Heiya, jefe de las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa en Yenín. Ya son alrededor de 50 los palestinos muertos en ataques de los soldados hebreos en los últimos 30 días. Pero el de ayer tiene especial relevancia porque es un importante dirigente de la milicia de Al Fatah –el partido del presidente Mahmud Abbas–, que ha rechazado la orden de desarmarse. La muerte de líderes con apoyo popular poco ayuda a Abbas a recobrar la simpatía de los palestinos. Miles de personas despidieron a Al Heiya en su funeral.

 

* De El País de Madrid. Especial para Página/12.

 


14) Domingo 1º de Julio de 2007

OTRO ATAQUE DE ISRAEL

 

Dos nuevos ataques israelíes contra la Franja de Gaza dejaron seis palestinos muertos. Tres eran milicianos y fallecieron durante el primer bombardeo contra un auto en Jan Yunes, en el sur de la Franja. Las víctimas serían, según el ejército israelí, miembros del grupo radical Yihad Islámica. Los otros tres eran civiles y murieron cuando los israelíes atacaron anoche un taller metalúrgico en el centro del territorio palestino. Horas antes, el ala militar de Hamas, el partido en el poder en Gaza, había advertido que rechazarán cualquier fuerza internacional que se intente desplegar en la Franja. “Estamos en contra de internacionalizar la causa palestina”, aseguró el primer ministro –destituido por el presidente palestino Mahmud Abbas– Ismail Haniye, quien además advirtió que responderán con misiles y cohetes de ser necesario.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris