Facebook Twitter Google +1     Admin

CUATRO AOS DE INCUMPLIMIENTO DEL FALLO DE LA HAYA: EL MURO DEL APARTHEID SIGUE MS VIVO QUE NUNCA EN CISJORDANIA

20080911142732-r-muro.jpg

Jueves 10 de Julio de 2008

CUATRO AÑOS DE INCUMPLIMIENTO DEL FALLO DE LA HAYA: EL “MURO DEL APARTHEID” SIGUE MÁS VIVO QUE NUNCA EN CISJORDANIA

 

Fuente: Gara - Bilbao, España

Hace cuatro años, el Tribunal de La Haya declaró ilegal el muro que divide Cisjordania. Cuatro años después, el Gobierno sionista sigue construyéndolo ante el silencio de la comunidad internacional. Ayer, los palestinos volvieron a denunciarlo en la calle, enfrentándose a los gases lacrimógenos y pelotas de goma. “¡Qué esperan los israelíes de los agricultores cuando les despojan de sus árboles! Queremos vivir”.

 

Hace ya cuatro años, el Tribunal Internacional de Justicia (TIJ) declaró ilegal el muro impuesto por Israel al pueblo palestino en Cisjordania. Lejos de acatar el contenido de dicha sentencia, por cierto, no vinculante, el Gobierno israelí sigue construyendo esta barrera, verja o muro, dependiendo de la forma que adquiere al rodear las ciudades o aldeas palestinas y serpentear por territorio ocupado.

 

Las obras se iniciaron en 2002 y aún continúan. El pasado mes de mayo, se construyeron 409 kilómetros, lo que representa un 57% del trazado final. Otros 66 kilómetros, un 6% más, está actualmente en construcción. Sus consecuencias sobre la población han sido devastadoras. Israel, además, ha hecho caso omiso de las recomendaciones del tribunal, que le exhortó a desmantelar la barrera levantada en Cisjordania e indemnizar a los palestinos afectados, para quienes este “muro del apartheid” busca despojarles de sus tierras e impedir un futuro Estado palestino.

 

Según datos de la Oficina de la ONU de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), hasta la fecha, Israel ha edificado en torno al 60% del recorrido proyectado, de un total de 723 kilómetros. Denunció que 52 comunidades rurales palestinas quedarán despojadas de sus tierras. Este es el caso, por ejemplo, de Jayyus, en el distrito de Kalkilia, en el norte de Cisjordania.

 

“El muro ha transformado una vida feliz en sufrimiento”, denunció el alcalde Mohamed Taher Jaber. Antes, el 80% de la población de Jayyus vivía de labrar sus fértiles tierras que daban pepinos, cítricos, olivos, tomates, pimientos, aguacates y almendras. Aquella época ha quedado en el recuerdo de los más mayores. La realidad es bien distinta. El 70% de los habitantes está en paro y quienes pueden trabajar sus parcelas deben pedir “un permiso especial” para acceder a ellas atravesando unas puertas asignadas, que únicamente se abren tres veces al día.

 

De sus 3.500 vecinos, sólo 170 tienen este permiso. Israel lo niega sistemáticamente bajo el paraguas de “la seguridad”. “¿Por qué no nos otorgan permisos? Porque así la tierra queda en desuso y después de tres años pueden alegar la ley de ausencias”, remarcó a la corresponsal de Efe Sharif Omar Jalid. Aunque sí tiene “permiso”, a sus 65 años no puede trabajar solo la tierra, pero a ninguno de sus tres hijos se lo conceden. Muy pocos campesinos pueden, por tanto, gozar de seis pozos de agua, 50.000 olivos y árboles frutales y 70 invernaderos.

 

En este cuarto aniversario de la incumplida e inútil resolución judicial, muchos palestinos salieron a las calles para exigir la demolición del muro.

 

En Nilin, al este de Ramallah, al menos siete personas, entre ellas activistas extranjeros, resultaron heridas por impactos de pelota de goma y el efecto de los gases lacrimógenos. Decenas de palestinos respondieron lanzando piedras contra los soldados y las máquinas para nivelar la tierra. Un soldado y un obrero que trabaja en la edificación del muro sufrieron heridas.

 

“Nuestro objetivo es parar las máquinas y recordar la decisión del Tribunal de La Haya. ¡Qué esperan los israelíes de los agricultores cuando les despojan de sus árboles! Queremos vivir”, exclamó a AFP Salah al Khawaja, uno de los organizadores de la protesta. Hassan Moussa, de 33 años, acudió con su hijo de siete años para expresar su rechazo a las intenciones de Israel de “expulsar a los palestinos de sus tierras» y oponerse a este muro que «afecta a todo el mundo”.

 

Cerca de Belén, los militares cargaron contra una manifestación de 150 personas. Las movilizaciones se repitieron en Tulkarem y Qalqiliya, al norte.

 

La OLP exigió a la comunidad internacional que obligue al Estado sionista a cumplir el dictamen del TIJ. El asesor presidencial y jefe del equipo negociador, Saeb Erekat, criticó la falta de actuación del resto de países frente a Israel.

 

La ONG israelí Betselem recordó que el Gobierno no ha cumplido las exigencias del Tribunal, que “canceló tres tramos”.

 

Y, mientras, el pueblo palestino sigue afrontando como puede las terribles consecuencias de esta barrera de “la vergüenza” y el silencio de la comunidad internacional.

 

MILICIANO MUERTO

Un miliciano palestino murió ayer en la ciudad cisjordana de Jenín por disparos de soldados israelíes cuando, según la versión hebrea, trataban de detenerlo. El fallecido, de 27 años, era miembro de las Brigadas Abu Amar, ligadas a al-Fatah.

 

NUEVAS COLONIAS

El Gobierno ha aprobado la construcción de otros 1.800 asentamientos judíos en la parte este de Jerusalén. La Comisión de Distrito de Vivienda ha autorizado la edificación de 920 pisos en el barrio de Har Homá y de otros 880 en el de Pisgat Zeev.

 

CIERRE DE SEDES BENÉFICAS, INCAUTACIÓN DE BIENES Y MÚLTIPLES REGISTROS EN NAPLUSA

Tropas israelíes irrumpieron ayer en un centro de estudios coránicos y en el Ayuntamiento de Naplusa, bajo control de Hamas. Tras hacer estallar la puerta principal, rompieron varias oficinas. Los soldados confiscaron varios ordenadores, material de oficina, mapas y una “importante cantidad de documentos”, según explicaron testigos presénciales.

 

“Es una agresión contra la autoridad palestina y todos ciudadanos de Naplusa”, denunció Hafez Chahine, responsable municipal. Precisó que los soldados entraron en las oficinas del alcalde, Adli Yais, y su suplente, May al Handabali, y que se llevaron dos ordenadores, además de documentos.

 

Además de en el Ayuntamiento, entraron en tres mezquitas, llevándose consigo todos los bienes, y confiscaron cuatro autobuses escolares. En la cercana localidad de Qablan, clausuraron una escuela coránica y entraron en el edificio de Dar al Quran. En la puerta principal del edificio dejaron una nota en la que se daba cuenta de su cierre por un periodo de dos años. En los últimos tres días, el Ejército ha intensificado los registros en asociaciones caritativas y otros establecimientos vinculados a Hamas. Acusa a estos organismos de “ser parte de una infraestructura terrorista”.

 

El martes, el Ejército clausuró las sedes de seis organizaciones benéficas relacionadas con el movimiento islámico y anunció el cierre temporal de medio centenar de tiendas ubicadas en un centro comercial administrado por Hamas. Las fuerzas de seguridad palestinas afirmaron que más de 120 vehículos armados israelíes irrumpieron de noche en Naplusa que, con cerca de 180.000 habitantes, es la localidad más poblada de Cisjordania.

 

Los comerciantes que no acaten la orden, que entrará en vigor el próximo 15 de agosto, deberán enfrentarse a una pena de 5 años de prisión.

 

Una fuente militar israelí justificó estos cierres bajo el argumento de que “los beneficios generados en sus tiendas para patrocinar el terrorismo”.

 

En protesta por estas medidas y en solidaridad con las entidades afectadas, para ayer había convocada una huelga parcial en el comercio. Ya el lunes, el diario israelí “Haaretz” advirtió de que el Ejército intensificará su campaña contra la supuesta “estructura civil” de Hamas en Cisjordania, cerrando el mayor número de asociaciones.

 

El diputado de Hamas Yehya Moussa afirmó que estas acciones militares “están condenadas al fracaso, tal y como ha ocurrido hasta ahora. No servirán más que para generar un mayor apoyo a nuestro movimiento”.

 

En declaraciones a un periódico palestino, remarcó que “Hamas se ha ganado el corazón de los ciudadanos por su constante defensa de los palestinos”. Moussa destacó también que “el fin de la ocupación y de las agresiones israelíes está cerca”.

 

El también electo Mohammed al Ghoul reclamó la intervención de los países musulmanes y árabes para parar las agresiones israelíes.

 

Miércoles 09 de Julio de 2008

CUATRO AÑOS DESPUÉS DEL FALLO DEL TIJ ISRAEL CONTINÚA CONSTRUYENDO EL MURO DE APARTHEID EN CISJORDANIA

 

Fuente: EcoDiario.es - Madrid, España / Agencia EFE

Cuatro años han transcurrido desde que el Tribunal Internacional de Justicia (TIJ) declarara ilegal el muro de Apartheid que Israel erige en Cisjordania, mientras continúa su construcción pese a las reclamaciones de los palestinos y diversos organismos.

 

Pese al dictamen no-vinculante de la corte el 9 de julio de 2004, el Ejecutivo israelí sigue implacable la construcción de la barrera, verja o muro de separación, según la forma que adquiere al rodear ciudades o aldeas palestinas y serpentear por el territorio ocupado.

 

Iniciado este proyecto en 2002 con el objetivo de impedir la infiltración de atacantes en Israel o los asentamientos judíos, su construcción sigue provocando polémica y sus consecuencias sobre la población palestina son devastadoras.

 

Israel ha hecho caso omiso de las recomendaciones del tribunal internacional que exhortaban a desmantelar la barrera levantada en Cisjordania e indemnizar a los palestinos afectados, que la califican de “muro del apartheid”, destinado a despojarles de sus tierras e impedir un futuro Estado viable.

 

Cuando concluya su construcción, el 87 por ciento de su trazado quedará dentro de Cisjordania, frente al 13 por ciento que transcurrirá por la Línea Verde, la frontera imaginaria aceptada internacionalmente tras la primera guerra árabe-israelí de 1948-49.

Según datos de la Oficina de la ONU de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), hasta la fecha Israel ha construido en torno al 60 por ciento del recorrido proyectado, de un total de 723 kilómetros, 200 después del dictamen del TIJ.

 

El “muro” ha cambiado radicalmente las vidas de numerosos campesinos, que han quedado atrapados no sólo por los obstáculos físicos sobre el terreno, sino también por la burocracia israelí que les somete a un régimen de “permisos” para poder tener acceso a sus propias cosechas.

 

La OCHA denuncia que 52 comunidades rurales palestinas quedarán desconectadas de sus tierras como consecuencia de la cerca, como es el caso de aldea de Jayyus, en el distrito de Kalkilia (norte de Cisjordania).

 

“El muro ha transformado una vida de felicidad en sufrimiento”, se lamenta Mohammed Taher Jaber, alcalde de esta población en la que antaño el 80 por ciento de sus habitantes vivía de labrar sus fértiles terrenos con cultivos como el pepino, cítricos, olivos, tomates, pimientos, aguacates y almendras.

 

En la actualidad, el 75 por ciento de sus vecinos se encuentra en el paro y los privilegiados que trabajan en sus parcelas cuentan con permisos especiales para acceder a ellas atravesando unas puertas asignadas, que sólo se abren tres veces al día.

 

Seis pozos de agua, 50.000 olivos y árboles frutales y 70 invernaderos quedaron al alcance de unos pocos campesinos.

 

La barrera que separa Jayyus de sus 860 hectáreas de terrenos está compuesta por una verja con sensores electrónicos, cuyo trazado se introduce unos seis kilómetros en el territorio de Cisjordania y la separa del vecino asentamiento judío de Zufin.

 

Los habitantes de esta colonia tienen sus ojos puestos en las parcelas palestinas hoy situadas en esta especie de “tierra de nadie” para su expansión, denuncia la OCHA.

 

De los 3.500 vecinos de Jayyus sólo unos 170 tienen permisos y muchos renuncian a solicitarlos, pues en la mayoría de los casos Israel los deniega aduciendo razones de “seguridad”, o que no “existe una conexión con la tierra”, se quejan sus vecinos.

 

Con este sistema, quedan excluidos campesinos que arriendan parcelas, jornaleros, familiares de segundo grado o herederos que por un método ancestral de anotación de apellidos no pueden demostrar que son descendientes de los propietarios.

 

Sharif Omar Jalid tiene permiso, pero a sus 65 años no puede trabajar solo la tierra y a ninguno de sus tres hijos les conceden autorización.

 

“¿Por qué no nos otorgan los permisos? Porque así la tierra queda en desuso y después de tres años pueden alegar la ley de ausencias” para confiscarla, argumenta.

 

Miércoles 09 de Julio de 2008

GAZA AÚN BAJO SITIO, PESE A LA TREGUA

 

Por Adam Morrow y Khaled Moussa al-Omrani, IPS Noticias - Uruguay

A pesar del torrente de recriminaciones mutuas, la frágil tregua entre Israel y el palestino Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) ya se encuentra en su tercera semana de vigencia, aunque poco se ha hecho para aliviar el bloqueo de la franja de Gaza.

Sin embargo, Israel se ha movido lentamente para cumplir su promesa, incluida en el acuerdo de cese del fuego que se alcanzó con la mediación de Egipto, de permitir el libre tránsito de suministros humanitarios hacia ese territorio.

 

“Los reiterados cierres de los cruces fronterizos son una muestra de la falta de seriedad de Israel” respecto del cumplimiento de lo pactado, dijo Ismail Heniya, líder del gobierno de Hamás en Gaza.

 

“Para que la tregua sobreviva, debe abrir la frontera y levantar su bloqueo”, agregó.

 

Luego de varios meses de negociaciones en El Cairo, Israel y Hamás -junto con otras facciones menores de la resistencia palestina- aceptaron la propuesta egipcia de “calma” (tahdia) a principios del mes pasado. A pesar de las mutuas reservas, entró oficialmente en vigor el 19 de junio.

 

El acuerdo contempla el cese de las operaciones militares israelíes en Gaza a cambio de la suspensión de los ataques con cohetes lanzados por Hamás desde ese territorio. Pero sus disposiciones no se extienden a Cisjordania, gobernada por el presidente de la Autoridad Nacional palestina, Abú Mazen, del secular y moderado partido Fatah, que cuenta con el apoyo de Estados Unidos.

 

A mediados del año pasado, Hamás tomó por las armas el control de Gaza, donde se había impuesto en las elecciones parlamentarias locales de 2006.

 

Lo más importante para Hamás, y los 1,5 millones de palestinos que viven en Gaza, es que el acuerdo también establece que se reabrirán gradualmente los pasos fronterizos que conectan al territorio con el mundo exterior, incluido el de Rafah, en el límite con Egipto, el único que no se encuentra bajo control directo de Israel.

 

Desde que el movimiento islamista tomó el control de Gaza hace un año, Israel ha mantenido herméticamente “sellados” todos los cruces fronterizos. El gobierno egipcio, por su parte, también cerró el de Rafah, citando la ausencia de un tratado formal.

 

El bloqueo, apoyado por Estados Unidos y la Unión Europea, ha destruido la economía de Gaza y privado a gran parte de su población de suministros vitales, como alimentos y medicinas. Algunos observadores describieron a Gaza como “el mayor campo de concentración del mundo”.

 

Poco después de la entrada en vigor del acuerdo, el 19 de junio, Israel reabrió cuatro de los cruces, pero volvió a cerrarlos el 24, luego de que el grupo de resistencia palestina Jihad Islámica se adjudicara un ataque con cohetes a la ciudad israelí de Sederot, en represalia por la muerte de cuatro de sus líderes en Cisjordania.

 

Esos pasos fronterizos fueron rehabilitados cuatro días más tarde, para ser nuevamente cerrados la semana pasada. Según funcionarios israelíes, la medida se tomó a causa de dos nuevos disparos de cohetes desde posiciones en Gaza, pero los grupos palestinos negaron unánimemente su responsabilidad en esos supuestos ataques.

 

Abdelaziz Shadi, director del programa de estudios israelíes en la Universidad de El Cairo, señaló que Israel aprovecha esporádicos ataques con cohetes, reales o imaginarios, para justificar el mantenimiento de su completo dominio sobre el territorio controlado por Hamás.

 

“Israel puede determinar fácilmente la fuente de esos lanzamientos y castigar a los responsables”, dijo a IPS. “En cambio, prefiere sancionar colectivamente a toda la población de Gaza, privándola de comida, medicinas y combustible”, agregó.

 

“El cierre de fronteras confirma que, en lo que se refiere a Gaza, Israel es todavía una potencia ocupante, a pesar de la llamada ’retirada’ del territorio en 2005”, señaló Shadi.

 

Según funcionarios israelíes, citados por la prensa el miércoles pasado, un total de 150 camiones cargados con suministros esenciales habían recibido permiso de ingresar a Gaza desde el comienzo de la tregua. Esa cifra, sin embargo, no ha sido confirmada por fuentes independientes.

 

El tránsito entre Egipto y Gaza, a través del cruce de Rafah, no ha sido más intenso.

 

Entre el 1 y el 3 de julio, las autoridades egipcias abrieron ese paso para un limitado número de personas. Pero de las alrededor de 2.000 que supuestamente iban a efectuar el cruce, entre ellas algunas que querían realizarlo por razones de salud, apenas alrededor de 300 fueron autorizadas.

 

El miércoles, centenares de palestinos frustrados por las largas demoras, se abrieron paso a la fuerza. Personal de seguridad egipcio empleó mangueras para dispersar a la multitud que arrojaba piedras.

 

A fines de enero, más de 500.000 palestinos se volcaron hacia Egipto, luego de destruir parte del muro que bloquea la frontera común de 14 kilómetros. La mayoría compró bienes de primera necesidad antes de regresar a sus hogares.

 

La frontera fue cerrada 10 días después, en medio de limitados enfrentamientos entre palestinos y las autoridades egipcias. En esa oportunidad, el ministro de Relaciones Exteriores de Egipto, Ahmed Aboul-Gheit, declaró que le “romperían las piernas” a cualquiera que intentara aproximarse sin autorización.

 

La semana pasada, policías de Hamás, en cooperación con las autoridades egipcias, convencieron a la airada multitud para que se retirara y el cruce fue reabierto. Los líderes del movimiento islamista, en tanto, continúan urgiendo a El Cairo para que la frontera permanezca abierta en forma permanente.

 

Miércoles 09 de Julio de 2008

HACIA LA TERCERA INTIFADA

 

Por Mohammad Jadallah*, Revista Pueblos

En palestina, tras más de siete años desde que empezara la segunda Intifada, la realidad que nos rodea es alarmante. Las pérdidas humanas son numerosas, sin precedentes, y con implicaciones también en la esfera de lo político: el ex presidente palestino Yasser Arafat murió envenenado por los israelíes; Abu Ali Mustafa, máximo dirigente del Frente de Liberación Popular, y Ahmad Yassin, máximo dirigente de Hamas, fueron asesinados por parte del ejército israelí con un ataque aéreo “selectivo”; en estos años más de 5.000 mártires han caído en manos del ejército israelí. Los heridos por las operaciones (daños colaterales, tal y como los denomina Israel) sobrepasan las 60.000 personas, de las cuales 1.500 sufren de invalidez permanente. Y no hay que olvidar a los miles de prisioneros políticos en las cárceles israelíes, como Ahmad Saadat o Marwan Barghouti, entre otros parlamentarios y ministros.

 

Las pérdidas económicas también son importantes, llegando al colapso total de la economía palestina, especialmente como consecuencia de la destrucción de las infraestructuras en todas las ciudades debido a las demoliciones de casas y los bombardeos que lleva a cabo Israel, lo que deriva en que en muchos casos el paisaje en palestina se convierta en un amasijo de piedras y hierros. Los niveles de pobreza y desempleo han llegado a límites desproporcionados, con un 70 por ciento de la población viviendo con menos de dos dólares al día. Todas estas condiciones han forzado una situación de frustración e incertidumbre, dañando los valores mismos de la sociedad palestina.

 

Una de las victorias más importantes de Israel y a la vez, una de nuestras pérdidas más grandes, ha sido la lucha interna entre las facciones políticas de Al Fatah y de Hamas por controlar los territorios, lo que ha causado la división política, geográfica y demográfica entre Cisjordania y la Franja de Gaza. Esta división arriesga seriamente el futuro de una nación palestina al mismo tiempo que desemboca a favor del plan israelí de separar y aislar las dos áreas del país, lo que ya había planeado anteriormente el ex primer ministro Ariel Sharon cuando se retiró unilateralmente de la Franja de Gaza. Israel aceleró la construcción de nuevas colonias judías en Cisjordania para recolocar a los colonos de Gaza y dividir aún más en cantones separados entre sí la tierra palestina, encapsulando a los palestinos en guetos o en cárceles a cielo abierto, como en el caso de la Franja.

 

EL PROCESO DE PAZ

Con algunos años de interrupciones forzadas, la mayoría de veces debido a las continuas operaciones y ataques del ejército israelí en los territorios ocupados palestinos, han pasado ya más de 18 años desde que ambas partes se enrolaran en una serie de negociaciones políticas, directas e indirectas, con o sin mediadores. En el año 1991 empezó en Madrid el proceso de paz, culminado con los Acuerdos de Oslo firmados en Washington en 1993, que al poco tiempo llegaron a un callejón sin salida dado su incumplimiento.

 

La Conferencia de Annapolis (Estados Unidos), celebrada el pasado mes de noviembre, fue un nuevo intento de renovar las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos para poner fin al conflicto. Parecía que de esa conferencia iba a salir el proceso final de paz y que la creación de un Estado palestino sería posible en los próximos años (finales de 2009), por lo que la población palestina entró en una ola de esperanzas e ilusiones. Para tal fin, ambas partes empezaron las negociaciones bilaterales que debían implementar la famosa “Hoja de Ruta”, en cuyo primer artículo se expone claramente que la construcción de colonias por parte de Israel es totalmente ilegal y que se tiene que frenar la construcción de nuevas viviendas. Pero esta misma semana hemos sabido que se van a construir más de 1.400 viviendas ilegales entre una colonia ortodoxa de Cisjordania y la zona Este de Jerusalén; por contra, más de 25.000 casas están en orden de demolición por parte del Gobierno israelí, la mayoría también en Jerusalén, por no “tener permisos”, y se continúan confiscando las tierras a los palestinos, favoreciendo la edificación israelí.

 

El grado de colonización es tal en la ciudad de Jerusalén que las pocas zonas verdes y abiertas que tenían los palestinos están llenándose ahora de bloques de cemento para los colonos provenientes de EE UU y de las ex repúblicas soviéticas. Es bien conocido el objetivo político por parte del Gobierno israelí de mantener dos tercios de población judía frente a un tercio de población palestina a partir de sus políticas de expulsión y residencia, aunque les está siendo difícil debido al retorno de los palestinos que se han quedado en el otro lado del muro o por la temida bomba demográfica de la población palestina.

 

Israel se niega a reconocer que existen los palestinos, tanto si son cristianos como musulmanes; no nos reconoce como tales y con este principio justifica su ocupación y sus medidas políticas. Hasta en los grupos de la más extrema derecha sionista se llega a decir que los palestinos eran un pueblo nómada que llegó y ocupó las tierras de los judíos, una de las tantas manipulaciones de la historia que elaboran los sionistas, con la ayuda y apoyo de los EE UU.

 

Las negociaciones de paz están más paradas que nunca y siguen sin obtenerse frutos de ellas. Son negociaciones que no hacen más que acabar con el tiempo de los palestinos mientras los israelíes son los que ganan este tiempo para poder seguir con su plan de ocupación geográfica y económica en los territorios ocupados palestinos. Estas negociaciones no muestran puntos claros de referencia basados en la leyes internacionales, no tienen garantía de ningún tipo, prácticamente sin representación internacional (con la excepción de los EE UU, mediadores y controladores principales, siempre a favor de los intereses de Israel) y tampoco se llega a un acuerdo sobre el objetivo de las negociaciones ni sobre el fin de las agresiones por parte de Israel a la población civil: ataques militares, colonias, confiscación de tierras, el muro del Apartheid, los cientos de checkpoints repartidos por todo el territorio, etc.

 

Las perspectivas de la vida política en palestina son miserables, especialmente cuando los máximos dirigentes de la Autoridad Nacional palestina (ANP) han colaborado en las numerosas negociaciones, tan dañinas y poco fructíferas para el pueblo palestino. Personalmente creo que el papel de los negociadores se ha convertido en el de puros analistas políticos, expertos en describir las políticas de Israel, que no temen en terminar las negociaciones para el proceso de paz, olvidando que su misión es la de buscar una política eficaz, poderosa y válida que use la fuerza del pueblo palestino; ya que su único objetivo es el de mantener las negociaciones indefinidamente, mientras unos pierden el tiempo y la vida y lo ganan los otros.

 

Todos los acuerdos de Oslo han fracasado o, directamente, no se han aplicado, especialmente por parte de Israel. Para muchos, Yasser Arafat sólo era un obstáculo para la paz. Una vez fallecido, lo sustituyó el actual presidente palestino Mahmoud Abbás, que favorece los intereses de los EE UU y de Europa. Lo mismo podríamos decir del primer ministro Salaam Fayyades, impuesto en el cargo por parte de los propios estadounidenses. Ambos gozan de la simpatía y del apoyo absoluto del Gobierno de Washington y de Israel, aunque no quieran reconocerlo y, sin embargo, si hablamos del efecto en su pueblo, sus medidas políticas han sido totalmente inútiles y han ido en detrimento del pueblo palestino, ya que la violencia ha ido en aumento, como vemos en los ataques en Gaza, o en la continua construcción de colonias, que se ha incrementado 11 veces el año pasado.

 

¿NEGOCIAR EN ESTAS CONDICIONES?

La ANP mantiene el argumento de que las negociaciones con Israel son la única estrategia que tiene el pueblo palestino, abandonado completamente por sus dirigentes, como única alternativa para llegar a los acuerdos y satisfacer sus demandas. Los representantes del Gobierno se llenan la boca con palabras vacías de protesta y de condena que no pretenden más que calmar y anestesiar a la opinión pública, haciendo sentir a la población que todos navegan en el mismo barco de la ocupación y el sufrimiento. Por otra parte, Hamas sigue defendiendo el argumento de que la lucha armada es la única vía para enfrentarse a la ocupación militar israelí. Las condenas repetidas por parte de la ANP a los ataques de Israel y a las mismas acciones de Hamas, son una muestra de lo ridícula e impotente que es su política y de cómo se han convertido en actores del show del proceso de paz.

 

Es evidente que la política de Abbás es débil, frágil y ordinaria; basada en una posición de críticas al partido de la oposición, Hamas, y de la claudicación ante la UE y EE UU. Repetidamente condena los ataques a los civiles israelíes pero cuando se trata del asesinato de su propio pueblo calla ante Israel y condena a Hamas. La opinión pública palestina se siente insultada ante esta ingenua neutralidad, unida a los claros lazos de amistad, nunca reconocidos, con los dirigentes americanos e israelíes, que convierte a los palestinos en funcionarios a su servicio pero viéndolos como enemigos para su propio pueblo. Son muchas las voces que exigen la dimisión de Abbás y de todo su gabinete de ministros, lo que no quiere decir que apoyen a Hamas y su política; más bien al contrario, son muy críticos con el partido, especialmente tras la toma de poder por la fuerza de la Franja de Gaza en junio de 2007. Estas voces proclaman la aparición de nuevas alternativas y de un cambio que les devuelva la esperanza de ver la unidad de los palestinos y la creación de un Estado palestino soberano.

 

No hay que olvidar que la ANP está sumergida en la corrupción total por parte de sus dirigentes y cada semana nos llegan nuevas noticias de casos de corrupción; los escándalos dañan a la opinión pública palestina, agravando su desconfianza e incertidumbre en torno a sus dirigentes al ver que no se toma ninguna medida contra los culpables. El presidente Abbas es incapaz de implementar y respetar las leyes.

 

La corrupción lo destruye todo. La mayoría de palestinos acusados de corrupción han empezado a buscar refugio en el extranjero al ver que el barco de palestina empieza a hundirse. El mismo Saeb Ereikat, uno de los integrantes de la mesa de negociación, ha facilitado la caída de la ANP, admitiendo que la popularidad del presidente Abbás ha caído por debajo de los límites de hace un año, tanto por los crecientes niveles de corrupción como por su incapacidad en los procesos de paz.

 

El pueblo palestino está cargado de ira, euforia e indignación ante esta situación, tanto por las agresiones por parte de Israel como por la corrupción y la mala gestión en la ANP y el estancado proceso de paz. No ve ninguna solución al conflicto que satisfaga sus demandas y necesidades y se está perdiendo la idea de un Estado palestino unido para pensar más en la anexión de Gaza a Egipto, la de Cisjordania a Jordania o, simplemente, en eternizar la ocupación militar israelí en todos los territorios.

 

Todos estos elementos conforman el escenario de una lucha perpetua, duradera e interminable, con el continuo sufrimiento de nuestro pueblo. Una tercera Intifada parece inminente; esta vez, contra la ocupación militar israelí y contra la misma Autoridad Nacional palestina.

 

* Mohammad Jadallah es médico, analista y activista palestino. Este artículo ha sido publicado originalmente en el nº 32 de la Revista Pueblos, junio de 2008.

 

Martes 08 de Julio de 2008

LÍDER DE FPLP: “TENEMOS QUE RECONSIDERAR LA TREGUA PORQUE LA SITUACIÓN DE GAZA NO HA CAMBIADO”

 

Por Saed Bannoura - IMEMC News.

Traducido y editado por OICP

Jamil Mizhir, miembro del Comité Central del Frente Popular para la Liberación de palestina (FPLP), pidió hoy reconsiderar la tregua patrocinada por Egipto entre Hamas e Israel, y declaró que la situación en Gaza se ha mantenido sin cambios: el asedio continúa. Las fronteras permanecen cerradas y la ocupación viola reiteradamente la tregua.

 

Mizhir añadió que la ocupación israelí está utilizando esta tregua con el fin de continuar sus ataques en la Ribera Occidental Ocupada.

 

“Debemos reconsiderar la cuestión de la tregua y Egipto debe presionar a Israel para que ponga fin a su violaciones”, Mizhir dijo que “Israel no ha abierto los cruces, excepto para la entrada de productos básicos, no ha aumentado la cantidad de bienes que se deben permitir según lo señalado por la tregua”.

 

También dijo que Israel no permitió la entrada de materiales necesarios para garantizar el funcionamiento de las fábricas y de miles de trabajadores.

 

Al comentar sobre el actual cierre del terminal fronterizo de Rafah, Mizhir dijo que el sufrimiento del pueblo palestino es cada vez mayor, y las personas siguen privadas de sus derechos básicos, como la libertad de circulación.

 

“¿Cuál es la utilidad de esta tregua, si Israel no aplica las condiciones básicas del acuerdo?” y añadió “a nuestros estudiantes todavía se les impide viajar y los pacientes aún están estancados en Gaza”.

 

Refiriéndose al papel de Egipto, Mizhir planteó que Egipto ha hecho esfuerzos, pero Israel sigue violando el acuerdo y sigue en curso su agresión contra el pueblo palestino.

 

Mizhir también dijo que espera que las conversaciones internas palestinas allanarán el camino para poner fin al conflicto y dijo que espera que la visita de Abbas a siria tenga efectos positivos en la reanudación de las conversaciones internas.

 

Añadió que el FPLP y otros grupos están realizando sus máximos esfuerzos para lograr la unidad nacional, y que el FPLP se reunió con dirigentes de Hamas y de Fatah y les ha proporcionado los nombres de los presos políticos en poder de Hamas en Gaza y de Fatah en la Ribera Occidental, pidiendo su liberación.

 

Concluyó que la liberación de los presos será un gran avance para las conversaciones y podría llevar a resultados positivos.

 

Martes 08 de Julio de 2008

UN VÍDEO MUESTRA LA PALIZA DE UNOS COLONOS DE HEBRÓN A UN PALESTINO

 

Por Ricardo Mir De Francia, El Periódico de Catalunya - España

La brutal violencia de los sectores más extremos entre los colonos judíos asentados en Cisjordania volvió a quedar al descubierto este fin de semana. Un grupo de colonos detuvo el sábado a un palestino de 31 años en los montes del sur de Hebrón y, tras atarlo a un poste del teléfono, le dio una paliza durante 40 minutos. Parte de la secuencia fue grabada en vídeo por la organización árabe israelí de derechos humanos Taayush. Ataques de esta naturaleza suelen quedar impunes. Fuentes de la policía israelí informaron de la detención de dos colonos.

