Facebook Twitter Google +1     Admin

Ante las falsedades propagandísticas de Israel

Dentro de las fronteras internacionalmente reconocidas de Israel (que no incluyen los territorios ocupados en la guerra de 1967) formalmente existe una democracia parlamentaria en el marco de la cual los ciudadanos árabes-palestinos tienen derechos civiles, votan y están representados en el parlamento (knesset). Dejemos de lado todos los mecanismos, algunos "legales" y otros "de hecho" de discriminación existentes. En este momento quisiera llamar la atención sobre un fenómeno represivo anti-democrático:

A lo largo de esta semana decenas de activistas políticos palestinos ciudadanos de Israel han sido arrestados, interrogados, amenazados, por la policía israelí. En todos los casos se les advierte por su participación en protestas (pacificas y legitimas en todo estado de derecho que acepte el pluralismo político) y por expresiones de solidaridad con los manifestantes en Gaza. Hay también un par de casos de acoso policial a militantes judíos de izquierda por las mismas razones. En algunos casos los activistas son detenidos con uso innecesario de violencia (pues no se resisten), pasan unas horas o un par de días detenidos y luego salen bajo fianza a un arresto domiciliario de unos días (para que no participen en actos políticos). En los casos más leves se les profieren amenazas, se llama a sus lugares de trabajo (procurando que los pierdan), se amenaza a los familiares más vulnerables, etc.

Ante argumentos propagandísticos acerca de Israel como democracia ejemplar me parece importante dar esta información de como esa democracia no incluye el pleno ejercicio de sus derechos democráticos para los ciudadanos árabes de Israel.

Gerardo Leibner 

19/05/2018 13:28 difusionpalestina Nota anterior completa. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris