Facebook Twitter Google +1     Admin

Israel intenta apropiarse de la tierra de los beduinos

Israel intenta eludir los tribunales y apropiarse de la tierra de los beduinos

 

Haaretz

 

Traducido para Rebelión por J. M.

 

El monstruo que vino a visitar el campamento beduino de Sateh el-Bahr


"Érase una vez una casa. Un invitado, una mujer, vino de visita". Entre una taza de té y otra, así es como Khalil al-Hamadeen comenzó su historia en el diwan de su familia, o tienda de hosting , en el Sateh al-Bahr ("Nivel del Mar"), campamento beduino.

El campamento hace honor a su nombre: Está situado en una colina que desciende de Jerusalén a Jericó, más o menos al nivel del mar.

Una agradable brisa soplaba a través de la tienda y los colchones mientras el anfitrión continuaba su historia. "El invitado pidió quedarse. El anfitrión aceptó de inmediato, pero su esposa se ​​negó. Le dijo: "Ten cuidado. Se trata de un vampiro, nos hará daño ". “¿De qué estás hablando?' dijo el marido. Es muy agradable".

Para un oído feminista suena como un cuento popular subversivo sobre la institución de la poligamia y el dolor que causa a la primera esposa. Pero esa no era la historia que habíamos estado esperando. Después de todo, habíamos llegado a escuchar que los miembros de esta tribu beduina se enfrentaban a los métodos ideados por el Estado de Israel para deshacerse de ellos.

La historia de su lucha contra las expulsiones es más larga que la historia del invitado macabro (cuyo final se dirá al final de este artículo).

Dejamos fuera las primeras partes: la vida antes de 1948, en el Neguev, con sus andanzas con los rebaños de acuerdo a la temporada. Parece que, incluso entonces, la región Sateh al-Bahr fue uno de los puestos permanentes donde la tribu Jahalin, a la que el clan Hamadeen pertenece, plantó sus tiendas.

Después de 1948, Israel expulsó a la tribu Jahalin de la región del Negev y esta se dispersó por toda la región del valle del Jordán y en la cresta de la montaña. Los clanes deambularon por varios lugares y en la región Sateh al-Bahr mantuvieron una parada permanente en otoño e invierno. En la primavera, el clan empacaba sus tiendas de pelo de camello y se dirigía hacia el oeste con sus hijos, cerca de las aldeas de la región de Beit Hanina.

Lo que se ve a simple vista para un extranjero como una dispersión aleatoria de tiendas de campaña beduinas en la región es un rompecabezas calculado y consciente basado en las costumbres de los clanes y tribus, y la importancia que le dan a mantener una distancia determinada entre sí.

En 1967, las familias Hamadeen fueron expulsados ​​de una colina un poco más alta en la región Sateh al-Bahr y se trasladaron a varios cientos de metros al norte. Vagar de campamento en campamento se hizo más difícil en la década de 1980. Los espacios vacíos entre las aldeas comenzaron a disminuir debido a las expropiaciones de tierras del Estado. A veces descubrían que el ejército había destruido las estructuras que habían dejado atrás, en el campamento de invierno.

Poco a poco la región Sateh al-Bahr se convirtió en un campamento permanente durante todo el año. Las tiendas de campaña dejaron su sitio a chozas de hojalata, casuchas y chozas de amianto. Las áreas de pastoreo constantemente decrecían. "Nuestros padres se dieron cuenta de que tenían que variar sus fuentes de ingresos", dijo Jamil, hijo de Haj Khalil.

Jamil, ingeniero agrónomo, trabaja en la sucursal del ministerio de Agricultura palestino en A-Ram. Nació en Sateh al-Bahr. Cuando asistía a la universidad durante varios años en Hebrón, se sentía agobiado. Se siente extranjero en los edificios llenos de gente de A-Ram. "Necesito el espacio que hay aquí. Todos lo necesitamos. Es sólo aquí donde podemos manejarnos", dijo.