 

El vídeo comienza cuando un grupo de soldados acude al lugar del linchamiento. Mientras la víctima, Madahat Abú Kirash, está atada al poste en cunclillas, un colono discute con los militares. Instantes después, llega otro colono, vestido con atuendo religioso y kipá, se encara con un soldado y, tras empujarle, aprovecha para pisar al palestino en las costillas. Según el relato de Abú Kirash, profesor, todo empezó cuando se dirigía con varios agricultores a labrar sus campos en esta región de colinas pedregosas y pobreza extrema. En la distancia, observaron un incendio y, al acercarse para apagarlo, fueron atacados por cuatro colonos del asentamiento salvaje de Asael.

 

SIN APROBACIÓN OFICIAL

Salvaje es el adjetivo empleado por Israel para referirse a las colonias construidas sin aprobación oficial, más de un centenar. También las llaman ilegales para diferenciarlas del resto, a pesar de que todas son ilegales, según la ley internacional, al construirse en territorio ocupado y, en muchas ocasiones, en tierras expropiadas o robadas a sus propietarios palestinos.

 

“Me pegaron por todo el cuerpo durante 40 minutos, especialmente en la cabeza y el estómago”, relató la víctima al diario electrónico Ynet. De acuerdo con su versión, los soldados contemplaron la paliza desde lejos sin actuar y solo al final se acercaron.

Este tipo de agresiones son el pan de cada día en regiones como Hebrón, cuna de los colonos más radicales. El mes pasado, varios de ellos atacaron con bates de béisbol a dos ancianos palestinos y a sus sobrinos por dejar que su rebaño se acercara a los límites del asentamiento. Su violencia es tan habitual que varias oenegés internacionales se dedican a escoltar al colegio a los niños palestinos o a los campesinos durante la recolecta.

 

Los colonos envenenan pozos, talan olivares, asaltan a los escolares y agreden a los pastores. Tampoco se cortan cuando visitan la región diplomáticos extranjeros o políticos israelíes de izquierda. Hace unos días, tiraron cubos de agua hirviendo a una delegación de Meretz, el partido de la izquierda israelí. Esta violencia casi siempre queda impune.

 

Lunes 07 de Julio de 2008

LA SITUACIÓN DE LOS REFUGIADOS BEDUINOS EN CISJORDANIA

 

Por Comité Español de la UNRWA

Es difícil determinar el tamaño exacto de la población beduina. Las asociaciones de beduinos estiman que unos 50.000 de ellos viven en Cisjordania; muchos son refugiados aunque no todos están registrados con la UNRWA. Muchos beduinos aún llevan vidas seminómadas dentro de los confines de unas restricciones cada vez mayores impuestas por el ejército israelí y por las zonas de asentamientos. Otros han sucumbido o han optado por vivir en pueblos generalmente ubicados en la periferia de las áreas palestinas establecidas. Muchas comunidades beduinas se sienten aisladas y abandonadas por la sociedad media palestina y por los políticos, quienes no se están ocupando de sus problemas y necesidades.

 

En las siguientes líneas se destacan los principales problemas inmediatos que afectan actualmente a los refugiados beduinos, entre ellos la sequía y el precio de conseguir agua; la falta de pienso para los animales y su elevado precio; las limitaciones de las tierras de pastoreo; las órdenes de evacuación y demolición; la ausencia de centros sanitarios accesibles y la dificultad en los procedimientos relacionados con los servicios y registro de refugiados en la UNRWA. Asimismo, se detallan los problemas más urgentes dentro de ciertas comunidades de refugiados y las posibles estrategias de intervención que se han sugerido.

 

ENTORNO Y LOCALIZACIÓN

La mayoría de los refugiados beduinos en Cisjordania provienen de la región de Beer Sheva. Después del conflicto de 1948, se asentaron principalmente en los distritos de Hebrón, Belén y Jerusalén, así como en el valle de Jordán, especialmente en los alrededores de Jericó. Los beduinos se dividen en clanes, entre los que se incluyen los Jahalin, Rashayida y Qa’abneh, que a la vez se subdividen en pequeños subclanes familiares. Por ejemplo, el clan de los Jahalin se divide en las familias Abu Darok, Salamat y Saraya.

 

Los clanes y subclanes de beduinos siguen siendo comunidades muy cerradas, lo que supone una dificultad a la hora de recoger datos exhaustivos para las comunidades mixtas de clanes: los Mukhtars (jefes de un clan) no suelen colaborar o contar con los Mukhtars de los pueblos vecinos. Esta falta de un frente unido dentro de la comunidad beduina perjudica los intentos de conseguir ayuda y reconocimiento.

 

Las entrevistas con las comunidades beduinas se llevaron a cabo en las zonas de Ramadin (al sur de Hebrón, en las proximidades de la Línea Verde), Rashayida (Belén); al sur del desierto de Judea, en los alrededores de Ar Rawa’in; en el pueblo de Al Eizariya (Jerusalén); en Arab al Jahalin (entre los asentamientos de Ma’ale Adumim y Kedar); en el área de Abu Daros, en los alrededores de Al Jib y Beit Hanina; en el área de Mu’arrajat (entre Jericó y el pueblo de At Tayba); en Ras el Asin, cerca de Al Auja; en el pueblo de Fasayil en el valle de Jordán; y en los Zfin beduinos, en la llamada seam zone (aquellas tierras entre el Muro de Separación y la Línea Verde), cerca de Qalqiliya.

 

En las entrevistas con las diferentes comunidades beduinas, que se han centrado especialmente en las comunidades de refugiados, se refleja la necesidad de trabajar urgentemente en las siguientes áreas:

 

AGUA

Las comunidades que viven en el sur de Cisjordania, en especial al sur de Hebrón y sur de Belén en el desierto de Judea, se enfrentan a la peor sequía en una generación. Durante el invierno de 2005-2006, hubo escasas precipitaciones en estas zonas ya de por sí áridas; en la actualidad la mayor parte de los pozos del pueblo están vacíos o se encuentran a menos del 20% de su capacidad habitual.

 

El consejo del pueblo de Um Ad Daraj-Az Zuweidin, ubicado en el desierto de Judea al sureste de Hebrón, declaró que en abril de 2006 los pozos del pueblo tenían 30mm de precipitaciones y que la media anual tenía que haber sido de 150 mm. A causa de esto actualmente las comunidades beduinas que viven al sur de Cisjordania se enfrentan a graves problemas con el agua.

 

Muchas comunidades no cuentan con sistemas de canalización por lo que el agua tiene que comprarse y transportarse en camiones cisterna, una medida cara e insostenible debido a su precio: 5 shékels por metro cúbico. Para pagar el agua, las familias tienen que vender su ganado, lo que reduce el número de sus bienes, o comprar a crédito. Sin embargo, muchas comunidades se encuentran actualmente tan consumidas por la deuda que los proveedores están negando los servicios hasta que no se hayan efectuado todos los pagos. Los beduinos del pueblo de Ramadin con los que se ha hablado estiman que cada familia tiene una media de 2.000 dínares jordanos de deuda.

 

Las comunidades también han perdido muchos animales debido a la sequía. En febrero de 2006, los beduinos de Abu Mousa, al sur de Ar Rawa’in en el desierto de Judea, perdieron entre 5 y 6 corderos al día debido a las extremas condiciones del tiempo. Esto se vio empeorado por el hecho de que algunos beduinos, principalmente refugiados en esta región, fueron apartados de las tierras de pastoreo por el ejército israelí durante la época de parición de las ovejas.

 

Los efectos de la sequía no sólo afectan a los beduinos y a los refugiados, sino a todos aquellos que dependen de la tierra, incluyendo miles de personas que viven en las cuevas y los fellahin (agricultores) de la zona. Tan graves son los problemas que muchos están considerando vender todos sus rebaños y abandonar su vida seminómada, clara señal de la desesperación de las comunidades. Se necesita ayuda urgentemente. Las comunidades no pueden permitirse comprar agua al precio de mercado y necesitan cierta ayuda económica como apoyo al dinero con el que viven.

 

Todos los refugiados con los que se han mantenido conversaciones en las comunidades de Ramadin; Arab Ar Rashayida; Ar Rawa’in al sur del desierto de Judea; las zonas de Hathaleen y Hameeda An Najeda; Al Eizariya; Bir Nabala; Ras al Ein; Jericó y Fasayil, han manifestado la urgente necesidad de ayuda con el agua.

 

PIENSO PARA ANIMALES

La sequía ha llevado de nuevo a la escasez de tierras de pastoreo, especialmente en la zona sur de las montañas de Hebrón y el desierto de Judea; como resultado, los beduinos tienen que comprar cantidades considerables de pienso que no pueden permitirse pagar. Al igual que sucede con la crisis para pagar el agua, las comunidades venden su ganado o compran pienso a crédito. De nuevo y es comprensible, algunos proveedores no quieren continuar vendiéndoles si no les pagan.

 

Algunas comunidades han abandonado sus tradicionales khirbets (pequeñas aldeas) y tierras de pastoreo, y se han ido al norte en busca de tierras de pasto naturales. Un ejemplo son los refugiados beduinos Abu Mousa, situados varios kilómetros al sur del pueblo de Ar Rawa’in. La comunidad, de entre unos 200-300 refugiados, vive normalmente todo el año en la zona de Immartadah, y aunque de forma regular se ven sometidos al hostigamiento del ejército israelí, confiscación de animales y demoliciones, han conseguido permanecer en la zona. Sin embargo, durante marzo de 2006, toda la comunidad emigró hacia Ar Rawa’in al norte, con la esperanza de encontrar tierras para pastar y un mejor acceso al agua, pues esta zona cuenta con canalizaciones. Esto supuso una carga mayor para la comunidad existente y causó rivalidad sobre el acceso a la tierra y servicios. Las tierras de pastoreo de esta zona no son mucho mejores que en el sur, y en abril de 2006 varias familias del área de Wadi Ghar del pueblo de Ar Rawa’in, metieron a sus animales en un camión (pagando 1.000 shékels por camión) y los transportaron a la región de Nablus en busca de tierras.

 

También existen casos de familias de otras zonas, como los Jahalin en el área de Al Eizariya, cerca del asentamiento de Ma’ale Adumim, que transportaron sus animales a la región de Nablus. Aunque esta es una medida cara y drástica, muchas familias piensan que no hay otra alternativa si quieren seguir con sus vidas seminómadas.

 

ACCESO A LA TIERRA, RESTRICCIONES Y DEMOLICIONES

Además del problema del acceso a tierras improductivas, las tierras para pastoreo se están viendo limitadas por el ejército israelí por la ampliación de los asentamientos y puestos militares ilegales. Esto añade más presión al estilo de vida beduino así como incrementa los efectos de la sequía. El ejército israelí ha declarado muchas áreas en el sur del desierto de Judea y valle de Jordán como zonas militares cerradas, aunque en la mayoría de los lugares no existen carteles que indiquen este estado.

 

Extensas zonas al sur y este del desierto de Judea se encuentran oficialmente prohibidas a los beduinos, aunque estos siguen utilizando muchas zonas como pasto cautelosamente, pues no tienen lugares alternativos donde acudir. Si se les descubre, pueden ser detenidos, su ganado confiscado y sus refugios demolidos.

 

Otras áreas tradicionales de los beduinos están siendo desalojadas para la ampliación de los asentamientos. Inextricablemente conectado a esto, se encuentra la política de demolición de las autoridades israelíes de todas las construcciones hechas sin permiso en el Área C.

 

ARAB AR RASHAYIDA Y SUR DEL DESIERTO DE JUDEA

En el pasado, los beduinos Rashayida que vivían en Arab ar Rashayida y las zonas al sur del desierto, tenían acceso libre a la zona sur del desierto de Judea, al sur de Ar Rawa’in hacia Rujm en Naqa y Ein Gedi. Sin embargo, durante los últimos dos años, el hostigamiento de las Fuerzas de Defensa de Israel ha aumentado y en el año 2005 se llevaron a cabo diversas demoliciones en las áreas de refugiados beduinos al sur de la antigua base jordana en Immartadah. Desde entonces los refugiados al sur del desierto de Judea han vivido con el temor constante de sufrir más demoliciones y se han desplazado de forma regular para evitar las patrullas itinerantes del ejército israelí.

 

Muchas familias del pueblo Ar Rawa’in solían pasar los meses de invierno en Wadi Ghar, pero en noviembre de 2005 el ejército israelí dio órdenes de evacuación a varias familias. En enero de 2006 cuatro viviendas de familias beduinas fueron demolidas, y además se mató a varios de sus animales y se confiscaron varias de sus herramientas. Otras familias se arriesgaron a permanecer en el valle hasta que en abril de 2006 tuvieron que marcharse debido a la aridez de las tierras. Varias de estas familias se desplazaron a las áreas de Nablus, otras a Ar Rawa’in.

 

AT  GIGA

El aislado pueblo de At Giga ubicado a 4km al sureste de Hameeda An Najada y cercano a la Línea Verde también ha sufrido demoliciones recientemente. El pueblo lo componen 30 familias de las cuales doce son refugiadas registradas. El pueblo se encontraba antiguamente en Israel pero en 1948 fue desarraigado por completo y desplazado 400 m hacia el interior de Cisjordania. Hace tres años, el ejército israelí demolió por completo el pueblo, pero los aldeanos han vuelto y reconstruyeron sus casas en la zona.

 

Desde la reconstrucción de cada edificio, incluyendo la escuela y la mezquita, se han recibido órdenes de demolición. Las últimas se recibieron en abril de 2006 y ahora las familias viven con el constante temor de sufrir las demoliciones en cualquier momento. En la actualidad, muchos beduinos llevan a pastar a sus animales a Israel, pues tienen acceso limitado en Cisjordania, pero son conscientes de que si se descubren los rebaños, estos serán confiscados.

 

REFUGIADOS EN LA BARRERA DEL ASENTAMIENTO DE KARMEL

Unos 100 refugiados beduinos registrados en la UNRWA viven cerca de la barrera del asentamiento de Karmel, frente a la carretera 317. Todos ellos son miembros de la familia Il Hadeel y en junio de 2005 recibieron órdenes de demolición de varios de sus refugios. Si las demoliciones se llevan a cabo, siete familias de refugiados, sumando un total de entre 35 y 40 personas, se quedarán sin hogar. El caso está actualmente en manos de los tribunales. Esta familia ha vivido aquí desde 1948, y proviene originalmente de Arad.

 

Existen aproximadamente veinte órdenes de demolición, recibidas a principios de 2005, en las cercanas áreas de Hameeda An Najada y Khashem Ad Daraj-Hathaleen. La zona alberga un total de unos 4.000 beduinos, parte de ellos refugiados y otra parte no refugiados, ambos grupos enfrentándose tanto a los problemas de las demoliciones como a los problemas con el agua y el pienso para animales mencionados anteriormente.

 

ÁREA DE AL EIZARIYA

La comunidad beduina de Al Eizariya ha sufrido desplazamientos y demoliciones debido a la ampliación del asentamiento de Ma’ale Adumim y la construcción de la barrera. Unas 250 familias beduinas, todas ellas refugiadas y la mayoría registradas, viven ahora en “al Jabal”, en las afueras de El Eizariya.

 

Anteriormente en 1997, sin previo aviso, el ejército israelí demolió las casas y construcciones de 35 familias beduinas Salamat-Jahalin que vivían de la tierra, y que ahora es Ma’ale Adumim. El ejército israelí llegó una mañana, acordonó la zona y transportó las posesiones de los beduinos a “al Jabal”. Los beduinos se negaron a desplazarse y pasaron nueve noches durmiendo en el suelo mientras un abogado israelí llevaba el caso a los tribunales. El tribunal sentenció que el ejército israelí no podía desplazarles sin encontrar antes unas tierras alternativas. El ejército israelí se vio obligado a negociar con los beduinos y como consecuencia se acordó una oferta de compensación.

 

Cada familia recibió entre medio y un dunum y medio (unidad de superficie equivalente a 1.000 m2), de tierra y entre 15.000 y 38.000 shékels dependiendo del tamaño de la familia, para reubicarlas en “al Jabal”, una pequeña montaña entre el pueblo de El Eizariya y un vertedero cercano. Las 35 familias, todas refugiadas y la mayoría registradas en la UNRWA, se desplazaron a este lugar entre 1999 y 2000 después de haber recibido las compensaciones. Desde entonces más familias beduinas que viven en los alrededores han recibido órdenes de evacuación y demolición para dejar sitio a la ampliación de Ma’ale Adumim, y ahora 250 familias, las últimas llegadas en 2003, se encuentran hacinadas en las tierras de “al Jabal”. La montaña está atestada y no hay espacio para guardar los animales, por lo que muchas familias tienen que vender su ganado y buscar trabajos de baja categoría en los asentamientos o pueblos cercanos.

 

La propiedad de la tierra es un problema de gran importancia. Según las autoridades israelíes, la tierra que se dio a los beduinos, en arrendamientos a 98 años, era tierra del Estado. Sin embargo, los habitantes de Abu Dis la reclaman como suya, aunque no poseen documentos que lo prueben ante un tribunal. A los Jahalin les preocupa que cuando se termine la barrera alrededor del asentamiento de Ma’ale Adumim se encontrarán en la zona cisjordana y entonces las familias Abu Dis reclamarán su tierra y serán de nuevo desplazados, pero esta vez sin ninguna compensación.

 

Además de este desplazamiento, en septiembre y octubre de 2005, otras 140 familias (55 pertenecientes al clan Salamot y 85 al clan Sayara) recibieron órdenes de evacuación de las tierras entre “al Jaba” y Ma’ale Adumim, y entre los asentamientos de Ma’ale Adumim Kedar eb Wadi Abu Hindi. Todas las familias son refugiadas aunque no todas ellas están registradas en la UNRWA. Un abogado israelí ha aceptado el caso en nombre de la comunidad y se han comenzado las negociaciones.

 

Las Fuerzas de Defensa de Israel quieren desplazar a las familias a otra montaña situada entre el vertedero y el pueblo de As Sawahira ash Sharqiya, pero los beduinos se niegan a ello porque las tierras pertenecen al pueblo de Sawahira y no habrá lugar suficiente para las nuevas casas, ni tierras para el pasto de los animales. Los beduinos no quieren ser como las familias que viven en las montañas, quienes se han visto obligadas a abandonar su tradicional forma de vida y cambiar a un estilo de vida semi-urbano.

 

El ejército israelí ha propuesto otra opción: reubicar a las familias en las tierras entre Mishor Adumim y Jericó. Esta zona se encuentra lejos de otros pueblos y comodidades y las tierras de pastoreo se verían limitadas por la carretera 1 y la base militar al sur. Los beduinos no quieren aceptar una compensación de las autoridades israelíes y desean quedarse donde se encuentran actualmente, donde han vivido desde 1948.

 

Existen un total de 2.000 beduinos Jahalin, la mayoría refugiados registrados, en los alrededores de Ma’ale Adumim, y todos ellos se verán en algún momento desplazados por el ejército israelí a zonas fuera de la burbuja de Ma’ale Adumim. Actualmente están pagando un representante jurídico, pero resulta demasiado caro y están buscando ayuda exterior. Igualmente les gustaría conocer qué acciones tomará la UNRWA si se ven desplazados y qué nuevos servicios se establecerán en una futura localización especialmente si se encuentra muy lejana a los limitados servicios que ahora existen. También hay beduinos Jahalin que viven en la Ruta 1, cuya situación necesita una nueva evaluación.

 

EL PUEBLO DE FASAYIL

El 8 de febrero de 2006 el pueblo de Fasayil en el valle de Jordán sufrió varias demoliciones. Los beduinos, muchos de ellos refugiados, han vivido en este lugar desde la década de 1980, pero en los últimos dos años han sufrido de forma continua los hostigamientos el ejército israelí para desocupar la zona.

 

Algunos de los refugios recibieron órdenes de demolición entre 2003 y 2004, y en septiembre de 2005 el ejército israelí demolió los refugios de ocho familias en el mismo lugar. Aunque los reconstruyeron, en diciembre de 2005 el ejército israelí volvió y dieron a las familias 45 días para desalojar la zona. El 8 de febrero de 2006 llegó el ejército israelí y demolió las casas y refugios para los animales. Algunos de los beduinos desmantelaron sus propios refugios para evitar los destrozos del ejército israelí. Diecinueve familias se vieron afectadas, de las cuales ocho desmantelaron sus propios refugios para evitar que el ejército israelí destrozara sus otras posesiones. De las otras once familias, ocho eran beduinas refugiadas. Como algunas de las familias refugiadas estaban registradas en Belén y no en Jericó, no recibieron la ayuda de la UNRWA, lo que causó ciertos enfrentamientos entre las familias. Los refugiados han conseguido reconstruir algunos de los refugios en el mismo lugar, otros viven en tiendas y no tienen intención de marcharse de la zona, colindante con otros 200 beduinos aproximadamente que también han vivido en la zona desde la década de 1980.

 

ACCESO A CENTROS DE SALUD

Todas las comunidades de beduinos refugiadas con las que ha hablado la UNRWA han hecho hincapié en la falta de centros de salud y en la creciente necesidad de atención sanitaria dadas sus condiciones de vida cada vez peores, especialmente debido a la falta de suministros de agua tratada en muchas zonas. El personal sanitario con el que ha hablado la UNRWA ha venido notando un mayor aumento de las enfermedades producidas por el agua en mal estado, especialmente en las zonas periféricas. Se espera que durante los meses de verano, la salud de muchas comunidades empeore aún más.

 

Las grandes áreas de refugiados beduinos al sur del desierto de Judea carecen de centros de salud permanentes en sus alrededores y normalmente reciben el servicio de una clínica de la UNRWA o de las autoridades palestinas una vez a la semana o cada dos semanas. Esto es lo que ocurre en las zonas de Hameeda An Najada y Ar Rawain, y en la zona sur del desierto.

 

Los refugiados beduinos en el área de Al Eizariya están registrados en la UNRWA, pero en la Ciudad Vieja de Jerusalén, y ahora que se ha construido la barrera, tienen graves problemas para acceder a los centros de salud; los beduinos refugiados en Mu’arrajat y Ras el Ein no tienen fácil acceso a estos servicios en ninguna dirección.

 

Todas las comunidades han pedido a la UNRWA que reconsidere su política de salud con respecto a ellos y que establezca más puntos de salud y clínicas móviles para las zonas más aisladas.

 

ÁREAS DE AT GIGA Y HAMEEDA AN NAJADA

At Giga se encuentra a 4 Km. al sureste de Hameeda An Najada, muy cercana a la Línea Verde. El pueblo alberga a 30 familias, de las cuales 12 son refugiadas registradas. No existen centros sanitarios. El punto más cercano es una clínica palestina móvil que pasa una vez a la semana durante solo 2 horas en Hameeda An Najada. En el pueblo vive un hombre refugiado que está paralizado de cuello hacia abajo y necesita atención médica constante. Depende de la buena voluntad de los otros vecinos para que le lleven al centro de Yatta. También necesita urgentemente una silla de ruedas. Serían de gran ayuda en esta región las visitas del equipo sanitario móvil de la UNRWA.

 

El incidente acontecido el 2 de marzo de 2006 refleja la necesidad de instalaciones sanitarias en esta zona, cuando una mujer mayor refugiada fue atacada cerca de su casa por personas del asentamiento de Karmel, al lado de la valla que separa el asentamiento. En el incidente, a la mujer le rompieron una pierna y aunque el ejército israelí estaba cerca, nadie le ofreció ayuda médica. Unos niños la llevaron arrastrando hasta su casa y un vecino la llevó en coche hasta el centro de salud de Yatta.

 

Se suma a lo anterior la falta de centros de salud en los pueblos vecinos de Najada, Hathaleen, Um Malhere y Zuweidin, todos ellos con poblaciones de refugiados parciales que están sufriendo gravemente por los efectos de la sequía. Las clínicas de las autoridades palestinas de estos pueblos solo abren una vez a la semana durante un par de horas. Fuera de este horario los habitantes de los pueblos, más de 4.000 personas, tienen que desplazarse hasta Yatta para recibir asistencia sanitaria, y para ello tienen que pasar el asentamiento y cruzar la carretera 317, lo que resulta un problema y continuará siéndolo hasta que se coloque la barrera en esta carretera.

 

ÁREA DE AL EIZARIYA (JERUSALÉN)

En su mayoría los beduinos de Al Eizariya, que suman varios miles en total y muchos de ellos refugiados en la UNRWA, están registrados para recibir asistencia sanitaria en la Vieja Ciudad de Jerusalén. Sin embargo, con la construcción de la barrera alrededor de Jerusalén, es difícil acceder a estos servicios. Recientemente el ejército israelí ha prohibido entrar a varias mujeres que intentaban cruzar la barrera para ir al centro de salud. Ahora las familias tienen que pagar por asistencia sanitaria que no pueden permitirse, lo que resulta una carga extra a las ya difíciles condiciones en las que viven, especialmente debido a la sequía de este año y los gastos extras para pagar el pienso de los animales y el agua.

 

La comunidad pidió que el equipo sanitario móvil de la UNRWA visite las zonas beduinas que se encuentran alrededor del pueblo de Al Eizariya y los asentamientos de Ma’ale Adumim y Kedar hasta que se pueda llegar a una solución permanente como son los puntos de salud.

 

ÁREAS DE MU’ARRAJAT Y RAS EL EIN

El área de Mu’arrajat ubicada a lo largo de la carretera 409 entre el pueblo de At Tayba y Jericó la componen varias zonas separadas de beduinos refugiados. La mayor parte de las familias pertenece al clan Qa’abneh y están registradas en Jericó, Ramala o la Vieja Ciudad de Jerusalén. No existen centros de salud cercanos, y aquellos que se encuentran registrados en Jerusalén tienen los mismos problemas que los beduinos de Al Eizariya, con la carga añadida de la distancia y más puntos de control militares, que también suponen un problema para los que se dirigen a Ramala o Jericó.

 

Las áreas beduinas de Ras El Ein cuentan con una mayoría de refugiados principalmente registrados en Jericó o Ramalá. Sin embargo, no pueden abandonar la zona sin pasar antes por el punto de control de Yitav, por lo que a menudo tienen problemas en el control de An Nuwei’ma cuando intentan entrar en Jericó. La alternativa es un centro de salud privado en Al Auja. El acceso a la asistencia sanitaria es un gran problema para las comunidades de estas áreas; las visitas de centros de salud móviles podrían ser parte de la solución.

 

EDUCACIÓN

La mayoría de las áreas beduinas que se han visitado cuentan con escuelas y la mayor parte de los niños refugiados asisten a las instalaciones disponibles. Sin embargo, con frecuencia las distancias a las escuelas son agotadoras, especialmente para los más pequeños, y en general no existen medios de transporte o tiene que contratarse un medio privado.

 

Los niños del pueblo de At Giga (al sur del desierto de Judea) caminan 4km cada día por terrenos irregulares pues no existe medio de transporte. Los niños de primaria se quedan en el pueblo pero la escuela construida recientemente tiene una orden de demolición y si se lleva a cabo estos niños también tendrán que caminar largas distancias para ir a otra escuela.

 

Los niños beduinos de las áreas de Ras El Ein asisten a la Escuela Básica de la UNRWA en Al Auja y cada día tienen que pagar un taxi que les lleve. Sin embargo, todos los días el mini bus sufre retrasos en el punto de control de Yitav y los niños llegan tarde con frecuencia. El transporte es caro y en el autobús los niños van hacinados. Debería estudiarse el problema del transporte escolar para los niños refugiados beduinos, especialmente hacia las escuelas de la UNRWA.

 

Los niños beduinos refugiados que van a escuelas donde son una minoría, a menudo tienen problemas para integrarse y ser aceptados por los otros niños. Esto conlleva una alta tasa de abandono escolar en estas zonas. Un ejemplo de esto son los niños beduinos Salfit: 10 de ellos iban a la escuela palestina en Salfit, pero ahora tienen una pequeña escuela privada montada en una tienda en su propia comunidad. Aunque reciben fondos privados, actualmente esta situación no es sostenible y se necesita una solución alternativa para los niños. Muchos niños beduinos refugiados necesitan ayuda para integrarse en el nuevo sistema escolar establecido.

 

REGISTRO DE REFUGIADOS

 

ZFIM

En la zona interior entre el Muro y la Línea Verde (la llamada seam zone), al norte de Qalqiya, viven 100 beduinos refugiados, entre el muro y el asentamiento de Zfim. Son la familia Jihadmi, originarios del área de Ramadin. Esta área es oficialmente conocida como Arab ar Ramadin ash Shamali y estos beduinos son parientes de los que viven en el otro lado, justo al sur del punto de control de la Línea Verde de Jaljoulia en Arab ar Ramadin al Janu y Arab Abu Farda.

 

Cada viaje a la oficina de la UNRWA en Nablus les cuesta a los refugiados 50 shékels, y pueden tardar hasta cuatro horas debido a los puntos de control. Por esto se estima que un 25% de la población refugiada de Zfim no está registrada. Sería muy útil si se pudiera concertar una reunión con un representante en Qalqiliya para intentar solucionar este problema.

 

FASAYIL – VALLE DE JORDÁN

Como se ha indicado en el apartado anterior sobre las demoliciones, el 8 de febrero de 2006 el ejército israelí demolió varios refugios de beduinos refugiados en Fasayil por estar construidos ilegalmente en las tierras del Área C, aunque la comunidad llevaba viviendo allí desde la década de 1980.

 

HOSTIGAMIENTO DE LOS ASENTAMIENTOS

Existen una serie de problemas para los beduinos relacionados con las gentes de los asentamientos: muchas zonas de refugiados beduinos se encuentran en los alrededores por lo que el acceso se ha visto limitado o se ha vuelto peligroso debido a la presencia de los asentamientos y los puestos militares ilegales. Un ejemplo de esto es el área de Om il Hair cerca de la barrera del asentamiento de Karmel.

 

REFUGIADOS EN LA BARRERA DEL ASENTAMIENTO DE KARMEL

Los refugiados beduinos en esta zona solían vivir de la tierra que ahora es el asentamiento. Fueron desahuciados en la década de 1980. Desde entonces se han visto sometidos a hostigamientos continuos y despiadados, amenazas y abusos físicos. El incidente más reciente ocurrió el 2 de marzo de 2006 cuando una mujer mayor, una refugiada registrada en la UNRWA, fue atacada físicamente por miembros del asentamiento, quienes le rompieron la pierna mientras caminaba cerca de su casa. Estas personas sólo pararon cuando llegó el ejército israelí e intervino. Se presentó una denuncia en la policía israelí, pero como suele ser habitual, no se ha recibido ninguna respuesta y sin duda no se actuará contra los atacantes. En 2005 miembros del asentamiento de Karmel robaron veinticinco ovejas; también ha aumentado recientemente el número de asaltos. El objetivo de estas personas es incorporar las tierras beduinas a la extensión del asentamiento.

 

Lunes 07 de Julio de 2008

SABRA-CHATILA. SUPERVIVIENTES OLVIDADOS

 

Por Mikel Ayestarán, ABC Madrid - España

“Nos obligaron a estar de pie sobre los cadáveres de nuestros propios vecinos. Mi hermana quiso tapar mis ojos, pero un soldado se lo prohibió porque querían que viéramos lo que estaba ocurriendo”. Amina Sakaa es una superviviente de la matanza de Sabra y Chatila. Nunca olvidará aquellos 16, 17 y 18 de septiembre de 1982 en los que la Falange Cristiana, con el consentimiento del Ejército de Israel, dirigido por el entonces Ministro de Defensa, Ariel Sharon, entró a estos dos campos de refugiados situados en Beirut y masacró a miles de personas.

 

No hay datos concretos sobre el número de muertos, de cuatrocientos, según los libaneses, hasta los cuatro mil que aseguran los palestinos. Como ocurre con todo en Líbano, en vez de recordar y buscar el perdón entre comunidades, se dedicó un parque a los caídos y punto y final, como si nada hubiera ocurrido en este suceso que Naciones Unidas reconoce como «genocidio».

 

Del mítico campo de Sabra sólo quedan los cuatro edificios del antiguo hospital Gaza, uno de los mayores logros de la Organización por la Liberación de palestina (OLP) hoy convertido en una verdadera colmena humana. Mil familias ocupan las habitaciones, quirófanos y demás instalaciones del centro. Hacinados, rodeados de basura, sin luz ni agua corriente, sobreviven como animales. Chatila, por su parte, mantiene su estatus de campo de refugiados y, según datos de Naciones Unidas, allí viven 8.370 personas registradas, y al menos otras tres mil sin control alguno.

 

El número de palestinos crece —ya son casi medio millón, más del diez por ciento de la población del Líbano—, pero ahora tienen menos espacio que en 1948, cuando los israelíes ocuparon sus casas y les echaron de su tierra. De los dieciséis campos originales, quedan doce. Tres fueron destruidos durante la guerra de los campos y recientemente, en la lucha entre el Ejército libanés y Fatah al Islam, Nahr al-Bared fue reducido a escombros. “Después de sesenta años, nuestras condiciones han empeorado. Somos más, pero no tenemos derecho a un solo metro cuadrado extra, ni a levantar nuevas casas en los campos”, lamenta el analista palestino, Gaby Jammal.

 

LEYES ESTRICTAS

La legislación libanesa es estricta respecto a los palestinos. Con la premisa de que “no se asienten y terminen olvidándose de que algún día volverán a su tierra”, aseguran diferentes abogados consultados, esta dureza se traduce en que no pueden desempeñar 82 oficios, no tienen derecho a comprar una casa, ni a formar una empresa o una ONG… Todo esto ha generado una situación de doble moral que emplean los libaneses para conseguir mano de obra cualificada a mitad de precio, o prestar sus nombres para que ciudadanos palestinos puedan emprender nuevos negocios. “He nacido en Líbano, pero nunca seré libanés. Soy médico, pero tengo que trabajar sin contrato, ni seguro, porque un palestino no puede ejercer la Medicina en Líbano. Así que el dueño del Hospital me paga menos que a un auxiliar de enfermería libanés. Aun y todo, es mejor que estar en los campos”, señala un doctor que prefiere mantener el anonimato.

 

La lista de empleos vetados a palestinos va desde ingenieros, médicos o abogados hasta porteros de edificios o asistentes de oficina, todo ello en nombre de la seguridad nacional. Una mujer libanesa casada con un hombre palestino no pasa la ciudadanía a sus hijos, sí a la inversa; los palestinos que quieren ir a la universidad deben pagar tasa más altas… “Los cristianos tienen miedo a que seamos ciudadanos de pleno derecho porque esto supondría la ruptura del equilibrio de sectas en el país. A nadie le importan los derechos humanos, es un juego político. Estamos en peor situación que los que viven en siria y Jordania”, se lamenta Bassam Jamil Hubeichi, director de la Organización palestina de Derechos Humanos en el campo de Mar Elías.

 

Privados del acceso al trabajo, sanidad y educación, los refugiados palestinos viven sumidos en la miseria, dependiendo de la ayuda internacional. La UNRWA (organismo de Naciones Unidas para el auxilio de los refugiados palestinos) estima que más del sesenta por ciento vive por debajo de la línea de pobreza. Las constantes denuncias, sin embargo, no han servido para mejorar sus condiciones de vida.

 

MILICIAS EN LOS CAMPOS

Los campos son como pequeños guetos, pero la presión social libanesa atraviesa sus límites. Aunque la mayoría es suní, los carteles y banderas que comparten espacio con las fotos de Arafat y los líderes de Hamás, son las de Hizbolá, la gran formación chií libanesa. Los rumores que apuntaban a un posible reclutamiento de milicianos palestinos para luchar del lado suní en la última confrontación entre gobierno y oposición, que acabó con la toma del Oeste de Beirut por parte del “Partido de Dios”, eran falsos. Hasán Nasralah es un héroe para los palestinos y Hizbolá un modelo para la resistencia frente a Israel, además de un importante apoyo económico para la maltrecha economía de los refugiados. Las fotos del clérigo están en cada calle de Chatila, un campo situado a apenas unos minutos caminando de Dahia, el auténtico feudo chií del país.

 

“La clave está en no volver a las armas, no cometer los errores de los ochenta cuando Arafat y sus hombres controlaban el país. Lo que hoy sufrimos es consecuencia de aquello”, asegura el nuevo responsable de seguridad de un campo que hoy es un modelo para el resto porque ha logrado confeccionar patrullas de seguridad internas compuestas por miembros de todas las facciones palestinas.

 

Ni la Policía, ni el Ejército libanés tienen acceso a los campos. La seguridad es competencia estricta de los propios palestinos, que debido a la extrema pobreza se enfrenta ahora también al narcotráfico y a la llegada de grupos extremistas cuyas ideas calan rápidamente entre una juventud desanimada por el futuro que les espera en Líbano, tal y como ocurrió en Nahar al-Bared. Sesenta años después de su expulsión de palestina y veintiséis años después del genocidio de Sabra y Chatila, los palestinos siguen transmitiendo de generación en generación el sueño de la vuelta a casa, un sueño que se convierte en pesadilla en cada campo de refugiados

 

Lunes 07 de Julio de 2008

LAS DIFICULTADES PERSISTEN EN LOS TERRITORIOS PALESTINOS OCUPADOS: LAS TRABAS ISRAELÍES IMPIDEN QUE LA ECONOMÍA CISJORDANA DESPEGUE

 

Por Ricardo Mir de Francia, El Periódico de Cataluña, España

• El Ejército ha erigido 607 barreras en un territorio similar a Tarragona provincia

• Occidente solo ha entregado el 10% de la ayuda prometida para reforzar a Abbás

 

Al poner el pie en Ramalá, la capital administrativa de la Cisjordania palestina, se aprecia un aparente dinamismo económico. Desde la conferencia de Annápolis, que relanzó el proceso de paz con Israel en noviembre del 2007, se han abierto algunos bares y se están construyendo miles de viviendas, tres hospitales y un parque. Pero es una impresión engañosa, según Mohammed Shtayye, presidente del Consejo Económico Palestino de Desarrollo y Reconstrucción. “Solo crece el sector inmobiliario porque es el único negocio seguro. El resto de los proyectos son anteriores a Annápolis”, afirma.

 

A su juicio, hay un abismo entre la realidad y los vaticinios de desarrollo proyectados por Occidente en Annápolis y sus ramificaciones financieras -la conferencia de donantes de París y la de inversores de Belén-. “Las tres son círculos interrelacionados. París y Belén se hicieron asumiendo que habría progreso político, pero al no haberlo, las inversiones privadas no llegan”. Tampoco lo ha hecho al ritmo esperado el dinero de los donantes. De los 5.100 millones de euros a tres años prometidos en París, solo ha llegado a Ramalá un 10%, y todo se ha destinado al pago de los funcionarios de la Autoridad Nacional palestina. Ni un céntimo ha ido a proyectos.

 

El gran problema de la economía palestina sigue siendo, según el Banco Mundial, las restricciones al movimiento de personas y mercancías impuestas por Israel. Solo en la Cisjordania ocupada, equivalente en tamaño a la provincia de Tarragona, hay 607 controles y barreras, una cifra en aumento desde Annápolis.

 

BARRERAS QUE FRAGMENTAN

Estos controles desconectan ciudades de pueblos y junto a los asentamientos, las carreteras para colonos y las bases militares, fragmentan el territorio. Para comerciar con Israel, destino del 90% de la producción palestina, hay que esperar horas y vaciar las cargas de los camiones, un proceso que dispara los costes.

 

Tampoco es fácil exportar al extranjero. Las mercancías palestinas esperan días y semanas en los puertos israelíes para superar las inspecciones y el papeleo burocrático. La cervecera Taybeh ha optado por dejar de exportar. “Hemos rechazado contratos de Canadá, EE.UU. y Sudáfrica porque nos hacen la vida imposible en las aduanas”, asegura Maria Khoury en la fábrica familiar.

 

Siete meses después de Annápolis, donde se prometió revitalizar la economía cisjordana para reforzar al presidente Abbás y demostrar en Gaza los beneficios de apoyar a los moderados frente a los radicales de Hamás, los resultados son descorazonadores. El crecimiento no supera el 1% del PIB y el paro solo ha bajado dos décimas, hasta situarse en el 19%. Únicamente ha reflotado el turismo “al aumentar la percepción de seguridad en el extranjero”, según el empresario hostelero Elías Elharja.

 

La empresa privada aguarda algún gesto de Israel, tras el optimismo generado por el foro de inversores de Belén que promovió Tony Blair, enviado del Cuarteto. Allí se cerraron contratos por valor de 900 millones de euros, pero muchos siguen en cuarentena. “Israel niega el visado para regresar a varios empresarios extranjeros que acudieron a Belén”, dice Mohammed Shtayye.

 

Tampoco autoriza desde hace dos años la frecuencia de Wataniya, la segunda operadora de móviles palestina. En juego están 2.500 empleos. Ni siquiera despegan los proyectos abanderados por Blair: un parque agroindustrial en Jericó y otro industrial en Yenín.

 

Domingo 6 de Julio de 2008

¿HABRÁ O NO HABRÁ?

 

Por Juan Gelman

¿Guerra con Irán? Los “halcones-gallina” la quieren antes de que W. Bush termine su mandato, en enero del 2009. Pese a las genuflexiones de Obama ante el Comité estadounidense-israelí de asuntos públicos (AIPAC, por sus siglas en inglés), el poderoso lobby pro-Israel no le cree mucho. Tampoco Tel Aviv y las dos instancias actúan como pinza para que el ataque se produzca. Durante su disputa con Hillary Clinton por la candidatura del Partido Demócrata, el probable futuro presidente de EE.UU. habló de reunirse con el presidente iraní para zanjar las diferencias mediante negociaciones diplomáticas. Corrido abruptamente al centro, Obama ha atenuado no poco tal posibilidad, pero lo dicho, dicho está. Y, se sabe, la confianza mata al hombre.

 

La fuerza aérea israelí llevó a cabo el mes pasado una maniobra masiva sobre el Mediterráneo oriental y Grecia, que sería el simulacro de un bombardeo a Irán. El mismo día en que el New York Times publicaba esta información –20 de junio—, el primer ministro de Israel Ehud Olmert se reunía secretamente con el coronel (R) Aviam Sela. Este aviador no es cualquier aviador: fue el cerebro de la operación que destruyó el reactor nuclear iraquí de Osirak en 1981. Según fuentes israelíes, Olmert habría consultado a Sela sobre la posibilidad de un operativo similar contra Irán (Ma’ariv, 22-6-08). No sorprende: en su discurso ante el AIPAC, Olmert llamó a “la comunidad internacional” a tomar “medidas drásticas” contra Irán (www.mfa.gov.il, 3-6-08). El viceprimer ministro israelí Shaul Mofaz fue más lejos: señaló que el ataque contra Irán es “inevitable” (Reuters, 6-6-08).

 

La razón que se esgrime es siempre la misma, pero ahora se cocina con carbones de histeria: Tel Aviv proclama que Irán poseerá bombas nucleares en un par de años y que es imprescindible impedirlo, aunque los 16 servicios de Inteligencia norteamericanos han coincidido en que Teherán cesó su programa de producción de la bomba en el año 2003. Pero una cosa fue destruir un reactor nuclear en Irak –un solo blanco– y otra muy distinta bombardear las dispersas y subterráneas instalaciones nucleares iraníes. Israel necesita la intervención de su socio mayor, EE.UU., y del tema se ocupa el AIPAC junto con el vicepresidente Dick Cheney. Por lo pronto, la Casa Blanca aumentó en 170.000 millones de dólares la ayuda militar a Tel Aviv. Y el lobby pro-israelí está trabajando duro para que el Congreso apruebe la imposición de un bloqueo naval a Irán.

 

Se trata del proyecto de resolución 580 del Senado y 362 de la Cámara de Representantes, cuya aprobación el AIPAC y Tel Aviv consideran decisiva. La medida cuenta ya con el patrocinio de 30 senadores y de 220 representantes de los dos partidos. Su texto es hipócrita: proclama que “nada de esta resolución se entenderá como una autorización para llevar a cabo una acción militar”, pero declara que el Congreso solicita al presidente “que encabece un esfuerzo internacional para aumentar inmediata y dramáticamente la presión sobre Teherán a fin de que suspenda de manera verificable sus actividades de enriquecimiento de uranio, entre otras cosas prohibiendo la exportación de productos petroquímicos a Irán” (www.govtrak.us/congress, 2-6-08).

 

Teherán anunció que, en el caso de un ataque, “actuaría definitivamente para imponer su control sobre el Golfo Pérsico y el Estrecho de Ormuz”, por el que pasa el 40 por ciento del petróleo que el mundo consume. La respuesta, que revela planes hechos, no se hizo esperar: el vicealmirante Kevin J. Cosgriff, comandante de la 5ª Flota de EE.UU. con base en Bahrein, vociferó que al Estrecho “no lo van a cerrar (los iraníes)”. No se les permitirá que lo cierren. Nuestro control del Golfo Pérsico y del Estrecho de Ormuz sería una de nuestras acciones” (AFP, 30-6-08). La guerra, pues.

 

Está claro que EE.UU. no sólo quiere petróleo: su objetivo es, además, geopolítico, imperial. Los conservadores “realistas” y no pocos jefes del Estado Mayor Conjunto se han opuesto a la aventura iraní: temen que el conflicto se regionalice, que se multipliquen los atentados terroristas en suelo estadounidense y/o contra los intereses de EE.UU. en el exterior y, sobre todo, saben que el precio del oro negro se irá a las nubes –aumentó un 50 por ciento en lo que va del 2008– y que podría llegar a los 200 dólares por barril y más. También seguirá subiendo el descontento del pueblo norteamericano por el encarecimiento de la gasolina y de los productos de primera necesidad: un sondeo de Los Ángeles Times/Bloomberg reveló que el 70 por ciento de los interrogados sufre graves problemas financieros y que más del 80 por ciento culpa a la Casa Blanca de no haber hecho lo debido para solucionarlos (www.calendarlive.com, 25-6-08).

 

El fenómeno más curioso –o no– es que la comunidad judía de EE.UU., que el AIPAC dice representar, se opone sin medias tintas a una acción militar contra Irán. La última encuesta sobre el tema es la de USA Today/Gallup y muestra que el 73 por ciento de los judíos estadounidenses se inclina por “los esfuerzos económicos y diplomáticos” para que Irán detenga su programa nuclear; sólo el 18 por ciento se pronunció a favor de una “acción militar” (www.pollingreport.com, 2/4-11-07). Tal vez estos resultados molestaron al AIPAC: desde noviembre del año pasado no se han vuelto a realizar encuestas similares.

 

Viernes 04 de Julio de 2008

A PROPÓSITO DE LA “SEGURIDAD DE ISRAEL”: NO, SEÑOR SARKOZY, LO QUE ESTÁ AMENAZADO ES LA SEGURIDAD DE LOS PALESTINOS

 

Por Silvia Cattori (www.silviacattori.net)/Rebelión

Traducido del francés por Beatriz Morales Bastos

“Israel tiene derecho a defenderse”, esto es lo desde hace años oímos repetir hasta la náusea a todos los dirigentes de Europa y de Estados Unidos. Y ahora, con más insistencia aún, a Sarkozy. Durante su discurso del 23 de junio de 2008 ante el [parlamento israelí] Knesset, declaró: “Francia no transigirá nunca con la seguridad de Israel”. Lo que quiere decir de hecho es que Israel tiene derecho a agredir a quien le plazca (1).

 

¿Y la seguridad de los palestinos? ¿Cuál de estos dirigentes nos ha hablado alguna vez de garantizar la seguridad de los palestinos?

 

Sin embargo, ¡quienes viven en la inseguridad permanente son los palestinos (sin ejército ni Estado)! Entonces, en realidad, ¿quién amenaza a quién?

 

Las estadísticas publicadas por B’Tselem, el Centro Israelí para los Derechos Humanos en los Territorios Ocupados [2], indican claramente que desde el 29 de septiembre de 2000 (inicio de la segunda Intifada) al 31 de mayo de 2008 los israelíes han matado a 4.830 palestinos (de ellos 947 niños), mientras que durante el mismo periodo los palestinos han matado a 1.055 israelíes (de ellos 123 niños) en respuesta a los ataques mortales de los israelíes.

 

Así pues, en este largo periodo los palestinos representan el 82% de los muertos, esto es, 4.6 palestinos muertos por cada israelí.

 

El Departamento de Relaciones Nacionales e Internacionales de la OLP publicó unas cifras muy similares sobre las víctimas palestinas desde que se inició la segunda Intifada [3], indicando además que:

 

- 674 palestinos, de ellos 300 mujeres, habían sido asesinados en los denominados «asesinatos selectivos», es decir, ejecuciones extra-judiciales;

 

- unos 40.000 palestinos habían resultado heridos;

 

- 60.000 palestinos fueron secuestrados, 11.000 de los cuales continúan todavía detenidos en condiciones muy duras;

 

- 7.512 casas fueron completamente destruidas, bien con el pretexto de carecer de permiso de construcción, bien para la construcción del llamado muro «de separación».

 

Pero aún más terrible que estas cifras calculadas para el conjunto de este periodo es el espectacular empeoramiento del carácter violento y mortífero de la represión israelí desde la toma de control por parte de Hamas en Gaza en marzo de 2006.

 

Un artículo de Patrick O’Connor del 4 de noviembre de 2006 revelaba que “los palestinos, ya sometidos a una ocupación militar y a la aplastante violencia israelí, han sido asesinados a un ritmo de 26 palestinos por israelí muerto desde que Hamas tomó el poder el 29 de marzo de 2006 [491 palestinos frente a 19 israelíes], y de 76 palestinos por israelí desde el 1 de julio [381 palestinos frente a 5 israelíes]. Aunque los grandes medios de comunicación nos sigan hablando de un  «conflicto» entre «dos partes», en el curso de estos siete últimos meses lo que ha habido es pura y simplemente una masacre” [4].

 

Por consiguiente, teniendo únicamente en cuenta esta aritmética macabra (que no registra a los miles de inocentes masacrados por Israel durante su última guerra contra Líbano ni muestra todo el sufrimiento humano que hay detrás de cada una de estas cifras), es absolutamente inmoral hablarnos constantemente de la “seguridad de Israel” sin preocuparse nunca de la seguridad de los palestinos.

 

Y este discurso es tanto más inmoral cuanto que ¡los palestinos viven bajo la ocupación y que, además, a ellos también se les pide garantizar la seguridad de Israel!

 

¡Desde cuando se exige al ocupado garantizar la seguridad del ocupante!

 

¿Se les exigía a los resistentes franceses (calificados de “terroristas” por los nazis) que garantizaran la seguridad del ocupante alemán?

 

Ahora bien, declarando durante su visita a Mahmoud Abbas en Belén, “que podía comprender el estado de ánimo de las familias israelíes que viven con el temor en el vientre” y que “la seguridad estará mejor garantizada cuando los palestinos tengan un Estado” [5], Sarkozy ha demostrado muy claramente que lo único que le preocupa es la seguridad del ocupante: los palestinos sólo tienen derecho a cierta consideración en la medida en que contribuyen a esa seguridad.

 

Sarkozy fue incluso más lejos. Sus palabras suenan a una negación del derecho de los palestinos a resistir a la ocupación (derecho que, sin embargo, reconoce el derecho internacional) y a una apología de la colaboración con el ocupante: “lo que garantizará la perennidad y la seguridad del Estado de Israel con la que me he comprometido (es el combate político de toda mi vida) es la creación de un Estado palestino dentro de sus fronteras, democrático, moderno, en el que habrá hombres como Mahmoud Abbas u otros, pero hombres como él traídos por las urnas y no por las armas, donde no habrá más que una autoridad para hacer reinar la autoridad, el ejército palestino y no las milicias o una banda terrorista” [6].

 

¡Cuando todo el mundo sabe que Hamas llegó al poder precisamente por medio de un escrutinio perfectamente democrático cuyos resultados Estados Unidos y la Unión Europea se las han ingeniado para torpedear, estas palabras son un auténtico insulto al pueblo palestino y a la verdad pura y simple!

 

Ni la ocupación continua de los territorios palestinos ni las masacres que Israel ha perpetrado ahí ni la política de apartheid practicada por el Estado de Israel [7] han impedido a Sarkozy, ante el Knesset:

 

- declarar que se sentía honrado de poder dirigirse a esta “Asamblea que es el símbolo de una de las democracias más auténticas del mundo”;

 

- afirmar su “admiración por estas mujeres y hombres excepcionales que querían un Estado en el que estuviera garantizada "una completa igualdad de derechos sociales y políticos para todos los ciudadanos, sin distinción de creencia, raza o sexo"”;

 

- asegurar que “no hay ningún otro país en el mundo cuya propia existencia esté hasta ese punto ligada a la afirmación de un ideal de justicia y de una voluntad de vivir en paz” [8].

 

Estas palabras son totalmente contrarias a la verdad.

 

Sin embrago, ¡nuestros dirigentes se dan codazos para clamar a porfía que hay que garantizar la “seguridad de Israel”!

 

Y también los medios de comunicación convencionales siguen acreditando la idea de que son los israelíes quienes están amenazados y de que es ellos a quien hay que “proteger”.

 

La perversión del lenguaje siempre ha sido un arma eficaz de propaganda y de lavado de cerebro. Así, la agresión permanente se convierte en “el derecho a defenderse”; los resistentes que defienden a su pueblo contra los agresores israelíes se convierten en “terroristas”, en “activistas” o en “extremistas”, es decir, en una categoría deshumanizada contra la que se puede tirar a matar; un Estado que practica abiertamente el apartheid se convierte en “una de las democracias más auténticas del mundo”.

 

Lo único que hay que hacer entonces es repetir machaconamente el mensaje. Ya lo dijo Joseph Goebbels, el siniestro organizador de la propaganda del III Reich: basta con repetir constantemente una mentira para convertirla en verdad y cuanto mayor es la mentira, mejor funciona.

 

Notas:

 

1] Véase: “Discours de M. le président de la République à la Knesset”, lunes 23 de junio de 2008, página web de la presidencia de la República Francesa.

[2] Véase: http://www.btselem.org/english/Statistics/Casualties.asp.

[3] Véase: “The second Intifada: 4950 Palestinians killed including 945 children”, Ameen Abu Wardah - IMEMC News, 18 de octubre de 2007.

[4] Véase: “Israel’s Large-Scale Killing of Palestinians Passes Unreported”, Patrick O’Connor, The Electronic Intifada, 4 de noviembre de 2006.

Véase también el comentario del artículo antes mencionado hecho por Nidal con el título de “L’assassinat sous forme de tableau Excel”, tokborni.blogspot, 5 de noviembre de 2006.

[5] Véase: “VISITE D’ETAT EN ISRAEL ET DANS LES TERRITOIRES PALESTINIENS, CONFERENCE DE PRESSE CONJOINTE DU PRESIDENT DE LA REPUBLIQUE, M. NICOLAS SARKOZY, ET DU PRESIDENT DE L’AUTORITE PALESTINIENNE, M. MAHMOUD ABBAS - PROPOS DE M. SARKOZY – (Belén, 24 de junio de 2008)”.

[6] Véase nota 5.

[7] Véase: “Omar Barghouti: Aucun État n’a le droit d’exister comme État raciste”, par Silvia Cattori, silviacattori.net, 6 décembre 2007, http://www.silviacattori.net/article344.html. Versión en castellano “Omar Barghoutti: Ningún Estado tiene derecho a existir como un Estado racista”.

“Le Comité de l’ONU exhorte Israel à retirer sa loi sur la citoyenneté, à démanteler le Mur, à lier le Fonds National Juif aux principes antidiscriminatoires et à reconnaître les villages non reconnus”, Centro jurídico Adalah – Boletín de Adalah - Volumen 34, Marzo de 2007.

“A propos d’Israel, saviez-vous que...”, par Haitham Sabbah, 30 de octuobre 2007.

[8] Véase nota 1.

 

Jueves 3 de Julio de 2008

A 60 AÑOS… RECORDANDO LA CATÁSTROFE PALESTINA

 

Por Shuruk Duqqa* - Indymedia - Venezuela

Todos los años en el mes de mayo, los palestinos recuerdan su desplazamiento forzado y la desposesión de sus tierras (al-Nakba = la catástrofe) resultado del establecimiento del Estado de Israel hace 60 años, y piden que se implemente el derecho de los refugiados a volver a sus casas y a que se les restablezcan sus propiedades según el derecho internacional y la resolución 194 de la Asamblea General de Naciones Unidas.

 

MENTIRA

Israel ha vivido insertando una mentira a la humanidad, especialmente a su comunidad de judíos-sionistas diciendo que los palestinos en 1948 decidieron por ’voluntad propia’ retirarse del país. Esta frase por muy simple que parezca es la que ha mantenido a miles de judío-sionistas con la conciencia ’tranquila’. Pero cómo pensar que esto es cierto cuando millones de palestinos lucharon contra amenazas, torturas, humillaciones y demás barbaries por permanecer en SU PAÍS y resistir como resisten desde hace más de 60 años y lo continúan haciendo; no sólo en la misma palestina, sino en diversas partes del mundo, donde se han visto obligados a vivir una cultura diferente, donde se han visto obligados a callar algunas veces, donde los persiguen, donde son señalados como terroristas y donde viven la tortura del no retorno a SUS TIERRAS ORIGINARIAS.

 

DESTRUCCIÓN

Desde la toma de posesión del nefasto e inmoral gobierno israelí; por cierto siempre gobernado por criminales de guerra (David Ben Gurion, Golda Meir, Menahem Beguin, Ariel Sharon), los palestinos han tenido que soportar y vivir la agonía de que les confisquen sus tierras, les destruyan sus casas, sean presos de forma autoritaria, sin cargos en contra, y sin juicio justo; donde son asesinados a quema ropa, donde les quitan el agua, la luz y hasta los alimentos, los separan en ghetos, bajo un apartheid considerado peor que el vivido hace años en Sudáfrica, al igual que el muro de Berlín, donde el universo entero prometió que jamás dejarían que algo así sucediese en el mundo, y hoy vemos un muro más grande y más destructor en la misma palestina, el denominado muro de la vergüenza de 700 Km. de longitud, y 8 metros de altura, el cual trae consecuencias negativas directamente en la vida de los palestinos, donde tienen que vivir la agonía de vivir a 100 metros de sus familiares y no poder visitarlos, porque los separa ese muro racista que divide a palestina en aldeas y vecindades y se los prohíbe el ejercito israelí, porque ahora ellos son quienes deciden el futuro de los palestinos. ¿Cómo se sentiría usted si cada vez que quisiera salir a visitar a su familia o simplemente ir de compras un extraño se lo prohíba o decida cuándo lo dejará ir o no? Verdaderamente no debe ser nada fácil resistir todo esto.

 

EL SILENCIO UNIVERSAL

El mundo hoy estando en el siglo XXI donde todos hacen promesas de querer y luchar por un mundo mejor, donde se vela por una paz ’justa y verdadera’, pasan en silencio y por debajo de la mesa hechos atroces, e inigualables que a diario ocurren en palestina. El mundo calla frente a todas las atrocidades que impune y deliberadamente ha cometido y continúa cometiendo Israel desde hace más de 60 años y todo esto sólo porque cuenta con el apoyo del imperio norteamericano quien les garantiza que todo eso quedara oculto y disfrazado.

 

IRONÍA

Que irónico debe ser que extraños y enemigos, deban decidir tu futuro, que irónico que los usurpadores de tu tierra, ocupantes y genocidas ’cuiden’ de ti, de tus deberes y tus derechos, que irónico que estos decidan la seguridad de tu país, y que estos decidan cuando tú debes y/o puedes ir o no a TU PAÍS.

 

FRACASO

Israel pese a todo esto fracasa cada vez que un palestino alza su voz, cada vez que nos negamos a olvidar toda la historia, sino que más bien la recordamos fielmente, y jamás la olvidaremos, cada vez que matan a un palestino, los torturan y los hieren, los palestinos se levantan con más ganas de resistir y de demostrarle al mundo que su voz sigue intacta y que gritarán hasta que la justicia por fin llegue a ellos. Pero los responsables de la Nakba no han conseguido romper la voluntad del pueblo palestino ni borrar su identidad nacional, ni con el desalojo, ni con las masacres, ni con la transformación de las ilusiones en desengaños ni con la falsificación de la historia. Tras seis décadas no han conseguido ni forzarnos a la ausencia o al olvido ni borrar la realidad palestina de la conciencia del mundo mediante su falsa mitología y la fabricación de una inmunidad moral que confiere a la víctima del pasado el derecho a crear sus propias víctimas. No hay nada como un verdugo sagrado. Hoy la memoria de la Nakba confluye con la lucha palestina en defensa de su ser, de su derecho natural a la libertad y a la autodeterminación en un fragmento de su patria histórica, y ello tras haber concedido para hacer posible la paz más de lo que nunca fue necesario desde el punto de vista de la legalidad internacional.

 

Hoy a 60 años de la catástrofe palestina grito ¡YA BASTA! Ya basta de hipocresía, ya basta el silencio, es hora que nuestras voces se alcen y digan que queremos paz, esa paz que nos merecemos, paz en palestina, paz en el mundo, porque es la paz que todos anhelamos, pero por la cual no actuamos con la suficiente sinceridad y verdad para lograrla.

 

¡PAZ JUSTA EN PALESTINA Y EL MUNDO AHORA!

 

RESISTIR ES EXISTIR

 

* Joven activista por los derechos humanos, miembro del foro itinerante de participación popular.

 

Jueves 3 de Julio de 2008

BLOQUEO ENTURBIA EL AGUA

 

Por Mel Frykberg, IPS Noticias

Más de 70 toneladas de aguas servidas, o parcialmente tratadas, deben volcarse a diario al mar en este territorio palestino a causa del bloqueo israelí. Organizaciones humanitarias temen por la contaminación y sus consecuencias en la salud de la población.

 

“La salud de los 1,5 millones de habitantes de Gaza está en peligro”, dijo a IPS Mahmoud Daher, de la Organización Mundial de la Salud (OMS), tras la divulgación de un informe de esa agencia sobre una serie de análisis realizados al agua contaminada de este territorio palestino.

 

El asedio israelí se traduce en falta de combustible, electricidad y repuestos necesarios para hacer funcionar las plantas de tratamiento de agua potable y residual.

 

El resultado es que los sistemas hídricos y de saneamiento están al borde del colapso porque sólo se tiene la energía necesaria para que funcionen las usinas de desalinización y de tratamiento, las bombas domésticas y las que llevan las aguas servidas fuera de las áreas pobladas por un plazo limitado.

 

Después de que el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamas) se arrogó por la fuerza el control de Gaza en junio de 2007, tras ganar las elecciones parlamentarias palestinas de enero de 2006, Israel consideró territorio hostil a esa franja territorial de 360 kilómetros cuadrados y densamente poblada, selló la frontera y decretó un embargo que contó con el respaldo de la comunidad internacional.

 

Desde entonces, el Estado judío sólo deja entrar un mínimo de suministros humanitarios a este territorio, y eso tras una intensa intervención y presión mundial.

 

Además de reducir de forma drástica el suministro de combustible y electricidad, Israel prohibió la importación de repuestos fundamentales que, según organizaciones humanitarias, son necesarias para hacer funcionar la infraestructura de Gaza.

 

A fin de evaluar el grado de contaminación, la OMS tomó muestras de agua de mar en 13 zonas de riesgo en cinco municipalidades de la franja de Gaza. También se realizaron dos análisis microbiológicos para estudiar la presencia de excrementos humanos y animales.

 

Los resultados mostraron que tres áreas de la franja de Gaza y una de la ciudad fronteriza de Rafah están contaminadas con heces humanas (coliformes fecales) y animales (estreptococo fecal). La concentración bacteriana encontrada fue de 30,8 por ciento.

 

Además, en la ciudad de Gaza, son tres las áreas contaminadas con heces animales. La concentración fue 23,1 por ciento.

 

El peligro es que el agua de mar contaminada se filtre al acueducto subterráneo tras los dos años de sequía.

 

La sequía implica que los 160 millones de metros cúbicos de agua que se extraen de las napas freáticas de la franja de Gaza no se pueden reponen porque el promedio de lluvias sólo alcanzó los 85 millones de metros cúbicos anuales en los últimos dos años.

 

“El déficit es reemplazado por agua de mar contaminada que se filtra al acueducto y nos obliga a excavar cada vez más profundo para cubrir el suministro”, dijo a IPS Monther Shoblak, gerente general de la Compañía de Agua de las Municipalidades Costeras, órgano responsable de gestionar los servicios de agua y saneamiento.

 

“Estamos muy preocupados por el posible brote de enfermedades causadas por el agua contaminada como tifoidea, cólera, disentería y gastroenteritis”, añadió Daher, de la OMS.

 

Tras la divulgación de los resultados de los análisis de la OMS, la Autoridad de Agua palestina recomendó el mes pasado a los residentes de Gaza hervir el agua para cocinar y beber a causa de la escasez de hipoclorito de sodio, compuesto químico empleado como desinfectante.

 

La OMS también indicó que los nitratos encontrados en el agua potable de Gaza, procedentes de las aguas servidas y de los químicos empleados por la agricultura, y que se filtran a las napas freáticas, tienen una concentración 13 veces mayor que los estándares de seguridad internacionales.

 

Los doctores de Gaza señalaron que las altas concentraciones de nitratos son, en parte, responsables de la gran cantidad de casos de anemia entre los palestinos. Aunque también la pobreza y la desnutrición, exacerbada por el embargo económico y la consiguiente destrucción de la economía del territorio, tiene responsabilidad en el problema.

 

La situación se agrava más con la escasez de energía y combustible, y la limitada cantidad filtros de agua y surtidores de combustible.

 

Eso implica que los 135 pozos, las tres plantas de tratamiento y las cuatro estaciones de bombeo de agua de lluvia que hay en Gaza, todas a petróleo o electricidad, están casi paralizadas.

 

Sólo 20 pozos funcionan con electricidad, y debido a los cortes hay que hacerlos funcionar con generadores de emergencia, pero tampoco existe el suficiente combustible.

 

Según la Compañía de Agua de las Municipalidades Costeras, sólo 37 de las 122 bombas de agua tienen combustible. Eso hace que 30 por ciento de los habitantes de Gaza tengan agua potable de cuatro a ocho horas una vez por semana, 40 por ciento cada cuatro días y 30 por ciento una vez cada dos días.

 

La comunidad internacional brinda ayuda financiera y técnica. Pero tres plantas de tratamiento de aguas servidas planificadas quedaron en suspenso a causa del bloqueo, dijo a IPS Mide Bailey, de la organización humanitaria Oxfam en Jerusalén.

 

Oxfam está asociada a la Compañía de Agua de las Municipalidades Costeras y participa en la financiación y construcción de varios proyectos de agua y saneamiento en todos los territorios palestinos.

 

“El Banco Mundial financia una usina de tratamientos de aguas residuales en Beit Lahiya, en el norte de Gaza, el Banco de Desarrollo Alemán contribuye con otra en la mitad de la franja de Gaza y el gobierno japonés, con otra más en Khan Yunis, en el sur”, indicó Bailey.

 

Pero pese a la disponibilidad de fondos, todos debieron suspender las operaciones pues ninguna empresa constructora comenzará a trabajar a sabiendas de que no podrán contar con los suministros necesarios y de que los israelíes no las dejarán entrar a este territorio, apuntó.

 

Una planta de tratamiento de aguas residuales en Beit Lahiya, también financiada por el Banco Mundial, fue terminada, aunque un año después de lo previsto y gracias a la intervención directa del ex primer ministro británico Tony Blair (1997-2007), ahora representante de la Unión Europea en el llamado Cuarteto de impulsores de la paz en Medio Oriente, también integrado por Estados Unidos, la ONU y Rusia.

 

El frágil y provisorio cese del fuego que entró en vigor el 20 de junio pretendía aliviar la situación de alguna manera y lograr que Israel aliviara el asedio, pero el Estado judío volvió a sellar la frontera luego de que varios misiles fueran disparados contra su territorio, a lo que siguió el asesinato de varios combatientes de la resistencia en Cisjordania.

 

El acuerdo es resultado de varios meses de negociaciones entre representantes de Israel, Hamas y mediadores egipcios.

 

La ONU también acusó a las Fuerzas de Defensa Israelíes de haber cometido siete violaciones al cese del fuego. Dos civiles de Gaza recibieron varios disparos por acercarse demasiado de la valla fronteriza, alegaron los israelíes.

 

Jueves 3 de Julio de 2008

LAS POLÍTICAS DISCRIMINATORIAS DE ISRAEL DEJAN CISJORDANIA SIN AGUA

 

Fuente: Informe de B’Tselem, Electronic Intifada/Rebelión

Traducido del inglés por Beatriz Morales Bastos

La falta crónica de agua en Cisjordania debida a una distribución injusta de las fuentes de agua que comparte los palestinos e Israel será mucho más grave este verano debido a la sequía de este año. En el norte de Cisjordania el consumo de agua ha descendido a un tercio de la cantidad mínima necesaria.

 

La sequía de 2008, la peor de la década en la zona, agrava la intrínseca y constante falta de agua en Cisjordania. En el norte de Cisjordania ha habido este año un 64% de lluvias en relación a la media, mientras que en el sur ha habido un 55%. A consecuencia de ello el agua de lluvia almacenada ya se ha consumido. La Autoridad del Agua palestina (PWA, por sus siglas en inglés) calcula que el déficit de agua en Cisjordania es de entre 42 y 69 millones de metros cúbicos (m3). El consumo total de agua en Cisjordania es de 79 m3. La PWA ya ha solicitado a la Compañía de Agua Israelí, Mekorot, un suministro de emergencia de ocho m3.

 

GRAVE FALTA DE AGUA PARA LAS NECESIDADES PERSONALES

Según la Organización Mundial de la Salud, la cantidad per capita mínima necesaria para las necesidades domésticas y urbanas es de cien litros al día. Debido a la falta crónica de agua, el consumo de agua en el norte de Cisjordania ha descendido a un tercio de esta cantidad. En Tubas, el consumo per capita es de 30 litros; en Jenin, es de 38 litros. En Nablus y en las Colinas de Hebron del sur la cifra es ligeramente superior a 50 litros al día.

 

El consumo medio per capita en toda Cisjordania es de 66 litros, dos tercios de la cantidad mínima establecida por la OMS. Esta cifra incluye el agua para el ganado, lo que significa que la cantidad de agua consumida para uso personal es aún menor.

 

En comparación, la media de agua consumida en las ciudades israelíes es de 235 litros y de 214 litros en los municipios, esto es, 3,5 superior al consumo de agua en Cisjordania.

 

PUEBLOS QUE NO ESTÁN CONECTADOS A LA RED DE SUMINISTRO DE AGUA

Un total de 227.500 palestinos en 220 ciudades y pueblos de Cisjordania no tienen en absoluto conexión a la red de suministro de agua, un 75% de los cuales están en el norte de Cisjordania. Otros 190.000 palestinos viven en pueblos que sólo tienen una conexión parcial a la red de suministro de agua. Aproximadamente el 20% de los palestinos de Cisjordania no tienen conexión a la red de suministro de agua.

 

Incluso en las ciudades y pueblos palestinos que tienen una red de suministro de agua, éste no es regular la mayor parte del año. El agua sólo se suministra unas horas al día y a veces de forma rotatoria. En las zonas remotas puede faltar durante días o semanas. Los residentes en las comunidades cuyo suministro de agua está conectado a Mekorot informan de que la compañía los discrimina reduciendo el suministro a los residentes palestinos para poder satisfacer la creciente demanda de los asentamientos israelíes.

 

Para agravar las cosas, los granjeros palestinos se enganchan ilegalmente al suministro de agua de las comunidades palestinas en la denominada zona C por los acuerdos de Oslo. Las autoridades israelíes, encargadas de hacer cumplir la ley en dichas zonas, no acaban con este robo.

 

AGUA A PRECIOS EXAGERADOS

Al carecer de un suministro de agua regular, muchos palestinos tienen que comprar agua en el mercado privado. El año pasado el precio de un metro cúbico de agua era de entre 15 y 20 shekels, de tres a seis veces más caro que el precio pagado en los hogares israelíes. Se espera que este año los precios serán aún más altos. Los altos índices de paro y de pobreza en Cisjordania han convertido el precio del agua en una importante carga para una parte muy importante de la población.

 

DISCRIMINACIÓN EN LA DIVISIÓN DE LAS FUENTES DE AGUA

Israel tiene el control total de las fuentes de agua que comparten los palestinos e Israel, fundamentalmente el Acuífero Mountain, y por medio de una orden militar prohíbe que los palestinos caven pozos sin permiso. Al mismo tiempo, Israel saca de Cisjordania, especialmente del valle del Jordán, unos 44 m3, cinco millones más de lo que suministra a la Autoridad palestina. Israel asigna a los palestinos sólo el 20% del Acuífero Mountain e impide a la PWA desarrollar otras fuentes adicionales de agua que puedan abastecer de más agua a los palestinos de Cisjordania.

 

LAS OBLIGACIONES DE ISRAEL SEGÚN EL DERECHO INTERNACIONAL

Como potencia ocupante, el derecho internacional exige a Israel asegurar el orden público y la seguridad del territorio que ocupa, sin discriminación. Además, el Acuerdo Internacional sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales, que Israel ha ratificado, garantiza el derecho a agua potable limpia sin discriminación. El derecho internacional también garantiza a los palestinos el derecho a utilizar y a disfrutar libremente de sus recursos naturales.

 

B’Tselem hace un llamamiento al gobierno de Israel para que garantice, inmediatamente y sin discriminación, un suministro de agua adecuado y regular a todos los residentes en Cisjordania. B’Tselem urge también al gobierno a que permita a la Autoridad palestina desarrollar nuevas fuentes de agua.

 

Jueves 3 de Julio de 2008

LA CULTURA DEL ENGAÑO

 

Por Boaventura de Sousa Santos*

El ex secretario de prensa del presidente Bush, Scott McClellan, acaba de publicar un libro titulado Lo que pasó: dentro de la Casa Blanca de Bush y la cultura del engaño en Washington. El furor político y mediático que causó proviene de dos revelaciones: cuando ordenó la invasión de Irak, la administración Bush sabía que Irak no tenía armas de destrucción masiva y montó una poderosa “campaña de propaganda” para llevar a la opinión pública norteamericana y mundial a aceptar una “guerra innecesaria”; los grandes medios de comunicación fueron “cómplices activos” de esa campaña, no sólo porque no cuestionaron a las fuentes gubernamentales, sino también porque encendieron el fervor patriótico y censuraron las posiciones escépticas contrarias a la guerra.

 

Estas revelaciones y las reacciones que causaron tienen implicaciones que las trascienden. Ante todo, es sorprendente todo este escándalo, pues tales revelaciones no traen nada nuevo. Las informaciones en que se basan eran conocidas al momento de la invasión, a partir de fuentes independientes. En ellas me basé en aquel momento para justificar en varios artículos mi total oposición a una guerra que, además de “innecesaria”, era injusta e ilegal. Esto significa que las voces independientes fueron estigmatizadas como ideológicas y antipatrióticas, tal como hoy criticar a Israel equivale a ser considerado antisemita. En 2001, en Egipto, antes de que la máquina de propaganda comenzara a devorar la verdad, el propio secretario de Estado Colin Powell decía que no había ninguna información sólida de que Irak tuviese armas de destrucción masiva.

 

Esto me lleva a la segunda implicación de estas revelaciones: el futuro del periodismo. La máquina propagandística del Departamento de Defensa se asentó en tres tácticas: imponer la presencia de generales de reserva en todos los noticieros de televisión, con el objetivo de demostrar la existencia de armas de destrucción masiva; tener a todos los medios bajo observación y llamar a sus directores o propietarios ante la mínima señal de escepticismo u oposición a la guerra; invitar a periodistas de confianza de todo el mundo para convencerlos de la existencia de las armas y luego enviarlos de regreso a sus países poseídos de la misma convicción belicista. Vimos esto, trágica y grotescamente, en muchos países de Europa y América latina.

 

La verdad es que en Washington y en todo el país circulaban por los medios independientes informaciones que contradecían ese “lavado de cerebros”, muchas provenientes de generales y de antiguos funcionarios de la Casa Blanca. ¿Por qué no se les ocurrió a esos periodistas “de confianza” verificar en forma cruzada las fuentes, como les exigía su código deontológico? Para bien del periodismo, algunos de ellos procuraron resistir la presión y sufrieron las consecuencias. Jessica Yellin, hoy en la CNN, en aquel momento en el canal ABC, confesó públicamente que los directores y dueños del canal la presionaron para que escribiera notas a favor de la guerra y censuraron todas las que eran más críticas. Un productor fue despedido por proponer un programa con la mitad de las posiciones a favor de la guerra y la otra mitad de las posiciones en contra. Quien resistió fue considerado antipatriota y amigo de los terroristas. Esto mismo ocurrió en nuestros países. ¿Cuántos periodistas fueron sujetos a la misma intimidación? ¿Cuántos artículos de opinión contrarios a la guerra fueron rechazados? Y los que escribieron propaganda e intimidaron a sus subordinados, ¿alguna vez se retractarán, pedirán disculpas, presentarán su renuncia? Es que ellos colaboraron con un crimen: un millón de iraquíes muertos, decenas de miles de soldados norteamericanos heridos y muertos y un país totalmente destruido.

 

Todo esto habrá sido el precio no de la democracia –ridículo concebir como democrático a este Estado colonial y más fracturado que Somalia–, sino del control de las reservas de petróleo en el Golfo y de la promoción de los intereses petroleros, de la industria militar y de la reconstrucción, en la que los dueños de los medios tienen fuertes inversiones.

 

Para disfrazar el problema moral de los cómplices de la guerra y la destrucción, algunos comentadores de derecha han recurrido a la más desconcertante y desesperada justificación de la guerra: si no estaban las armas de destrucción masiva, por lo menos estaba la convicción de que ellas existían. Ahora, el libro de McClellan acaba de eliminar ese argumento. ¿A qué recurrirán ahora? Lo trágico es que la máquina de propaganda continúa montada y ahora está dirigida a Irán. Su funcionamiento será tanto más difícil cuanto mejores condiciones tengan los periodistas para cumplir con su código deontológico.

 

* Doctor en Sociología del Derecho; catedrático de las universidades de Coimbra (Portugal) y de Wisconsin (EE.UU.).

Traducción: Javier Lorca.

 

Miércoles 02 de Julio de 2008

CRÓNICA DESDE LOS CAMPOS DE REFUGIADOS PALESTINOS DE LÍBANO

 

Por Manuel Tapial, Rebelión

Escribo estas líneas desde el campo de refugiados palestinos de Ein El Hilweh, en el Sur de Líbano. En este campo viven casi 100.000 personas y está fuertemente amurallado con alambre de espino en la parte superior de los muros, estando controladas sus entradas y salidas por un fuerte despliegue del ejército libanés. Durante algo más de un mes estaré conviviendo con los compañeros que muy afortunadamente por mi parte me han acogido en su casa, el Centro de Solidaridad Social de Ein El Hilweh, y con los cuales estamos estableciendo unos protocolos de trabajo conjunto para el ciclo 2008-2009. Espero que sea capaz de trasmitiros todo aquello que aquí me toque vivir.

 

Adjunto tres fotografías; la primera es una visión general del campo donde se puede visualizar su extensión, la segunda es uno de los muchos controles que se pueden apreciar en Beirut y la tercera es de uno de los muchos jóvenes que ante la falta de esperanza ha decidido ser miliciano.

 

Son ya 6 días los que llevo en los campos de refugiados, en concreto en el de Ein El Hilweh de Sidón, al Sur de Líbano. La estancia aquí es tensa, sobre todo cuando uno sale y entra del campo y está expuesto a las burlas de los militares libaneses, que chequean a todo el mundo protegidos por muros de hormigón, tanques y una infinidad de armas M16 que cuelgan de sus hombros. Estos seis días me parecen que son ya 3 meses. Los vecinos de la calle donde me alojo ya me reconocen y me saludan en un pobre español y mis compañeros de trabajo se esfuerzan por que me sienta cómodo e integrado y nunca borran un buen gesto hacia mí o una tierna sonrisa. Cristina y Mustafa, esos refugiados que han visitado el local de la Asociación Haydée Santamaría varias veces son mis anfitriones y en sus oficinas han habilitado una habitación para alojarme.

 

En estos días es increíble ver el día a día de las más de 80.000 personas que aquí viven. La hostilidad del ejército a las entradas y salidas, que yo mismo he tenido que sufrir aún teniendo permiso para estar en el campo, la mezcla de olores: a zotal, a basura, a perfumes que adornan los opacos cuerpos de las mujeres y a las especias subastadas en la calle del mercado, las paredes; pintadas de graffitis con poco arte, llenas de carteles de los más de 15 grupos organizados en el campo llamando a sus fieles a luchar por sus reivindicaciones, las escuelas de la UNRWA y los centros sanitarios con sus guardias de seguridad privados que al fin y al cabo son miembros de las milicias de Al Fatah, del FPLP, de la Yihad... milicias armadas con viejos kalashnikovs que no esconden y de los cuales presumen... todo ello en un gueto construido sobre terreno prestado desde hace ya 60 años a este pueblo convertido en nómada.

 

Pasear por Beirut, por no decir pasear por Líbano, es como pasear en un país en guerra donde una tregua no establecida puede romperse en cualquier momento. Cada esquina tiene su pequeña trinchera con sus tanques, sus cadenas de pinchos para evitar que ningún coche se pase los miles de controles militares que tiene la ciudad, sus 4 o 5 militares que en posición de alerta no dejan de vigilar visualmente a toda una sociedad sospechosa.

 

La situación en el norte de Líbano tampoco hace predecir una mejora de la situación y casi justifica la presencia del ejército libanés en cualquier rincón del país. Desde que he llegado aquí, las noticias sobre atentados o disturbios armados en Trípoli son una constante. Ante esto, los palestinos están tranquilos. Saben que es un conflicto armado es un conflicto interno que de momento a ellos no les afecta. De momento.

 

El motivo de este viaje es valorar y establecer las relaciones necesarias para en el año 2008-2009 el Festival Interpueblos pueda dar comienzo desde aquí, desde este conflictivo país que aloja en su lecho a mas de 300.000 refugiados palestinos a los cuales se les aplica una inmoral doctrina de NO tener derecho al trabajo y mucho menos, el derecho al retorno que todos anhelan.

 

Me decía Adel, un nuevo amigo palestino, que lo primero que les enseñan a sus hijos a la vez que su nombre es la ciudad de la que ha sido desalojada la familia de tal manera que trasmiten de una generación a otra sus deseos de retorno, de ser un Estado, un pueblo unido. También me recalcaba que cuando los jóvenes pierden la esperanza y no divisan futuro, ese es el momento en el que deciden dar el paso a empuñar las armas... ¿Tendremos algo de responsabilidad la comunidad internacional en esto? Yo creo firmemente que sí.

 

Otro de los puntos reseñables, y no es nuevo, es que entre los propios palestinos no se ponen de acuerdo sobre las prioridades estratégicas que han de tener como pueblo. El conflicto más notable y conocido por todos es el que mantienen Al Fatah y Hamas, aquí también representados, con nuevos grupos en este escenario que, aunque con una trayectoria corta y sin mucha fuerza política son muy fuertes militarmente, generando más conflictos dentro de los campos de los que los propios palestinos desearían. La gente está cansada y desea no solo el retorno, sino poner fin a un conflicto que se ha cobrado ya muchas vidas y que para su resolución, únicamente confían en la Comunidad Europea y en España concretamente, por su posición justa con aquellos puntos que a los palestinos se refieren. Lo que aquí no saben es que España vende armas a Israel mientras en foros internacionales defiende sus causas.

 

Ser español en un campo de refugiados palestino le hace a uno sentirse como en casa, especialmente cuando las políticas exteriores que se hacen con respecto a palestina por el país de uno, son de condena hacia Israel... Recientemente ha llegado la noticia de que la Audiencia Nacional española ha aceptado a trámite una querella contra militares israelíes por un bombardeo en Gaza en el que murieron el supuesto terrorista que querían matar y varios niños y mujeres de las casas adyacentes. Aquí la gente entiende que de seguir su curso y terminar en condena, sentaría un precedente histórico, ya que lo que se entiende que está en juego es el fin de la inmunidad del Estado de Israel sobre las masacres cometidas sobre los palestinos. Por supuesto, esta noticia la celebré entre mis ya conocidos amigos, y los nuevos que desde que he llegado no han dejado de guardarme y cuidarme siendo mis interpretes, mi guías y mis palabras. En estos días me he convencido de que somos nosotros desde España los que tenemos que tomar la iniciativa de la defensa del “Derecho Palestino”, la Europa neoconservadora de la restricción de las libertades y los derechos, alineada con EE.UU., no tardará en acabar de machacar a esta población completamente indefensa. Ningún cohete Kazan de los que pueda lanzar Hamas desde la franja de Gaza justifica la masacre de estos niños, estas mujeres y estos jóvenes que en mi día a día me acompañan.

 

Martes 01 de Julio de 2008

RETORNO SÍ, ¡PERO PARA LOS PALESTINOS!!!!!

 

Por Hindu Anderi, Radio Nacional de Venezuela - Venezuela

La controversial ley Directiva Retorno, recientemente aprobada por el Parlamento Europeo, mediante la cual no solo se fijan normas para la admisión de extranjeros sino que además se asumen métodos bárbaros para su expulsión, es la demostración de que el "choque de civilizaciones", más que una teoría, es la realidad que actualmente vive la humanidad.

 

La teoría de Samuel Huntington señala que “los estados-nación seguirán siendo los actores más poderosos del panorama internacional, pero los principales conflictos de la política global ocurrirán entre naciones y grupos de naciones pertenecientes a diferentes civilizaciones.”

 

Si damos crédito a los que señalan que el modelo occidental es el autodenominado “la civilización”, y las naciones orientales y pobres del planeta que son la mayoría, son vista como “la barbarie”, ya existe entre ambas una confrontación cultural, del occidente con el oriente que no necesariamente se refiere a naciones que comparten la misma ubicación geográfica. Se deduce de ello, que Occidente considera tanto a los árabes, africanos, asiáticos y latinos como “bárbaros” y los condena a la marginación.

 

La división existente entre los movimientos socialistas en Europa, facilitó la aprobación de esta ley sobre flujos migratorios que contradice toda lógica social y humana y que es considerada por Amnistía Internacional como un “retroceso en materia de derechos humanos que criminaliza la migración”. Algunos parlamentarios europeos votaron a favor de este texto por demás controversial que entrará en vigencia el año 2010.

 

La Directiva Retorno ha contado con el drástico rechazo por parte de intelectuales, artistas, organizaciones de derechos humanos, ecologistas, comunistas, socialistas y países de la Comunidad Andina de Naciones.

 

Esta ley permite la detención de los expulsables hasta de año y medio, práctica desdeñable para cualquier gobierno que se denomine democrático. El presidente de Ecuador, Rafael Correa por su parte, la calificó como una “agresión” y la rebautizó como “Directiva de la vergüenza”. Entre otras cosas porque este reglamento viola los derechos humanos a tal punto que establece que tanto los adultos como los menores de edad, lactantes, niños y adolescentes, son igualmente expulsables y no podrán regresar en un período de cinco años al territorio de donde han sido echados.

 

La Comisión Europea estima que el número de inmigrantes ilegales es de 8 millones, quienes viven clandestinamente, y que cada año ingresan de manera legal a Europa alrededor de 2 millones de personas, a quienes ahora quieren expulsar o echar en condiciones humillantes para que regresen a sus tierras de origen.

 

Europa quiere privilegiar los servicios y derechos a los ciudadanos originarios de su región; garantizar como Estados Unidos lo hace la atención a la población blanca. Lo demostró cuando el huracán Katrina azotó a los estados de Florida, Bahamas, Luisiana y Mississippi, mayoritariamente de población afrodescendiente, que fue abandona a su suerte. Unas dos mil personas fallecieron víctimas del fenómeno natural.

 

Esta ley aprobada por el Parlamento Europeo no sólo es deleznable como dezlenable e injusta es la política de no retorno que Israel aplica al pueblo palestino, desplazado de su territorio desde hace 60 años.

 

La Organización de Naciones Unidas, en 1951 decretó como Refugiado “…todas aquellas personas que huyen legalmente de su país debido a un temor bien fundado de ser perseguidos por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social u opiniones políticas…”. Sin embargo, según los movimientos de derechos humanos, por lo menos a 7 millones de palestinos desplazados en el mundo, el estado sionista de Israel les niega el derecho a retornar a su tierra, de los cuales por lo menos 1 millón 500 mil sobreviven en campos de refugiados, discriminados, sometidos a practicas terroristas y a masacres.

 

La fuerza de ocupación israelí, que cuenta con el silencio y la complicidad de la mayor parte de la llamada “comunidad internacional” representada en los gobiernos, argumenta que los palestinos desplazados no tienen lugar en esa tierra, pero abre programas para que judíos de todas partes del mundo ingresen a ese territorio. Incluso es tan descarada esta práctica que todo ciudadano independientemente de su nacionalidad, si se convierte al judaísmo puede optar por la nacionalidad israelí y vivir allí. Incluso las autoridades de las embajadas en los distintos países están obligadas a facilitar los trámites y recursos para el traslado. Porque el fin último es no dejar espacio para el retorno de los palestinos.

 

Hoy con toda justicia los inmigrantes que escogieron una tierra para trabajar y vivir, protestan en contra de la ley de inmigración aprobada por Europa, y por fortuna su protesta tiene espacio en los medios. También millones son las voces que se levantan, con menos oportunidad mediática, y claman porque se respete el derecho que tiene el pueblo palestino de retornar voluntariamente a su tierra. ¡No a la Directiva Retorno… Retorno sí, pero para los palestinos!

 

Martes 01 de Julio de 2008

LA QUINTA COLUMNA DE FATAH

 

Por Khalid Amayreh, Palestine Info/Rebelión

Traducido del inglés por Beatriz Morales Bastos

Mientras que la vasta mayoría de los palestinos han dado la bienvenida al alto el fuego que ha mediado Egipto entre el movimiento Hamas e Israel, la “quinta columna” dentro de Fatah respaldada por Estados Unidos ve la tahdiaa o breve calma en Gaza como una amenaza existencial a su propia supervivencia.

 

Desde que hace casi diez días se llegó al frágil alto el fuego, estos peligrosos elementos no han ahorrado esfuerzos para tratar de frustrar la tregua disparando primitivos proyectiles a través de la frontera. También han acusado a Hamas de traicionar la resistencia y de minar los intereses vitales del pueblo palestino.

 

Por supuesto, la pretendida preocupación por la resistencia es claramente falsa e insincera. Es una distracción expuesta y barata que tiene el objetivo de desdibujar el propósito real de estos matones, concretamente provocar que Israel revoque el alto el fuego, lleve a cabo una invasión total de Gaza para destruir a Hamas y entregue el territorio costero a los agentes de Israel y Estados Unidos. ¿No es acaso esto exactamente esto lo que estos “dirigentes de Fatah” han estado sugiriendo a las agencias occidentales y a los corresponsales israelíes, siempre en “condiciones de anonimato”?

 

Todos nosotros sabemos y la gran mayoría de los palestinos saben que estos mercenarios rinden cuentas en primerísimo lugar al general estadounidense Keith Dayton, que sirve de hecho como Alto Comisionado de Estados Unidos en Ramalá y que, a su vez, rinde cuentas a Elliot Abram que, más o menos es el representante del AIPAC en la administración Bush*.

 

Como todos sabemos, Abrams siempre ha trabajado enérgicamente para avivar las llamas de la guerra civil entre los “moderados” respaldados por occidente y los “elementos extremistas” dirigidos por Hamas. En realidad ha hecho varias declaraciones públicas de ese tenor, pero el absorto en sí mismo régimen de Ramalá no ha hecho caso alguno y ha preferido creer que Abrams sólo bromeaba.

 

Desde un principio el objetivo de la administración Bush era, y probablemente lo sigue siendo, empujar a la sociedad palestina a una especie de violenta y sangrienta implosión que acabe permitiendo a Israel y los neocons de Washington liquidar la causa palestina de una vez por todas.

 

Esto es exactamente lo que Abrams tenía en mente el pasado verano cuando dio el visto bueno a la transferencia de enormes cantidades de dinero y de cargamentos de armas al hombre de Estados Unidos en Gaza, Muhammed Dhalan.

 

Todos conocemos el final de la historia cuando Hamas se movió rápida y decisivamente para adelantarse a los criminales planes de Abrams acabando con el golpe de Estado en gestación de Dahlan y derrocando a sus hombres y cohortes en Gaza.

 

Derrotadas, amargadas y expulsadas, estas personas nunca han dejado de urdir complots para sembrar en Gaza las semillas de la guerra civil y la violencia.

 

Intentaron cuanta conspiración se pueda concebir para derrotar a Hamas y que realmente era en favor de Israel, incluso cuando el ejército de ocupación israelí estaba matando a decenas de civiles palestinos.

 

En un momento dado la Quinta Columna en Fatah pareció estar completamente acoplada a Israel en la batalla común contra Hamas. Dice mucho de ello su connivencia con Israel y Estados Unidos en mantener el riguroso bloqueo al millón y medio de habitantes de Gaza. Esto constituye un estigma de vergüenza en las frentes de los traidores y de quienes los apoyan que permanecerá en ellos durante el resto de sus vidas.

 

Al no haber logrado desplazar a Hamas, bajo la rúbrica de resistencia estos traidores están tratando ahora de sabotear el alto el fuego de Gaza. Esto ocurre mientras decenas de miles de “fuerzas” de Fatah están trabajando en estrecha coordinación con el ejército de ocupación israelí para acosar y erradicar a los auténticos luchadores por la libertad (incluyendo los propios luchadores de Fatah) en Cisjordania. Obviamente, esto se hace en favor de Israel y para obtener el certificado de buena conducta de personas del estilo de Bush, Rice, Dayton y Abrams.

 

Soy consciente de que Fatah no es un movimiento monolítico. También estoy seguro de que el movimiento incluye a muchos elementos dignos y patrióticos que rechazan el vergonzoso comportamiento de algunos elementos del grupo que afirman hablar y actuar en nombre de Fatah cuando en realidad están a la entera disposición de Israel y la CIA.

 

Por desgracia, estos peligrosos elementos tienen el dinero (dólares estadounidenses) y los medios no sólo para corromper Fatah desde dentro, sino también para desestabilizar el frente interno palestino, todo ello al servicio de Israel y de sus diabólicos designios contra nuestro pueblo y su causa justa e imperecedera.

 

Por ello, es imprescindible que los verdaderos patriotas de Fatah se muevan rápida y decisivamente para debilitar a estos quintacolumnistas e impedirles que consigan que el más amplio movimiento político en palestina se transforme de un movimiento de liberación en una entidad colaboracionista.

 

Los dirigentes de Fatah, especialmente aquellos que han pasado muchos años en las cárceles y mazmorras israelíes, deberían entender que estos ambiciosos arribistas no sólo están buscando la desaparición de Hamas. También buscan la desaparición de Fatah, así como la liquidación del la causa nacional palestina, incluyendo el derecho al retorno de los refugiados palestinos.

 

Son los enemigos desde dentro. Si no los eliminas, te eliminan a ti.

 

* AIPAC es el principal y más poderoso lobby judío de Estados Unidos (N. de la T.).

Comentarios Ir a formulario

palestina-uy

gravatar.comAutor: ylgalpqf

Ive been visiting your blog for a while now and I always find a gem in your new posts. Thanks for sharing.

Fecha: 04/11/2010 16:09.


gravatar.comAutor: Brief

Если Вы организовываете СТО, то мы можем предложить приобрести оборудование для автосервиса и сто по минимальным ценaм.
Компания СТО-шоп

Fecha: 04/11/2010 16:58.


gravatar.comAutor: VardFarecer

Very Interesting Blog! Thank You For Thi Blog!

Fecha: 04/11/2010 19:52.


gravatar.comAutor: keyjiolso

- ford .

Fecha: 04/11/2010 21:07.


gravatar.comAutor: ujuuffuukffu

seo Раскрутка сайта: ЧТО МЫ ДЕЛАЕМ ? Наша компания оказывает услуги по раскрутке сайтов в поисковых системах (Яndex, Rambler, Google). Под раскруткой сайта мы подразумеваем оптимизацию HTML кода страниц, ссылочной структуры сайта, а также работу с. Раскрутка сайта Щелково, оптимизация, продвижение сайта Щелково; - Разработка сайта Мытищи, разработка сайта Королев; Результаты продвижения сайтов вы можете посмотреть на странице примеров SEO Некоторые называют этот этап - раскрутка сайтов. Самым эффективным и общепризнанным способом является привлечение целевой География услуг (продвижение сайта Москва, Санкт-Петербург, регионы) Студия интернет-рекламы PRoдвижение предоставляет. интернет реклама http://seo-miheeff.ru Яндекс

Fecha: 04/11/2010 23:31.


gravatar.comAutor: Rinditassiday

Graphs For Drug Abuse
buy generic strattera
It is a medication that has been on the market for several years and is available under the trade name as well as in the generic form.
generic strattera online
When one begins taking Strattera they may not begin to see the effects for a week.
http://www.searchrockypointrealestate.com/ - buy strattera online

Fecha: 05/11/2010 00:07.


gravatar.comAutor: mithwatagma

Sorry admin - my post is test
1234
http://123mygoogle123.com
1234

Fecha: 05/11/2010 01:37.


Aadir un comentario



No ser mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analtica web.
Blogia apoya a la Fundacin Josep Carreras.

Contrato Coloriuris