Una base militar se encuentra a varios kilómetros al sur de Sateh al-Bahr. El asentamiento de Mizpe Yeriho, que fue construido en 1977, está a varios cientos de metros al norte, al otro lado de la ampliación de la autopista 1. Los habitantes eran miembros del grupo Yeriho, que fue establecido por miembros de Gush Enumin y adherentes de el rabino Meir Kahane.

En 2012, varios miembros del clan Hamadeen decidieron cambiar sus chozas de hojalata -insoportablemente calientes en verano y frías hasta la congelación en invierno- por casas móviles donados por la Unión Europea. Estas casas móviles disponen de cocina, duchas y placas de poliestireno para aislamiento dentro de las paredes prefabricadas. Varios huertos fueron plantados en los patios que separa una casa de otra.

Pero las casas móviles despertaron a los osos dormidos. Los residentes recibieron órdenes de demolición de la Administración Civil. El Fiscal Shlomo Lecker hizo una petición al Tribunal Superior de Justicia contra las órdenes. Después de todo, dijo, las casas móviles no ocupaban más espacio del que tenían las chozas. ¿Un beduino no tenía la posibilidad de mejorar sus condiciones de vida? En noviembre de 2012 el Tribunal Superior de Justicia dictó una medida cautelar impidiendo la demolición de las casas móviles.

El 24 de abril el juez Uzi Fogelman celebró una audiencia preliminar sobre la petición. El fiscal Reuven Edelman de la Oficina del Fiscal del Estado, quien representó al ejército y la Administración Civil, dijo que el Estado propuso que los peticionarios pasen a la localidad donde la Administración Civil tenía planeado mover a miles de beduinos más de la tribu Jahalin al norte de Jericó. No se había presentado objeciones formales sobre el plan maestro, sin embargo, algunos cambios siguientes fueron objeto de objeciones por parte del Consejo Regional del Valle del Jordán, donde está la fusión de los asentamientos de la región.

Se trata de tierras de propiedad estatal, unos 2.000 dunams (alrededor de 490 acres), un hueco de la Zona C en el enclave de Jericó (en la Zona A, que está bajo control de la Autoridad Palestina). La Administración Civil pretende reunir entre 3.800 y 6.000 beduinos en el municipio, en contra de su tradición y la ley de la tribu, y sin permitir ninguna tierra de pastoreo.

Los planes para expulsar a los beduinos de sus campamentos en la zona C de Cisjordania y concentrarlos en varios municipios permanentes se han ideado en las salas de la Administración Civil durante al menos una década. (Mientras tanto se están planeando tres municipios para su reasentamiento: al-Jabal, cerca del vertedero de basura de Abu Dis; Fasayil y Nu'eimeh norte de Jericó).

En una reunión de la subcomisión celebrada el 27 de abril, el coordinador de las actividades gubernamentales en los territorios notificó a los representantes de los asentamientos y los miembros de Habayit Hayehudi, que estaban preocupados por la presencia prolongada de los beduinos de la región, que se estaba adelantando en los tres planes. Como se dijo en la reunión, el territorio a ser evacuados permitirá que los asentamientos se expandan.

En una audiencia del Tribunal Superior de Justicia el 24 de abril Fogelman sugirió que las partes se reúnan para dialogar y discutir la propuesta del Estado. Dio instrucciones a la representante de la Oficina del Fiscal del Estado para presentar la documentación relativa a la vivienda alternativa propuesta dentro de los siete días. Las partes convinieron en dialogar.

Y luego, el 28 de abril, un inspector de la Administración Civil se presentó en el campamento y dejó cinco advertencias (con una firma claro) "con respecto a la orden de evacuar un área cerrada". Las advertencias se dieron solo a los que habían presentado una petición al Tribunal Superior de Justicia contra la demolición de sus casas móviles y no al resto de las familias de la zona, que no tienen casas móviles.

La advertencia indica que si no se van en 48 horas, los rebaños pertenecientes a las familias -alrededor de 40 personas, incluidos 21 niños- serían confiscados. Casualmente o no, sólo un día antes Einav Shalev, el oficial a cargo de la Subdirección de Operaciones en el Cuartel General, informó al Subcomité de Judea y Samaria de que una zona de fuego y una zona de entrenamiento son un método seguro para desalojar a los palestinos de la zona C.

La intervención inmediata de Lecker, en forma de petición enmendada, funcionó. El 4 de mayo Fogelman emitió una orden temporal que prohíbe el desalojo de los peticionarios del campamento y la confiscación de sus rebaños. Dio al Estado 45 días para responder a las reclamaciones de Lecker, como por ejemplo que la entrega de los avisos era un hecho ilícito que mostró el rechazo de ambos tribunales y de los apelantes e ignoró el acuerdo al que habían llegado sólo tres días antes de que las partes participarían en un diálogo sobre "la regularización consensual de la vivienda de los peticionarios".

En opinión de Lecker, el propósito de amenaza de desalojo y la confiscación era una presión para que "lleguen a un acuerdo" sobre cualquier propuesta.

En respuesta a la pregunta de Haaretz sobre el asunto, la Oficina del Portavoz del ejército israelí respondió: "la zona de fuego 92 fue declarada zona militar cerrada por el comandante en jefe del Comando Central y destinada a tal fin. La declaración de la zona como una área militar cerrada se hizo en 1967 y sigue vigente, ya que el ejército sigue utilizándola con fines militares. La semana pasada las órdenes de desalojo fueron entregadas a varios habitantes que viven en el campo de tiro fuera de la ley porque es una zona militar cerrada y su alojamiento allí constituye un peligro para su seguridad. Cabe señalar que a los residentes se les ofrecieron tierras alternativas en un lugar cerca de la zona de fuego".

Un "completo disparate”, dijo Lecker a Haaretz.

En 1992 Uri Shoham, el presidente del Tribunal Militar anuló la declaración de esa zona de fuego después de que Lecker demostrara que la declaración no se había publicado correctamente o se había comunicado a los habitantes que viven en la zona de tiro (que no incluya a Mizpe Yeriho, que estaba muy cerca). Esto significa, explicó Lecker, que "cualquier persona que viva en la zona antes de la publicación de la declaración es un 'residente permanente' de la zona cerrada y no puede ser desalojado".

Los habitantes del campamento Hamadeen dicen que no se llevó a cabo ningún entrenamiento militar en su área en los últimos años. Cualquier entrenamiento que tiene lugar se hace a varios kilómetros al sur, cerca de la base militar. "A veces los miembros del Tanzim (en referencia al Comité Supremo de Planeación de la Administración Civil) vienen aquí y nos preguntan en tono compasivo y gracioso: "¿Adónde le gustaría pasar, a uno [un municipio permanente] como Azaria o a uno cerca de Jericó? '"dice Hamadeen.

"Dicen que quieren mejorar nuestras condiciones de vida. Y les digo: '¿Cómo se puede hablar de mejorar nuestras condiciones de vida cuando ni siquiera nos preguntan qué queremos?”

Los miembros del Tanzim se presentaron la semana pasada también. Echaron un vistazo al campamento desde la distancia e hicieron volar un avión no tripulado sobre él.

¿Y esa invitada que era realmente un vampiro? Así como la esposa del anfitrión había advertido en la historia de Hamadeen, de repente empezó a comer a la gente que vivía en el hogar, primero a los hijos, luego también la mujer. Finalmente se acercó al anfitrión y le preguntó en un tono amable y compasivo: "¿Por dónde le gustaría que empiece a comerlo a usted?"

Fuente: http://www.haaretz.com/news/features/.premium-1.596977

 

 

12/06/2014 22:22 difusionpalestina Nota anterior completa. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris