Facebook Twitter Google +1     Admin

Ajuste informativo

20080205140511-paso-de-rafah.jpg

Jueves 31 de Enero de 2008

POR LA CRISIS HUMANITARIA EN LA FRANJA DE GAZA

Egipto negocia con Palestina

 

El presidente palestino Mahmud Abbas se reunió ayer con su homólogo egipcio Hosni Mubarak, pero rechazó de nuevo encontrarse con la dirigencia de Hamas. Tras el ingreso de cientos de miles de palestinos desde la Franja de Gaza hacia Egipto, Abbas, líder de Al Fatah, manifestó el deseo de retomar el control de la frontera entre ambos países y calificó a Hamas de “golpista”. En cambio, el jefe de la misión de Hamas, Mahmud al Zahhar, reclamó tras su llegada a Egipto que ese país mantuviera abierto el cruce en momentos que El Cairo presiona para cerrarlo. “Es nuestra puerta al mundo”, señaló. En tanto, la Corte Suprema de Justicia israelí consideró legal la decisión de Tel Aviv de reducir los suministros a la Franja.

 

La primera propuesta de diálogo la había hecho Hamas la semana pasada, luego de que militantes volaran sectores del paso de Rafah, fronterizo con Egipto, y más de 500.000 palestinos cruzaran hacia el país vecino. Ayer Mubarak se hizo eco del llamado y convocó a Al Fatah de Abbas y Hamas a conversar en El Cairo. Todo estaba listo y parecía que el encuentro se iba a producir. Sin embargo, la respuesta de Abbas, presidente de la Autoridad Palestina, fue la misma que dio la semana anterior. “No habrá ningún diálogo con Hamas”, dijo el mandatario, distanciándose de la organización que triunfó en las elecciones generales del 2006. Y a continuación puso como condición para un acercamiento que el grupo rival dejara sin efecto su “golpe de Estado”, o sea el control que ejerce Hamas sobre la Franja de Gaza desde junio del 2007.

 

En cambio, Abbas se reunió con Mubarak para buscar soluciones a la crisis que atraviesa Gaza, bloqueada por Israel desde el 2006 y al borde del colapso desde hace unas semanas después de que Tel Aviv intensificara el embargo. El líder de Al Fatah se mostró interesado en que el paso de Rafah volviera a su antigua modalidad, antes de que Hamas tomara el poder de Gaza.

 

El pedido del presidente de Autoridad Palestina apunta a retomar el pacto cuatripartito suscrito en 2005 con la Unión Europea, Israel, Egipto y apoyado por Estados Unidos. Bajo este acuerdo, policías y observadores europeos monitoreaban el tráfico del lado palestino e Israel tenía el poder de negar el ingreso o salida de personas que considerara sospechosas.

 

Pero Hamas no está de acuerdo. Uno de sus dirigentes, Ahmed Yusif, se opuso ayer al restablecimiento del antiguo acuerdo fronterizo así como a la intervención de Israel en el control de la frontera. Su principal objeción es que los guardias fronterizos israelíes filmaban a los palestinos que entraban y salían de Egipto. “Las declaraciones hechas por Abbas en El Cairo muestran su plan de abortar cualquier acuerdo en las reuniones entre egipcios con Fatah y Hamas”, dijo Fawzi Barhoum, el vocero de la organización en Gaza.

 

Jueves 31 de Enero de 2008

LA GUERRA DEL LÍBANO FUE UN "GRAN Y GRAVE FRACASO", SEGÚN UNA COMISIÓN ISRAELÍ

AFP

 

La guerra de Líbano de 2006 fue "un gran y grave fracaso", según el informe de la comisión de investigación israelí sobre este conflicto bélico hecho público este miércoles.

 

"Esta guerra fue un gran y grave fracaso" y hubo "graves fallos al más alto nivel político y militar", afirma el informe presentado por el juez jubilado, Eliahou Winograd, quien presidió la comisión de investigación, durante una conferencia de prensa en Jerusalén.

 

Según el informe, la operación terrestre de los últimos días de la guerra contra el Hezbolá chiíta libanés, librada desde el 12 de julio hasta el 14 de agosto de 2006, "no alcanzó sus objetivos". Esta ofensiva causó 33 bajas en las filas israelíes.

 

"Entrar en guerra sin una estrategia de salida era un fallo grave", agrega el informe, que insiste en una gestión "deficiente" a nivel político y militar.

 

"La forma en que se dirigió la guerra reveló errores a nivel político y operacional, y en particular en el seno de las fuerzas terrestres", especifica.

 

"La comisión ha evitado hacer asumir responsabilidades personales pero eso no significa que no las haya", recalcó.

 

En las conclusiones se hace mención de los éxitos militares y de la heroicidad y valentía de los soldados sobre el terreno, en particular de la aviación.

 

"El Ejército fracasó en la forma en que dirigió la guerra" y no dio un resultado "susceptible de ser explotado a nivel político", estimó la comisión precisando que las fuerzas armadas no lograron frenar los disparos de cohetes efectuados por los milicianos del Hezbolá contra el norte de Israel.

 

El juez jubilado Winograd entregó a Olmert una copia de este documento de más de 600 páginas que fue elaborado a partir de 74 testimonios de responsables políticos y militares, así como de expertos. No incluye recomendaciones en contra de Olmert ni pide explícitamente su dimisión.

 

Jueves 31 de Enero de 2008

El informe Winograd

HIZBULLAH: «ISRAEL HA RECONOCIDO QUE LE VENCIMOS EN 2006»

Fuente: Gara

 

El informe Winograd, que analiza la participación israelí en la guerra de Líbano de 2006, deja en evidencia que el Estado sionista padeció una humillante derrota ante la milicia de Hizbullah, que celebró desde Beirut este reconocimiento. Pese a destacar que se cometieron graves errores, Ehud Olmert sale bien parado y se descarta su dimisión.

 

Tras darse a conocer el informe Winograd en Jerusalén, desde Beirut, un portavoz de Hizbullah destacó que «ha dejado en evidencia que se produjo una derrota de Israel» frente a esta milicia libanesa.

 

«El informe confirma lo que Hizbullah lleva afirmando desde hace tiempo: Israel fracasó completamente en sus objetivos y el Ejército israelí padeció una derrota ante Hizbullah», declaró el portavoz de esta formación, Hussein Rahhal.

 

El informe, efectivamente, reconoce que la guerra que se registró en Líbano en verano de 2006 supuso «un gran y grave fracaso para Israel».

 

Junto a ello, el informe redactado por el magistrado Eliahu Winograd añade que «quedaron en evidencia faltas graves al más alto nivel del escalafón político y militar».

 

En cualquier caso, en el informe aparecen exculpados tanto el primer ministro israelí, Ehud Olmert, como el ministro de Defensa de la época, Amir Peretz, ya que se señala que la decisión de iniciar la guerra se tomó «en función de los intereses de Israel».

 

Por ello, la Oficina del Primer Ministro valoró positivamente el dictamen de Winograd, descartando la posibilidad de que Olmert dimitiese y convocase elecciones anticipadas, tal y como avanzaron varios analistas en el caso de que hubiera sido desautorizado por la comisión de investigación.

 

En cualquier caso, el Likud, principal fuerza de la oposición israelí, insistió ayer en reclamar la dimisión de Olmert.

 

«Entrar en la guerra sin tener una estrategia para salir de ella fue un error», señala el informe Winograd, que subraya que «los errores se produjeron en el escalafón político y a nivel operacional, en particular en el seno de las fuerzas terrestres».

 

Winograd menciona específicamente una ofensiva terrestre ordenada al final de la guerra y que costó la vida a 33 soldados israelíes 60 horas antes de que entrara en vigor una tregua como uno de los errores cometidos por el mando israelí.

 

Esta guerra se prolongó del 12 de julio al 14 de agosto de 2006 y provocó 1.200 muertos libaneses, la mayoría civiles, y 160 israelíes, casi todos militares. Israel comenzó una ofensiva con el objetivo de liberar a dos soldados capturados por Hizbullah y detener el lanzamiento de cohetes Katiuska por parte de esta milicia libanesa.

 

Miércoles 30 de Enero de 2008

CÁLCULOS MEZQUINOS

 

Por: Khaled Amayreh, Al-Ahram Weekly

Traducido del inglés por Beatriz Morales Bastos

La actual pesadilla sangrienta que está viviendo la franja de Gaza, incluyendo la macabra oscuridad y la parálisis de la vida a consecuencia del embargo por parte de Israel de suministros vitales para el ya aislado territorio costero, están aguijoneando a Fatah y Hamas para que recuperen la unidad nacional palestina. Sin embargo, tanto una desconfianza profundamente arraigada como unos mezquinos cálculos políticos que dan cuenta de la talla de las facciones impiden un rápido acercamiento entre ambos lados.


 

La última serie de asesinatos perpetrados por el ejercito israelí de ocupación la semana pasada, incluyendo el asesinato de Hossam Al-Zahar, hijo del dirigente de Hamas Mahmoud Al-Zahar, acercó brevemente a Hamas y Fatah. La Autoridad Palestina (AP) y dirigentes de Fatah llamaron a Al-Zahar para darle el pésame por la muerte de su hijo. Hace unos años el desconsolado dirigente islamista perdió otro hijo, Khaled, en un atentado de Israel contra su vida cuando un F-16 israelí bombardeó y destruyo su casa en el centro de Gaza.

 

El presidente de la AP, Mahmoud Abbas, habló con Al-Zahar durante cinco minutos y ambos intercambiaron sus puntos de vista sobre la unidad nacional y la "urgente necesidad de levantar un frente palestino unido para afrontar otra agresión israelí. El primer ministro, Salam Fayyad, también llamó a Al-Zahar para expresarle su simpatía.

 

Se cree que el veterano dirigente de Fatah Jebril Rajoub estaba detrás de esta plétora de llamadas de condolencia de dirigentes de Fatah y de la AP a Al-Zahar. A diferencia de otros dirigentes de Fatah en Cisjordania, Rajoub ha adoptado una postura más indulgente respecto a Hamas. Rajoub, que censuró de forma tajante las supuestas relaciones con Estados Unidos e Israel del ex-hombre fuerte de Gaza, Mohamed Dahlan, está a favor de unas condiciones menos estrictas para reiniciar el diálogo con Hamas.

 

Con todo, el atisbo de esperanza creado por el " episodio de las condolencias" se desvaneció rápidamente cuando Said Siyam, ex-ministro del Interior en Gaza, anunció a principios de esta semana que se había descubierto un complot, cuyo cerebro era el veterano dirigente de Fatah Al-Tayeb Abdul-Rahim, para asesinar a Ismail Haniyeh, primer ministro del gobierno en Gaza. Siyam reveló los sorprendentes detalles, incluyendo las confesiones del que iba a ser el asesino, que confesó a quienes le interrogaban que se le había ordenado cometer un atentado suicida cerca de Haniyeh durante la oración del viernes.

 

Según se ha informado, el joven activista de Fatah recibió una cantidad no revelada de dinero y la promesa de que Fatah y el gobierno de la AP iban a "asegurar el futuro" de su familia después de su muerte. Fatah, que se puso a la defensiva ante las revelaciones, negó estar implicado y acusó a Hamas de inventarse mentiras y rumores infundados para empañar la imagen de Fatah.

 

Es bien conocido el odio patológico que siente por Hamas Abdul-Rahim, que tiene también el cargo oficial de secretario-general de la presidencia. A finales de los noventa Hamas se solía referir a él como el "enemigo número uno" del movimiento. Eran manifiestos los esfuerzos de Abdul Rahim para vilipendiar y demonizar a Hamas, incluyendo el hacer sugerencias tendenciosas de que Hamas colaboraba con Israel contra Fatah y contra el difunto dirigente palestino Yasser Arafat.

 

De manera sorprendente, el supuesto intento de asesinato de Haniyeh no ha atestado un golpe fatal a los intentos de mejorar las relaciones entre Fatah y Hamas. El lunes 21 de enero Al-Zahar apareció en el canal de televisión afiliado a Hamas, Al-Aqsa TV, para agradecer a los dirigentes de Fatah sus condolencias. Mencionó por su nombre al "presidente" Mahmoud Abbas, a Mohamed Hourani, a Ahmed Hellis y a Ibrahim Abul-Naja. Al-Zahar dio especialmente las gracias a Jebril Rajoub.

 

La suspensión por parte de Israel de todo el suministro de carburante a Gaza, que ha sumido en la oscuridad a prácticamente todo este atormentado enclave con su millón y medio de habitantes y ha paralizado todos los servicios vitales, incluyendo hospitales, ha proporcionado otra oportunidad a Hamas y Fatah de arreglar provisionalmente sus diferencias, aunque sólo sea por los ciudadanos palestinos ordinarios castigados por la brutalidad israelí.

 

La crisis en Gaza ha sacado a decenas de miles de palestinos a las calles tanto de Gaza como de Cisjordania. Y por primera vez desde la toma de poder por parte de Hamas en Gaza hace casi siete meses, las fuerzas de seguridad de la AP han permitido a miles de simpatizantes de Hamas tomar las calles de Hebron para protestar contra el "intento de genocidio" de Israel y demostrar su solidaridad con sus hermanos asediados de Gaza.

 

Los manifestantes gritaron consignas en favor de Hamas e hicieron llamamientos a la unidad nacional. Samira Al-Halayka, miembro de Hamas perteneciente al Consejo Legislativo Palestino (una de los dos legisladores de Hamas -- ambas mujeres – que no han sido arrestados por Israel), hizo un llamamiento a los árabes y musulmanes de todo el mundo a oponerse enérgicamente al “genocidio a cámara lenta” que se está llevando a cabo en Gaza.

 

"Hoy es Gaza; mañana será Ramala. Y quizá Amman, El Cairo, Beirut y Damasco sean los próximos. No voy a apelar a los dirigentes que rinden cuentas a la Casa Negra [la Casa Blanca]. Estoy exhortando a las masas a que despierten, porque está en juego vuestro propio futuro y el de vuestros hijos. Actuad hoy porque mañana puede ser demasiado tarde", afirmó Al-Halayka.

 

No está claro si la inesperada decisión de permitir a Hamas manifestarse en Hebrón – una tradicional plaza fuerte de Hamas – es un indicio de un cambio en la consideración que tiene el régimen de Ramala del movimiento islámico. Un dirigente de Fatah de la ciudad, Fawaz Kawasmi, declaró a Al-Ahram Weekly que Fatah todavía exigía a Hamas que revocara "el golpe" en Gaza y pidiera disculpas públicamente al pueblo palestino antes de que se pudiera llevar a cabo un proceso completo de reconciliación.

 

Por otra parte, Kawasmi afirmó: "Pero ahora nuestro pueblo se enfrenta a una verdadera emergencia ya que Israel está tratando efectivamente de aniquilar a nuestro pueblo, de exterminarlo por hambre y negándole servicios vitales. Por consiguiente es tiempo de demostrar unidad nacional y eso es lo que estamos haciendo".

 

Hamas, por su parte, renovó sus llamamientos a "un inmediato diálogo nacional responsable con la participación de todas las facciones políticas para acabar con el injusto asedio a nuestro pueblo".

 

Ahmed Bahr, vice-portavoz del Parlamento palestino, hizo un llamamiento al presidente Abbas para que rompiera los contactos con Israel y detuviera "esas negociaciones inútiles" llevadas en secreto o reconocidas públicamente. El dirigente islamista afirmó que estaban proporcionando una cobertura a las atrocidades israelíes contra los palestinos.

 

Mientras tanto, los dirigentes de la AP declararon esta semana que estaban dispuestos a asumir el control de todos los pasos fronterizos entre Gaza y el mundo exterior (y deseosos de hacerlo), como parte de los actuales esfuerzos para acabar con el hermético asedio israelí a Gaza. El ministro palestino de los Asuntos de los Prisioneros, Ashraf Ajrami, declaró que la AP está tratando de convencer a Europa y a Estados Unidos de que acepten esta propuesta. Se espera que Fayyad, que ha iniciado una gira por varios países europeos, plantee también esta cuestión en Europa.

 

Por el momento Israel ha rechazado categóricamente la propuesta. "Abrir los pasos fronterizos con el acuerdo de Hamas significa conceder legitimidad a este grupo. El resultado de esto sólo puede ser un debilitamiento de Fayyad y un reforzamiento Hamas", citaba el diario Haaretz del 22 de enero las palabras de una fuente del gobierno israelí.

 

Otro aspecto que preocupa a Israel es que ceder el control de los pasos fronterizos de Gaza a la AP puede hacer que sea imposible para Israel utilizar el cierre [de Gaza] y otras medidas punitivas como una táctica eficaz para chantajear al pueblo palestino.

 

Enlace con el original: weekly.ahram.org.eg/2008/881/re5.htm

 

Miércoles 30 de Enero de 2008

CLOACAS INUNDAN GAZA

 

Por: Mohammed Omer, IPS

Un flujo de fango oscuro y putrefacto fluye por las calles de la ciudad palestina de Gaza. Se trata de una mezcla nociva de excrementos humanos y animales. El insoportable hedor hace vomitar a los ocasionales transeúntes.

 

En los últimos días, esa vista es cada vez más común que la venta de alimentos en esta ciudad de la franja de Gaza, ahogada por el incesante sitio israelí.

 

Cientos de miles de residentes de esta zona palestina, en su mayoría hombres adultos, en una población de 1,5 millones de habitantes, se abrieron paso al vecino Egipto la semana pasada en su afán por comprar provisiones para sobrevivir.

 

Eso evitó el hambre, pero las calles siguen siendo una cloaca. La lluvia no ayudó. El fango se dispersó y, con él, "el hedor a cloaca", se queja Ayoub al-Saifi, de 56 años, con una mueca de asco y un pañuelo que le cubre la nariz y la boca. "Mi esposa tiene asma y no puede respirar".

 

Saifi vive cerca de donde se formó un nuevo basural. Era una calle que llevaba a mi casa, indicó Said Ammar, un vecino ingeniero con cuatro hijos. "Empeora día a día", se quejó.

 

La planta de tratamiento de cloacas en el barrio de al-Zaytoun, necesita de 20.000 litros de combustible al día para funcionar. Pero la semana pasada, Israel interrumpió todo suministro de combustible y de otros recursos a Gaza. Las consecuencias son catastróficas.

 

Sin combustible para que la planta funcione, los excrementos regresan, inundan las calles y obstruyen las cañerías. El Ministerio de Salud calificó la situación de catástrofe ambiental.

 

Los médicos advirtieron también de una catástrofe sanitaria por la posible propagación de cólera y de otras enfermedades. Eso sucede cuando ya no hay atención médica disponible.

 

"Tuvimos que elegir entre cortar la electricidad a la maternidad donde están los bebés, a los pacientes cardiacos o cerrar las salas de operaciones", informó el doctor Mawia Hasaneen, director de la emergencia del Hospital Al-Shifa, el más grande de esta ciudad.

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) difundió un comunicado el 22 de este mes en el que advierte de las graves dificultades sanitarias en la franja de Gaza, aislada por el sitio israelí, la frontera egipcia y el mar Mediterráneo.

 

"Preocupa en especial los frecuentes cortes de electricidad y la limitada energía disponible para hacer funcionar los generadores porque interrumpen el funcionamiento de unidades de atención intensiva, salas de operaciones y de emergencia", reza el comunicado. "En las farmacias, los cortes de energía interrumpieron la refrigeración de suministros médicos perecederos, incluidas vacunas", prosiguió.

 

"Nuestras preocupaciones actuales son brindar electricidad a los centros hospitalarios, llevar suministros médicos a la zona y que las personas puedan atenderse fuera de Gaza", señaló Christine McNab, directora del Departamento de Comunicaciones de la OMS en Ginebra.

 

Aun si se levantara del todo el bloqueo, la comunidad internacional debe tomar medidas adicionales, para evitar trastornos mayores, añadió McNab.

 

Israel impuso restricciones al suministro de combustible y de otros recursos a la franja Gaza con el argumento de que es una respuesta a los ataques con misiles lanzados desde esa zona de Palestina, donde triunfó el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamas), que no reconoce al Estado judío, en las elecciones legislativas de enero de 2006.

 

Unos 150 misiles de fabricación casera fueron lanzados desde Gaza hacia Israel, según fuentes oficiales de ese país, desde que comenzó el último asedio. Dos personas resultaron con heridas leves y varias más fueron atendidas por estado de shock.

 

Israel respondió con disparos desde tanques y ataques de misiles Hellfire lanzados por aviones F-16 que dejaron 76 palestinos muertos y unos 293 heridos desde el 1 de este mes, según fuentes oficiales locales.

 

Muchos palestinos no culpan a Hamas de la situación, a pesar del sufrimiento.

 

"Hamas nunca fue el problema. El gran problema siempre fue la ocupación", aseguró Ammar, quien responsabiliza al presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmoud Abbas, del partido secular Fatah, quien mantiene conversaciones con Israel. Abbas controla la Autoridad Nacional Palestina desde la ciudad de Ramalá, en Cisjordania, desde que Hamas lo expulsó de Gaza. "Abbas no se merece ni uno por ciento del respeto que se ganó el fallecido líder palestino Yasser Arafat (1924-2004). Israel nunca va a encontrar a nadie como él", sostuvo Ammar. "Les dio una oportunidad histórica de crear dos estados. Pero los israelíes lo asediaron", apuntó.

 

"Mi respeto hacia Hamas creció como nunca antes. Los quiero por su sensibilidad hacia los más débiles", señaló Rajaa Shalil, de 38 años, con cuatro hijos, en Rafah, la frontera con Egipto.

 

Pero no todos los residentes de Gaza piensan igual. "Tanto Israel como Hamas son responsables de esta situación", protestó Abu Mohammed. "Antes estábamos mejor, pero desde que Hamas tomó el poder de la franja de Gaza por las armas en junio de 2007 no han sido capaces de resolver esto", añadió.

http://www.ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=87292

 

Martes 29 de Enero de 2008

HAMAS SE APUNTA UN TANTO AL PACTAR CON EGIPTO SOBRE LA FRONTERA DE RAFAH

Fuente: Gara

 

Fuerzas de seguridad del Gobierno de Gaza, en manos de Hamas, y de la Policía egipcia procedieron ayer a taponar los boquetes abiertos en la valla fronteriza de Rafah y derivaron todo el flujo de personas y mercancía hacia el paso de Salahe-ddin.

 

De este modo, el Gobierno de Haniyeh logró un importante éxito diplomático al pasar de ser un Ejecutivo que ningún agente internacional reconocía a negociar un acuerdo para garantizar la seguridad en la frontera con Egipto, uno de los pocos estados árabes que mantiene relaciones con Israel.

 

De hecho, una delegación de Hamas ha sido invitada mañana a El Cairo para discutir formalmente un acuerdo para gestionar la frontera. Ese mismo día, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, quien reclamó para sí la potestad de regular el paso fronterizo pese a que no gobierna en Gaza, también viajará a El Cairo para entrevistarse con los dirigentes egipcios.

 

El primer ministro de la Autoridad Palestina, Salam Fayyad, instó desde Ramallah a Hamas a que no interfiera en las negociaciones internacionales que «han conseguido abrir la frontera», con el argumento de que «existe una posición árabe unánime y un apoyo internacional sin precedentes».

 

La secretaria de Estado de EE.UU., Condoleezza Rice, por su parte, abogó por que el control de la frontera se deje en manos de la Autoridad Palestina.

 

«Abrir, de esta manera, la frontera era la única alternativa posible para Hamas, y, además, le ha permitido colocarse en el centro del juego político. Claramente, ha ganado una batalla ante Israel», señaló Yihad Hamad, profesor de ciencias políticas en Gaza.

 

En la misma línea, un dirigente de Hamas citado por la agencia France Presse, destacó que «la situación se había vuelto insostenible. Existía una presión inmensa y una única vía de salida: Egipto».

 

«Nadie en nuestro movimiento quería que la frontera estuviese del modo en el que se hallaba. Queríamos que el paso de Rafah estuviera regulado mediante un acuerdo oficial», añadió.

 

«Queremos que haya un paso fronterizo entre Egipto y Palestina, sin control israelí o presencia internacional», explicó el diputado de Hamas Salah al-Bardawi. «Esto es lo que vamos a plantearle directamente a Egipto», añadió.

 

Distintos analistas señalaron que la voladura de la frontera, registrada el 23 de enero, no fue un acto espontáneo, ya que la valla fue saboteada con sopletes antes de proceder a la colocación del explosivo que la derribó. Pese a ello, la versión oficial de Hamas es que el movimiento islamista no participó en esta acción, sino que fue fruto de la ira del pueblo palestino ante el bloqueo total al que se le estaba sometiendo.

 

En cualquier caso, Egipto se ha encontrado con una patata caliente que no sabe muy bien cómo gestionar. Mientras la principal fuerza de la oposición, los Hermanos Musulmanes, se han alineado con los miembros de Hamas, el Gobierno ha tenido que hacer frente a las presiones de EE.UU. -que, según al-Jazeera, llegó a retirar la ayuda a El Cairo- e Israel.

 

De este modo, aunque la Policía egipcia se vio impotente para impedir que decenas de miles de palestinos sometidos a un criminal bloqueo sionista saltaran la valla para comprar en la Rafah egipcia y en el-Arish los víveres que no existían en Gaza, los servicios de seguridad de El Cairo informaron ayer de que 3.000 palestinos fueron detenidos para impedir que abandonasen la península del Sinaí y se dirigieran hacia la capital o a otras ciudades egipcias del interior del país.

 

Así, se instalaron numerosos controles en todo el Sinaí, especialmente en las carreteras que llevan a Ismailiyah y Suez, puntos de salida desde esta península al interior del país.

 

« ¿Qué pasaría si les hubiéramos encontrado cinturones con explosivos?», se preguntó el secretaria general de la Presidencia egipcia, Zakaria Azmi, durante una comparecencia parlamentaria, para justificar estas medidas.

 

De todos modos, el número de gazatíes que deseaban pasar a Egipto ha descendido considerablemente en los últimos días. Por un lado, el Gobierno de El Cairo obligó a los comerciantes de Rafah y el-Arish a cerrar sus establecimientos. Por otro, el elevado incremento del precio de los productos susceptibles de ser adquiridos por los palestinos ha hecho que no merezca la pena cruzar la frontera. Sobre todo, cuando estos días se han podido llenar las despensas y los depósitos de carburante.

 

Sin embargo, según Palestinian Information Center, cientos de gazatíes estaban protestando ayer en el-Arish para reclamar al Gobierno egipcio que les dejara viajar a El Cairo.

 

Por otra parte, un comité representativo de la comunidad palestina en los Territorios de 1948 [actualmente denominado Estado de Israel] convocó ayer una huelga general para este viernes para denunciar que la Justicia israelí haya rechazado procesar a los policías que mataron a trece manifestantes palestinos al inicio de la Intifada de al-Aqsa, en octubre de 2000.

 

HUELGA EN LOS TERRITORIOS DEL 48

Este comité ha convocado también una manifestación nacional en Sakhnine para denunciar un hecho que ha indignado no sólo a la comunidad palestina [el 20% de la población oficial del Estado de Israel] sino también a las asociaciones de defensa de los derechos humanos.

 

El fiscal general del Estado de Israel anunció el domingo que se abandonaba definitivamente la investigación contra los policías que mataron a trece palestinos al reprimir una manifestación que rechazaba la presencia del entonces líder de la oposición israelí, Ariel Sharon, en la Explanada de las Mezquitas de la Ciudad Vieja de Jerusalén y que fue el detonante de la Intifada de al-Aqsa o Segunda Intifada.

 

El asesor jurídico del Gobierno, Menahem Mazouz, en funciones de fiscal general del Estado, anunció públicamente que no existían pruebas suficientes para inculpar a los policías. En este sentido, acusó a las familias de los muertos por disparos de la Policía sionista de no permitir que se realizara la autopsia a los cuerpos, una práctica rechazada por la tradición islámica.

 

«Es inadmisible que haya policías asesinos que disparan impunemente contra ciudadanos sin que reciban su castigo. Es una prueba más de la discriminación que padece la población árabe [palestina]», declaró Ahmed Tibi, miembro de la Knesset [Parlamento israelí] por la Lista Árabe Unida.

 

«Esto prueba que no hay justicia en Israel cuando se trata de judíos que matan árabes», añadió Tibi.

 

ADOLESCENTE MUERTO EN BELÉN

Por otra parte, una incursión del Ejército israelí en el campo de refugiados de Duheisha, en Belén, se saldó con la muerte de Qusay al-Afandi, de 17 años, al recibir el impacto de una bala durante un enfrentamiento entre jóvenes palestinos y militares sionistas, según informó la agencia Ma'an.

 

La incursión del Ejército israelí se produjo a plena luz del día, algo que es completamente inusual en la ciudad cisjordana de Belén.

 

Domingo 27 de Enero de 2008

ABBAS RECHAZA EL PLAN EGIPCIO Y EXIGE A HAMAS LA «DEVOLUCIÓN» DE GAZA

Fuente: Gara

 

En víspera de la reunión prevista para hoy con el primer ministro sionista, Ehud Olmert, el presidente palestino, Mahmud Abbas, trató de mostrar su autoridad rechazando todo diálogo con Hamas hasta que no devuelva el control de la franja de Gaza a la Autoridad Palestina bajo el mando de Al Fatah.

 

Durante la inauguración de una conferencia titulada `Jerusalén es nuestro', Abbas indicó que Hamas «cometió un acto criminal contra la población palestina y su unidad» y, en tono paternalista, dijo que «si tu hijo comete un crimen, le castigas, y lo mismo se aplica a Hamas».

 

El mandatario también afirmó que ha presentado una propuesta a Naciones Unidas y la Liga Árabe detallando cómo Hamas debe acabar con el «golpe militar» de Gaza, para añadir que «extenderemos nuestras manos al diálogo si Hamas termina con su exterminio militar en la Franja», indicó, olvidando que el hombre con el que se reunirá hoy es precisamente el responsable de la muerte de decenas de palestinos en la franja.

 

Las palabras de Abbas causaron un hondo disgusto en el movimiento islámico, que el viernes saludó la mediación de Egipto. Así, Hamas acusó al líder de Al Fatah de «ahondar la división interna palestina».

 

Un portavoz de Hamas, Fawzi Barhum, lamentó que Abbas «ni siquiera mencionó la invitación» de Hosni Mubarak para organizar una reunión entre ambos movimientos y retomar el diálogo sin condiciones.

 

Barhum también criticó el llamamiento de Abbas a las milicias palestinas para que dejen de lanzar cohetes artesanales contra Israel por considerarlo una «justificación de la política israelí de aplicar un castigo colectivo y cercar la franja de Gaza» y una «negación del derecho a la resistencia» del pueblo palestino ante las constantes y mortales agresiones de Estado sionista.

 

En un comunicado, el portavoz del Movimiento de Resistencia Islámica, Sami Abu Zuhri, señaló que la situación de los territorios palestinos requiere que los palestinos vuelvan a estar unidos para que puedan enfrentarse a la «agresión» y el «asedio» israelí.

 

Ante el rechazo de Abbas a encontrarse con Hamas, el jefe de la diplomacia egipcia, Ahmed Aboul Gheit, anunció ayer que Egipto invitará «por separado» a delegaciones de Hamas y Al Fatah con el fin de discutir medidas relativas a la terminal de Rafah.

 

Al respecto, Hamas se opone a cualquier acuerdo que pudieran alcanzar Olmert y Abbas en relación a la frontera de Rafah y es partidario de buscar una solución a la crisis con Egipto.

 

Precisamente, el control de las fronteras entre Gaza, Egipto e Israel y el despliegue de fuerzas leales a Abbas es una de las propuestas que hará el líder de Al Fatah a Olmert hoy.

 

MUERE HABACH

George Habach, fundador del Frente Popular de Liberación de Palestina (FPLP) en diciembre de 1967, murió ayer en la capital de Jordania, según fuentes oficiales jordanas. Habach nació el 2 de agosto de 1926 en la villa de Lydda, hoy llamada Lod y en manos de Israel.

 

EGIPTO AFIRMA QUE MANTENDRÁ ABIERTA LA FRONTERA DE RAFAH

Las autoridades egipcias anunciaron ayer que su frontera seguiría abierta para los millares de palestinos que continuaban, por cuarto día consecutivo, abasteciéndose en su territorio debido al bloqueo israelí. «Los palestinos seguirán pasando hasta que hayan cubierto todas sus necesidades de distintos productos y de comida», afirmó el gobernador del Sinaí septentrional, Ahmed Abdel Hamid, citado por la agencia oficial MENA. Las fuerzas de seguridad egipcias recibieron la orden de «facilitar el paso», añadía la agencia.

 

Así, las tropas egipcias permanecían ayer presentes pero impasibles ante la oleada de palestinos procedentes de la Franja de Gaza que han cruzado el paso fronterizo hacia Egipto. Además, camiones con matrícula de la franja introducían alimentos y combustible, dos de los productos que más escasean por el bloqueo israelí.

 

Por su parte, el ministro de Interior egipcio, Ahmed Aboul Gheit, responsabilizó a «elementos palestinos» de los incidentes producidos en la zona fronteriza, saldados con una treintena de policías heridos, según el ministro. Gheit también señaló que la decisión de mantener abierta la frontera «se tomó para que los hijos de Gaza puedan aliviar su sufrimiento. La adoptamos hace unos días, y seguimos respaldándola», según los comentarios recogidos por el diario israelí «Haaretz».

 

Domingo 27 de Enero de 2008

Franja de Gaza

OLMERT PROMETIÓ REANUDAR LA PROVISIÓN DE ALIMENTOS

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, prometió hoy al presidente palestino, Mahmud Abbas, reanudar la provisión de alimentos, medicinas y combustible a la Franja de Gaza, la región controlada por el movimiento Hamas que sufre una crisis humanitaria debido al bloqueo impuesto por Israel.

 

Olmert y Abbas mantuvieron una reunión de dos horas en la residencia oficial del premier israelí en Jerusalén que estuvo enfocada en la grave situación que atraviesa la Franja de Gaza, donde viven 1,5 millón de palestinos.

 

Fue el primer encuentro entre los dos mandatarios desde la visita del presidente estadounidense, George W. Bush, a la región, hace un par de semanas.

 

Voceros israelíes, citados por la prensa israelí, aseguraron que Olmert y Abbas discutieron sobre el alivio del bloqueo en la Franja, pero que hablaron de la crisis en la frontera porque el presidente palestino se reunirá el miércoles en El Cairo con el presidente egipcio, Hosni Mubarak, para abordar el tema.

 

Horas antes del encuentro de los dos líderes, el Estado israelí había anunciado que retomará el abastecimiento de combustible a la Franja de Gaza.

 

También hoy la Corte Suprema israelí convocó a una audiencia para analizar una demanda de grupos defensores de los derechos humanos que sostienen que el bloqueo supone un "castigo colectivo" y exigen su abolición, informó la agencia italiana ANSA.

 

No obstante, el gobierno de Olmert señaló que "considerará limitar de nuevo los suministros si continúan los lanzamientos de cohetes" palestinos desde la Franja de Gaza.

 

La organización radical islámica Hamas, domina la Franja de Gaza tras haberla tomado por la fuerza en junio, cuando expulsó de las instituciones gubernamentales a las fuerzas afines a Abbas.

 

El líder político de Hamas en el exilio, Jaled Meshaal, pidió a Egipto que no cumpla un acuerdo existente con Israel sobre el control de su frontera con Gaza y se mostró a favor de una gestión fronteriza conjunta entre egipcios y palestinos.

 

"¿No se retiró Israel de Gaza?, me pregunto. ¿Qué tiene allí? Yo digo que, mientras exista una Gaza palestina y un Sinaí egipcio, el paso de Rafah debe ser un asunto egipcio-palestino", dijo Meshal.

 

Fuente: TELAM

 

Domingo 27 de Enero de 2008

EL ÉXODO DE GAZA PROVOCA ESCASEZ EN CIUDADES FRONTERIZAS DE EGIPTO

La crisis palestina se trasladó a Egipto. El boicot israelí causó que medio millón de habitantes de la Franja cruzaran la frontera y dejaran dos ciudades al borde del desabastecimiento de alimentos y combustibles.

 

Las ciudades fronterizas egipcias de Rafah y Al Arish quedaron al borde del desabastecimiento después de que medio millón de palestinos cruzara al país árabe desde la Franja de Gaza en los últimos días.

 

El pan, el agua, los alimentos básicos y el combustible se han convertido de un día para otro en bienes de lujo, tanto para los vecinos como para las familias desesperadas que cruzan por las partes del muro fronterizo que fueron derribadas el miércoles. La policía egipcia tiene orden de no detenerlos y miles de palestinos siguen llegando. Según El Cairo, tienen permiso para entrar al país y comprar todas las provisiones que necesiten. Pero muchos se están quedando, con sus familias y las pocas pertenencias que pudieron cargar. Las autoridades egipcias y las palestinas por ahora prefieren no hablar de refugiados.

 

Nahla Abdel Aal cruzó la frontera todos los días desde que máquinas excavadoras, manejadas por milicianos palestinos, derribaron parte del muro que divide la Franja de la ciudad egipcia Rafah, el miércoles pasado. Tiene nueve hijos pero no los lleva con ella porque, según cuenta, nunca se sabe cuándo todo puede estallar. Religiosamente se levanta al alba todos los días y prepara los bolsos para llenar de alimentos, botellas de agua y algunos remedios básicos. “En Rafah las cosas están igual de caras que acá, pero voy igual porque en Gaza hay muchos productos que ya no existen”, explicó la mujer de 43 años.

 

A pesar de su frustración, Abdel Aal, como muchos compatriotas, comenzó a denunciar los aumentos arbitrarios del lado egipcio. “¡Los comerciantes no nos ayudan, muchos de ellos nos explotan. El queso que compraba a 50 libras egipcias (9 dólares) el kilo el primer día que se abrió el cruce cuesta hoy 70 libras (12 dólares)!”, protestó indignada.

 

Lo mismo pasa con el pan, el arroz, el té y el agua mineral. “Ayer tuve que viajar hasta Al Arish (45 kilómetros al oeste de Rafah) para comprar agua para preparar té”, contó Mohammed Samir Faris, el dueño de un pequeño local egipcio cerca del paso fronterizo. Y el viaje tampoco le salió barato. Los taxis están 50 veces más caros que hace dos días. La razón: la escasez de combustible en toda la zona fronteriza.

 

Las largas colas de autos se repetían ayer en las pocas estaciones de servicio de Rafah y Al Arish que todavía tenían algo de nafta. A diferencia de los primeros días del éxodo palestino, ayer muchos de los que esperaron varias horas en sus autos eran egipcios. “Nosotros, egipcios, ya no encontramos nada”, se quejó Samir Mohammed Hassan, un oficial del ejército jubilado, de 56 años, mientras hacía fila para llenar su bidón.

 

El enojo de los pobladores de Rafah y Al Arish se hace cada vez más patente. Ya no sólo dirigen sus críticas a Israel por el bloqueo total a Gaza, sino también a los países árabes, que todavía no han asumido un rol protagónico en el drama palestino. “¿Dónde están los países árabes? Cuando se enteraron de que la frontera estaba abierta, debían haber enviado inmediatamente ayuda alimentaria a los habitantes de Gaza, en vez de gastar su dinero en Europa y Estados Unidos”, se preguntó Hassan.

 

A pesar del malestar, el gobierno egipcio mantiene su orden de dejar abierta la frontera con Gaza. Sin embargo, el presidente Hosni Mubarak ya ordenó que cerca de 3500 policías se desplegaran por las principales rutas que comunican a las ciudades fronterizas con el resto del país para evitar que los palestinos se instalen en otras ciudades. Mubarak también intentó comenzar una negociación entre Hamas y Fatah. Los primeros celebraron la invitación del presidente egipcio y se pusieron a disposición para un encuentro. Los segundos no fueron tan efusivos y pusieron fecha para el miércoles.

 

En vez de referirse a la propuesta de El Cairo, el presidente Mahmud Abbas prefirió continuar con sus críticas a Hamas y le pidió a Israel que le permita controlar el paso fronterizo de Rafah. El mandatario palestino sabe que la actual situación preocupa mucho a Tel Aviv. El viernes por la noche, el gobierno de Ehud Olmert cerró todas las instalaciones turísticas lindantes con la frontera de Egipto. Según explicaron, es por miedo a que los milicianos palestinos comiencen a disparar cohetes.

 

En Israel, en tanto, cerca de mil manifestantes pacifistas se enfrentaban a los miedos de sus gobiernos e intentaban romper con el bloqueo que desde hace semanas no permite que entren alimentos y ayuda humanitaria a la Franja de Gaza. En Gaza, otra manifestación pacifista los esperaba. Pero finalmente la presión de los árabes y judíos israelíes no pudo con el cordón militar.

 

Sábado 26 de Enero de 2008

SIGUE EL ÉXODO DESDE LA FRANJA HACIA EGIPTO

Una avalancha de palestinos

 

Después de un día de infructuosos intentos por detener las avalanchas de palestinos que trataban de entrar a Egipto, las fuerzas de seguridad egipcias se retiraron y fueron reemplazadas por milicianos palestinos armados con fusiles de asalto. Los aparentes intentos de regular el flujo llegaron un día después de que Egipto rechazara la idea israelí de cortar todos sus vínculos con Gaza y traspasar a El Cairo la responsabilidad de abastecer la zona de electricidad, agua potable y medicamentos. Tras la retirada de los guardias egipcios, miles de palestinos continuaban cruzando con normalidad de un lado a otro de la frontera a través de los numerosos huecos abiertos en la empalizada para comprar todo tipo de producto en Egipto.

 

Los vehículos en los que fueron trasladados los efectivos egipcios abandonaron la zona junto con los camiones hidrantes que ayer a la mañana le impedían entrar en Egipto a los palestinos. Con esa retirada la frontera entre la Franja de Gaza y Egipto se ha quedado sin presencia militar egipcia. En uno de los puestos, un grupo de unos diez jóvenes, algunos ataviados con kufiyas (pañuelo palestino) y cazadoras de color caqui mostraban las pistolas y metralletas que llevaban escondidas bajo la ropa y se identificaron como miembros de Hamas y de las Brigadas de Azedin Al Kasam, brazo armado del grupo islámico.

 

A primera hora del día la policía egipcia, equipada con material antidisturbios, había anunciado mediante altavoces en la parte egipcia de Rafah y en El Arich, más al oeste, que la frontera quedaría sellada a partir del mediodía. Los policías antimotines egipcios habían formado cadenas humanas en un aparente intento de cerrar gradualmente la frontera con la Franja de Gaza, pero miles de palestinos lograron de todos modos cruzar a Egipto por tercer día. Las advertencias y el cierre de la mayoría de los pasos provocaron una huida desesperada. Familias enteras, jóvenes y niños derribaron una parte del muro que les impedía pasar a territorio egipcio. La vorágine consumidora fue tal que la ciudad egipcia de Rafah se quedó sin pan, ni agua envasada. Sólo le quedaban algunos refrescos y la mayoría de los productos que se vendían era al por mayor.

 

El punto fronterizo, que no puede funcionar sin el visto bueno de Israel, según un acuerdo impulsado por Washington, estaba cerrado desde junio de 2006. Centenares de palestinos, que coreaban lemas en favor de Hamas, penetraron inmediatamente en Egipto, algunos a pie, otros en coche o en carros tirados por asnos, sin poder ser detenidos. La destrucción de nuevos trozos de la muralla fronteriza se produjo después de que las fuerzas egipcias anunciaran que iban a sellar de nuevo la zona. Durante dos días centenares de miles de palestinos aprovecharon la destrucción de los muros y vallas, en algunos tramos mediante explosivos, para abastecerse en el país vecino, ante la escasez de productos provocada por el bloqueo impuesto a la Franja de Gaza por Israel.

 

Israel y Estados Unidos mostraron su inquietud por la apertura de la frontera por la fuerza, tras estimar que Hamas podría aprovechar la situación para pasar armas desde Egipto.

 

Sábado  26 de Enero de 2008

PALESTINOS ARMADOS OCUPAN LOS PUESTOS DEJADOS POR LOS POLICÍAS

Egipto renuncia a frenar la avalancha palestina

Fuente: Agencias

 

Las fuerzas de seguridad egipcias se retiraron este viernes de la frontera con la Franja de Gaza y renunciaron a contener la avalancha de palestinos, poco después de que militantes del movimiento islámico Hamas abrieran una nueva brecha en el muro que divide la localidad de Rafah.

 

Hacia las 14.00 horas, los activistas lograron destruir parte de la estructura con la ayuda de una excavadora. Media hora más tarde, todos los vehículos blindados de transporte egipcios comenzaron a retirarse de la frontera y hombres palestinos armados ocuparon los puestos dejados por los policías.

 

Junto a los blindados abandonaron también la zona los vehículos con cañones de agua que por la mañana impidieron el acceso a los palestinos, con lo que la frontera se quedó sin presencia militar egipcia.

 

"Hemos echado de aquí a estos infieles y si vienen mañana los vamos a matar a tiros ", dijo a Efe un joven ataviado con el pañuelo palestino mientras hacía el gesto de disparar con una pistola.

 

Mientras tanto, miles de palestinos continúan cruzando de un lado a otro de la frontera a través de los numerosos huecos abiertos en la empalizada. La policía egipcia sólo logró cerrar algunos de ellos antes de retirarse del lugar.

Los 'réditos' de Hamas

 

El bloqueo de la franja ordenado hace una semana por el Gobierno israelí ha forzado a los palestinos a lanzarse en masa hacia Egipto para hacerse con alimentos y combustible.

 

La situación ha supuesto una inyección de popularidad para Hamas, según los analistas palestinos, que consideran que la organización deberá se tenida en cuenta en el futuro antes de negociar cualquier acuerdo respecto a la frontera con Egipto.

 

El columnista Samih Shabib escribió en el diario 'Al Ayyam', cercano a Al Fatah, que la reapertura del paso de Rafah "será imposible sin la participación de todas las partes, Hamas incluida".

 

Los seguidores del movimiento islámico acusan al presidente palestino, Abu Mazen, de haber pactado el bloqueo con Israel en secreto para que los ciudadanos se levanten contra Hamas, que controla Gaza desde el pasado mes de junio.

 

"La Autoridad Palestina no podrá retomar el dominio del paso de Gaza sin el consentimiento de Hamas, cuya posición en las negociaciones se ha fortalecido ", explicó el analista Hani al Masri.

 

Sábado  26 de Enero de 2008

UN NUEVO ASESINATO POLÍTICO SACUDE LA FRÁGIL ESTABILIDAD DEL LÍBANO

Un atentado con coche bomba en un barrio cristiano de Beirut cobró la vida del capitán Wisam Eid, un miembro de las fuerzas de seguridad que investigaba el asesinato del ex primer ministro Rafik Hariri. La bomba mató a cuatro personas y dejó decenas de heridos.

           

Por Juan Miguel Muñoz *

Desde Rafah

La pauta de asesinatos políticos iniciada en Líbano en febrero de 2005 con el magnicidio del ex primer ministro Rafik Hariri se acelera y sumó el viernes un nuevo episodio sangriento. El capitán Wisam Eid, miembro de las Fuerzas de Seguridad Interior (FSI), empleado en la investigación del asesinato de Hariri, murió el viernes en un atentado con coche bomba en un barrio cristiano de Beirut junto a un guardaespaldas y dos personas más.

 

El coche bomba estaba estacionado al costado de la autopista bajo un puente peatonal y fue detonado por control remoto al paso del auto de Eid. Además de la muerte de Eid y de tres otras personas, el estallido dejó decenas de heridos. El atentado provocó importantes daños materiales y abrió un boquete de cinco metros de ancho en el suelo. Varios automóviles ardieron y otros quedaron totalmente destruidos. “Eid era un miembro clave de las FSI y estaba implicado en numerosas investigaciones sobre atentados en Líbano, incluidas las bombas de febrero de 2007 en el área cristiana”, declaró un alto responsable de la seguridad.

 

Según un antiguo integrante de la comisión internacional que investigó el asesinato del ex primer ministro libanés Rafic Hariri, “Eid había proporcionado información” sobre ese caso. Precisamente, volvía de una reunión con esa comisión cuando sufrió el atentado, afirmó una fuente de la mayoría parlamentaria libanesa, opuesta a la influencia de Siria. “Este atentado no nos impedirá continuar con nuestra misión de proteger el país y garantizar la seguridad”, dijo el general Ashraf Rifi, jefe de las FSI.

 

Eid escapó por poco a un intento de asesinato hace dos años, cuando lanzaron una granada de mano en su hogar en Beirut. Hace 11 días, en otro atentado contra un vehículo oficial estadounidense, perecieron tres hombres. Y el 12 de diciembre, el general Françoise Hajj –a quien se apuntaba como sucesor del jefe del Ejército, Michel Suleiman, quien a su vez sonó como candidato a la presidencia– falleció en un ataque terrorista similar.

 

El de ayer fue el atentado más sangriento desde el perpetrado el 13 de junio de 2007 contra el diputado de la mayoría parlamentaria antisiria Walid Eido, que murió junto a otras nueve personas. El último atentado en Líbano tuvo lugar el 15 de enero, cuando un coche estalló al paso de un vehículo de la embajada de Estados Unidos cerca de Beirut matando a tres civiles.

 

No cabe duda de que implicarse en las indagaciones por el crimen de Hariri acarrea riegos evidentes. Dos militares de la misma unidad a la que pertenecía Eid sufrieron atentados. Uno de ellos murió y el segundo resultó herido de gravedad. Eid, de 31 años e ingeniero de telecomunicaciones, era uno de los encargados de rastrear las conversaciones telefónicas de los sospechosos de participar en la cadena de asesinatos de políticos y personalidades antisirias perpetrados desde hace tres años.

 

El asesinato se produce en vísperas de una reunión ministerial de la Liga Árabe, el domingo en El Cairo, donde el jefe de la organización panárabe Amr Musa debe informar sobre una mediación entre los bandos rivales libaneses que acabó en estancamiento. Líbano, siempre al borde del abismo, se tambalea. Sin presidente desde la medianoche del 23 de noviembre, cuando el mandatario prosirio Emile Lahoud abandonó el palacio de Baabda, las sectas religiosas que dominan la vida política del país son incapaces de acordar el relevo de Lahoud, cuya elección en el Parlamento, para la que se exige el consenso, se ha pospuesto una docena de veces. Desde que Naciones Unidas impulsó en septiembre de 2004 las resoluciones que exigieron la retirada de las tropas sirias de Líbano, el pequeño Estado sufre la convulsión política más grave desde el fin de la devastadora guerra civil (1975-1990).

 

Estados Unidos y Francia, patrocinadoras de esas resoluciones del Consejo de Seguridad, culpan a Damasco de los atentados. El régimen sirio rechaza categóricamente estar detrás de los crímenes. Sea cual fuere la mano negra, nadie discute que Washington y París libran una guerra por la tutela de Líbano contra Irán y Siria, que siempre ha considerado al país vecino una creación artificial de la antigua potencia colonial francesa para beneficio de los cristianos maronitas.

 

* De El País de Madrid. Especial para Página/12.

 

Viernes 25 de Enero de 2008

ISRAEL RESPONDE A LA CAÍDA DE LA VALLA DEJANDO A GAZA SIN ELECTRICIDAD

Fuente: Gara

 

La respuesta de Israel no se ha hecho esperar. Al día siguiente de que activistas palestinos derribaran la valla fronteriza de Rafah para permitir a cientos de miles de palestinos aprovisionarse en Egipto, las autoridades sionistas ordenaron retener el envío de gasoil para la Compañía de Electricidad de Gaza, según informó Jamal al-Hudari, presidente del Comité contra el Bloqueo.

 

El martes, Israel permitió que cinco camiones aprovisionaran mínimamente la central que suministra electricidad a Gaza después de que este territorio estuviera sumido en la oscuridad desde que el viernes anterior el bloqueo se convirtiera en total. Entonces, Israel advirtió de que si se producían nuevos ataques con cohetes artesanales contra posiciones sionistas en el Neguev, el suministro a la central volvería a interrumpirse.

 

En esta ocasión, sin embargo, el detonante del nuevo corte de suministro -también se impidió el paso de camiones con ayuda- fue el derribo de la valla en Rafah, según informó la radio pública israelí.

 

El viceministro israelí de Defensa, Matan Vilnai, señaló que el Estado sionista quiere dejar de suministrar electricidad, agua y medicinas a Gaza como castigo al derribo de la valla.

 

En este sentido, el diario «Haaretz» informó ayer de que el Gobierno israelí está molesto con Egipto por permitir el paso de los palestinos para comprar los alimentos que el bloqueo sionista les impide tener en su propia casa.

 

«Creo que Egipto sabe cuál es su trabajo y esperamos que lo cumpla en el marco de los acuerdos alcanzados», señaló el ministro de Defensa, Ehud Barak, al Canal 10 israelí.

 

Junto a ello, el Gobierno israelí hizo un llamamiento a los turistas de ese Estado que se encuentren en el Sinaí egipcio que abandonen este lugar al considerar que por la valla de Rafah pueden llegar a Egipto «terroristas de Hamas que puede secuestrar a ciudadanos israelíes y llevarlos a Gaza».

 

En este contexto, la radio pública israelí hizo pública ayer una encuesta en la que se muestra que la mayoría de los ciudadanos del Estado sionista son favorables a endurecer las sanciones impuestas a los gazatíes.

 

A la pregunta «Debe Israel endurecer o aligerar las sanciones contra los palestinos de la franja de Gaza», el 63,7% de los encuestados optó por el endurecimiento, mientras que el 22,1% abogó por el aligeramiento y un 10% por mantener la actual situación. La encuesta fue realizada por el instituto Shivouk Panorama.

 

EE.UU., CON EL SIONISMO

Israel puede mantenerse firme en sus posiciones, puesto que continúa teniendo a EE.UU. como aliado. Así, ayer Washington rechazó una resolución aprobada horas antes en Ginebra por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en la que se denuncia a Israel por la crisis humanitaria que se está produciendo en Gaza, al tiempo que se culpaba a Hamas de la situación.

 

En una declaración del embajador de EE.UU. ante la ONU en Ginebra, Warren Trichenor, Washington afirma que «Hamas tiene, en última instancia, la responsabilidad de lo que está ocurriendo».

 

HANIYEH, POR EL DIÁLOGO

El primer ministro del Gobierno de Hamas en Gaza, Ismail Haniyeh, realizó un llamamiento al Gobierno egipcio y a la Autoridad Palestina de Mahmud Abbas para llegar a un acuerdo sobre la manera de gestionar la frontera de Rafah.

 

«Lo que está sucediendo en Gaza demuestra que hemos llegado al límite. La solución no es un poco de combustible, sino que se levante el bloqueo», señaló a al-Jazeera.

Abbas y Olmert

 

Pese a todo lo sucedido en la última semana, el primer ministro israelí, Ehud Olmert, y el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, se reunirán el domingo en el marco del diálogo post-Annapolis.

 

FAMILIAS PALESTINAS SE REENCUENTRAN EN RAFAH TRAS AÑOS SEPARADAS

Aturdida por las numerosas horas de viaje por el Sinaí y el frenesí de Rafah, convertida en un bazar gigante, Rahmeh Naji va a cumplir un sueño: en el lado palestino de la frontera le espera su familia, a la que no ha visto desde hace siete años.

 

Con su marido, Mohammed, y sus tres hijos, abandonaron al amanecer la ciudad egipcia de al-Jura, a diez kilómetros de la frontera, y tomaron el camino a Rafah, donde la frontera ha dejado de existir.

 

La joven sujeta firmemente la mano de sus hijos frente a la oleada de decenas de miles de palestinos que llegan desde todos los rincones de Gaza. «Mi marido es egipcio y yo soy de Nousseirat (en el centro de Gaza). Me casé hace siete años y desde entonces no he podido ver a mis allegados», explica Naji.

 

En al-Jura vive con la familia de su marido. «Mis padres, mis hermanos y hermanos, mis primos, todos viven en Nousseirat», explica. «Gracias a Mubarak y gracias a los que han derribado el muro», añade su marido.

 

Alrededor, los compradores corren y gritan en busca de productos que no se encuentran en el lado palestino: tabaco, detergente, lejía en polvo, patatas fritas, alimentos, televisores, lectores de DVD, cemento, neumáticos, motos,...

 

Salma Abú Chaar también podrá visitar a sus seres queridos. Señala la casa de su familia en el lado palestino y la suya propia, en tierra egipcia. «Vivimos muy cerca, pero el muro nos separaba. La última vez que pude verles fue hace dos años y medio. Antes Rafah era una sola ciudad y nosotros formábamos una sola familia», recuerda.

 

Mehdi LEBOUACHERA

 

Viernes 25 de Enero de 2008

Franja de Gaza

EGIPTO SE RETIRA DE LA FRONTERA ANTE LA PRESIÓN DE LOS PALESTINOS

En su primer intento de cerrar la frontera entre Egipto y la franja de Gaza, las fuerzas de seguridad egipcias se retiraron mientras miles de personas continuaban cruzando de un lado a otro.

 

Las fuerzas de seguridad egipcias fracasaron hoy en su primer intento de cerrar la frontera entre Egipto y la franja de Gaza, mientras que miles de palestinos continuaban cruzando.

 

Alrededor de las 16.30, hora local (13.30 GMT), y tras un día de infructuosos intentos para detener las avalanchas de palestinos que trataban de entrar a Egipto, las fuerzas de seguridad egipcias se retiraron y fueron reemplazadas por milicianos palestinos armados con fusiles de asalto.

 

Los vehículos en los que fueron trasladados los efectivos egipcios abandonaron la zona junto a los camiones con cañones lanzadores de agua que esta mañana impidieron a los palestinos entrar en Egipto.

 

Con esa retirada la frontera entre la franja de Gaza y Egipto se ha quedado sin presencia militar egipcia.

 

En uno de los puestos, un grupo de unos diez jóvenes, algunos ataviados con kufiyas (pañuelo palestino) y cazadoras de color caqui mostraron las pistolas y metralletas que llevaban escondidas bajo la ropa y se identificaron como miembros de Hamas y de las Brigadas de Azedin Al Kasam, brazo armado de grupo islámico.

 

Tras la retirada de los guardias egipcios, miles de palestinos continúan cruzando con normalidad de un lado a otro de la frontera a través de los numerosos huecos abiertos en la empalizada para aprovisionarse de todo tipo de productos en Egipto.

 

Mahmud, un palestino de mediana edad, dijo que no volverá a la franja hasta que no haya comida allí.

 

Tal ha sido el hambre y la sed, que en la ciudad egipcia de Rafah no hay desde esta mañana ni pan, ni agua embotellada, mientras que apenas quedan refrescos y la mayoría de los productos que se venden son al por mayor.

 

A primera hora de hoy, el cierre del penúltimo de los huecos que quedaba abierto en la valla fronteriza, causó el pánico entre los palestinos de Gaza que acudieron en riadas a cruzar la frontera.

 

En la ciudad de Rafah y sus alrededores, la policía había comenzado a advertir a los miles de palestinos que abarrotaban la zona de que la frontera sería cerrada hoy sobre las 16.00, hora local (13.00 GMT), algo que al final no ocurrió.

 

Estas advertencias y el cierre de la mayoría de los pasos, originó una desesperada huida, en la que jóvenes, niños y familias enteras derribaron una parte del muro que les impedía el paso a territorio egipcio. Asimismo, abrieron dos nuevos huecos en una zona alambrada de la frontera para pasar de un lado a otro.

 

Fuente: EFE

 

Viernes 25 de Enero de 2008

EGIPTO COMENZÓ A EXPULSAR A CIENTOS DE PALESTINOS PROVENIENTES DE GAZA

Después de que milicianos volaran anteayer el paso fronterizo de Rafah, cerca de un tercio de la población de la Franja inundó Egipto para escapar del bloqueo impuesto por Israel.

 

Fuerzas de seguridad egipcias comenzaron a expulsar ayer a cientos de palestinos. Después de que milicianos volaran el miércoles el paso fronterizo de Rafah, cerca de un tercio de la población de Gaza inundó Egipto para escapar del bloqueo hermético impuesto la semana pasada por Israel. Aunque en un principio el presidente egipcio Hosni Mubarak aceptó el ingreso de los palestinos, ayer cambió de parecer luego de que Israel y Estados Unidos presionaran al país árabe para recuperar el dominio de la frontera con la Franja de Gaza, que hoy podría ser cerrada. Por su parte, Tel Aviv amenazó con desconectarse de esa región ocupada, mientras que el presidente Mahmud Abbas llamó a los palestinos a retornar a su territorio y rechazó la invitación que Hamas le hizo para negociar con El Cairo. Pese a que la comunidad internacional condenó a Israel, Washington se opuso a una resolución condenatoria en la ONU.

 

Tan sólo un día duró la solidaridad del gobierno egipcio que el miércoles había permitido ingresar a su territorio a la población desesperada de Gaza. Ayer por la tarde, luego de que miles de palestinos realizaran compras en Egipto para abastecerse de bienes básicos, Mubarak frenó la entrada a los visitantes. Según testigos en el paso de Rafah, policías egipcios forzaron a palestinos mediante el uso de palos a regresar a la Franja, mientras que en las ciudades de la península del Sinaí funcionarios rodearon a ciudadanos de Gaza y los devolvieron a la frontera. Asimismo fueron detenidos todos los camiones que pretendían llevar alimentos y medicamentos desde Egipto hacia Palestina.

 

Como un tsunami, el flujo de personas se incrementó significativamente durante el mediodía debido a que Egipto había asegurado a Estados Unidos que pronto iba a cerrar la frontera con la Franja de Gaza, según informaron el miércoles diplomáticos árabes y estadounidenses. Esa versión también circuló entre las fuerzas de seguridad, que creían que sólo se permitiría a los palestinos permanecer en el país hasta hoy. La expulsión repentina de los visitantes que comenzó ayer fue decidida luego de que la Casa Blanca e Israel presionaran al gobierno egipcio para tomar de nuevo las riendas sobre la frontera.

 

De acuerdo con funcionarios de seguridad, ayer por la mañana había unos 500.000 palestinos en la península del Sinaí, que habían atravesado el día anterior la frontera a través de los agujeros abiertos por militantes enmascarados y pasaron la noche en casa de familiares, mezquitas, viviendas de vacaciones o locales gastronómicos. Sin embargo, muchos miles habían regresado el mismo miércoles a la Franja después de abastecerse de alimentos, ropa y cigarrillos en medio del fuerte bloqueo israelí.

 

Desde que Hamas ganó las elecciones legislativas en enero de 2006, el Estado judío viene reduciendo la entrada de mercancías al territorio ocupado de Gaza y hace una semana decretó el cierre hermético de las fronteras, con el argumento de frenar el constante lanzamiento de cohetes palestinos contra ciudades hebreas. Para el consejero de la Cancillería palestina Husny Abdel Wahed era inevitable el éxodo hacia Egipto. “La Franja estaba sitiada, era una isla hasta que explotó”, señaló a Página/12. “Gaza no puede recibir ayuda de Cisjordania ni de ningún lugar. Es poco lo que podemos hacer bajo ocupación israelí”, añadió.

 

Pese a que no se han lanzado más misiles palestinos desde la apertura de la frontera con Egipto, el viceministro de Defensa de Israel, Matan Vilnai, dijo ayer que Tel Aviv quería desconectarse por completo de Gaza para que otros se hagan cargo de suministrarle electricidad, agua y medicamentos al empobrecido territorio dominado por el grupo islamista Hamas. Sin embargo, el asesor palestino cree que el objetivo de Israel es terminar de partir a su país. “El bloqueo israelí tiene que ver con los planes de separar a Gaza y Cisjordania”, advirtió Wahed.

 

Mientras la Autoridad Palestina continúa las conversaciones de Paz con Israel impulsadas por Washington, el presidente Mahmud Abbas exigió ayer a los palestinos de Gaza que desalojaran de inmediato el paso fronterizo de Rafah. Al mismo tiempo, rechazó una oferta efectuada por Hamas el jueves para negociar sobre una apertura permanente de la frontera con Egipto, que este país también cerró desde que Hamas ganó los comicios. “No es práctico y ellos no son quienes deben hacer ese llamado”, indicó Wahed, desconociendo a Hamas.

 

En tanto, Mohammed Faraj al Ghoul, líder del comité legislativo del Parlamento palestino dominado por Hamas en Gaza, reivindicó la apertura de la frontera con Egipto. “Hacer saltar por los aires las vallas es el primer paso hacia el fin del bloqueo”, señaló.

Informe: Juan Manuel Barca.

 

Viernes  25 de Enero de 2008

WASHINGTON PONE EN MARCHA UN PROGRAMA CON EL AVAL DE ISRAEL

EE.UU. entrena reclutas de Palestina

 

Avanza el plan de Washington para un potencial enfrentamiento con Hamas. El primer batallón de las fuerzas de seguridad palestinas cruzó ayer hacia Jordania para comenzar un entrenamiento bajo un programa estadounidense, tras retrasarse cerca de un año. Con el visto bueno de Israel, Estados Unidos quiere entrenar a 50.000 miembros de la gendarmería palestina, pero el programa está proyectado para graduar sólo a 2000 hombres en el 2008, el límite de tiempo fijado por el presidente norteamericano, George W. Bush, para llegar a un acuerdo sobre un Estado palestino.

 

Ayer, el primer batallón de cerca de 700 reclutas, proyectados por Estados Unidos para servir en una Fuerza de Seguridad Nacional, cruzó el puente Allenby controlado por israelíes en la ocupada Cisjordania hacia Jordania. Allí realizarán el entrenamiento “ley y orden”, cuyo demorado inicio podría entorpecer los planes de Washington para convencer a Israel de que efectivamente Abbas busca combatir a los militantes, antes de que el ejército de Tel Aviv se retire del territorio que ha ocupado.

 

Los cursos de cuatro meses de duración se llevarán a cabo en una instalación en Jordania ya usada por las fuerzas iraquíes con apoyo de Estados Unidos y se centrarán en ley, orden y en entrenamiento policial, según documentos del gobierno estadounidense. Sin embargo, ninguno de los instructores será personal norteamericano e Israel tiene un veto sobre quien participa del entrenamiento tras haberles otorgado a los gendarmes palestinos para viajar a Jordania.

 

Aunque el gobierno de Abbas ya ha lanzado redadas de seguridad en partes de Cisjordania, denunció que los israelíes están dañando el esfuerzo al evitar que armaduras y nuevos vehículos blindados lleguen a Al Fatah. Pese a los esfuerzos de la Autoridad Palestina, Israel asegura que las fuerzas de seguridad palestinas todavía no son confiables e incluyen a un gran número de militantes antiisraelíes, lo que impide según Tel Aviv la creación de un Estado palestino.

 

Por su parte, el legislador palestino independiente Mustafa Barghoutti denunció tiempo atrás el programa estadounidense, apoyado por Israel, como un intento de convertir al gobierno de Palestina en un subagente de ocupación, en tanto Tel Aviv mantiene el control del territorio árabe. Ya a fines del 2006, el plan norteamericano para fortalecer la guardia presidencial había dado sus primeros pasos. Según el diario israelí Haaretz, fuentes judías dijeron que Estados Unidos estaba interesado en la caída del gobierno electo de Hamas en junio del 2006. Luego en una reunión del cuarteto para la Paz en Londres, Washington expresó su satisfacción con los resultados del boicot al gobierno de Hamas. Como la administración estadounidense creía que las sanciones aplicadas contra Hamas iban inevitablemente a llevar a una confrontación violenta entre ese grupo palestino y Al Fatah, en ese escenario ellos iban a preferir respaldar a los “buenos” muchachos de Abbas para que haya “ley y orden”.

Informe: J. M. B.

 

Jueves 24 de Enero de 2008

DECENAS DE MILES DE GAZATÍES ROMPEN EL BLOQUEO Y LOGRAN ENTRAR A EGIPTO

Fuente: Gara

 

Decenas de miles de palestinos de Gaza que están siendo sometidos al férreo y total bloqueo israelí, entraron ayer en Egipto para hacerse con provisiones después de derribar la valla que separa los dos territorios, destruida con explosivos.

 

El presidente egipcio, Hosni Mubarak, afirmó que había ordenado a las fuerzas de seguridad de su país que dejasen pasar a los palestinos.

 

«Les he dicho que les dejaran entrar, también a los que llevaban armas, para que pudieran comprar productos alimentarios y posteriormente regresar a sus casas», declaró Mubarak a la prensa cairota.

 

Al amanecer, hombres armados y encapuchados destruyeron con explosivos el muro de hormigón que separa Gaza de Egipto y después tiraron abajo una valla metálica y el muro de hormigón situado en el lado egipcio, según explicaron testigos presénciales a la agencia France Presse.

 

Decenas de miles de palestinos se congregaron entonces en Rafah, donde el paso fronterizo está cerrado desde junio de 2006, y atravesaron la brecha para llegar al lado egipcio de esta ciudad, situada entre Gaza y Egipto.

 

Sometidos a una extrema penuria de productos básicos en Gaza debido al férreo bloqueo israelí, que se convirtió en total el pasado 17 de enero, la mayoría de los palestinos se dirigieron a la parte egipcia de Rafah y a el-Arich, más al oeste, para poder comprar.

 

Coches y carros tirados por burros transportaban pasajeros a Egipto antes de volver a Gaza cargados de productos adquiridos a un precio notablemente inferior al que tienen en ese territorio palestino, ya que la escasez provocada por el bloqueo sionista ha hecho que los precios de los productos básicos se disparen.

 

Ahmad Halaweh explicó que cogió todo su dinero, unos 70 euros. «Voy a comprar cigarrillos para venderlos en Gaza». Los cigarrillos extranjeros son ocho veces más baratos en Egipto que en Gaza.

 

Junto a ello, los vecinos de Gaza se hicieron, además, con alimentos y combustible, con aparatos eléctricos y electrónicos como teléfonos móviles, radios y televisores.

 

En la ciudad de Gaza, la céntrica Plaza Palestina se convirtió, de la noche a la mañana, en un gigantesco bazar. Podía comprarse alimentos y tabaco recién llegados de Egipto.

 

El primer ministro del Gobierno de Hamas en Gaza, Ismail Haniyeh, propuso la celebración de una «reunión urgente» en El Cairo con la Autoridad Palestina del presidente Mahmud Abbas (al-Fatah), que controla Cisjordania, para poner fin al bloqueo.

 

Abbas había propuesto estas últimas semanas abrir corredores en Gaza para prestar servicios, pero Hamas se había opuesto. Evidentemente, estos corredores debían contar con el visto bueno del ocupante sionista.

 

Israel mostró ayer se preocupación por el tránsito de palestinos hacia Egipto, «ya que permitirá que Hamas pueda meter en Gaza fácilmente armas y terroristas».

 

Desde Ramallah, Abbas contestó que lo sucedido en Rafah es consecuencia directa del bloque impuesto a Gaza.

 

EE.UU. también se mostró preocupado por la situación de la frontera de Rafah. «El Gobierno egipcio tiene que actuar seriamente en interés de su seguridad nacional y tiene que garantizar que su frontera no se emplee para el tráfico de bienes o de armas», destacó en Washington Tom Casey, portavoz adjunto del Departamento de Estado.

 

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, instó desde Ginebra, donde se reunió la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas, al primer ministro israelí, Ehud Olmert, a «suavizar las restricciones para salir del territorio y suministrar el combustible que sea necesario para que la gente no sufra más». Asimismo, reclamó que cesen los disparos de cohetes artesanales contra posiciones israelíes en el Neguev.

 

En cualquier caso, el ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, señaló en París, donde se reunió con su homólogo francés, Bernard Kouchner, que las restricciones contra la población de Gaza continuarán «mientras sigan disparando cohetes. Si tengo que elegir entre que haya calma en su casa o en la nuestra, es evidente que no existe ninguna duda».

 

500 DETENIDOS EN EGIPTO

La Policía egipcia detuvo ayer en El Cairo a 500 personas que se manifestaron, a convocatoria de los Hermanos Musulmanes, en apoyo a Gaza. La movilización reunió a unas 3.000 personas y fue disuelta con gases lacrimógenos y porras.

 

DOS MUERTOS MÁS

Las fuerzas de seguridad israelíes mataron ayer a otros dos palestinos en sendas incursiones en Gaza. Se trata del civil de 50 años Isma'il al-Attar y de Yahya al-Biyuk, vinculado a las Brigadas Ezzedin al-Qassam, brazo armado de Hamas.

 

ESTUDIANTE DETENIDO

Abdullah Awis, presidente del Senado Estudiantil de la Universidad de Bir-Zeit, cercana a Ramallah, fue detenido ayer por las fuerzas de seguridad israelíes en el chekpoint de Atarah. Su antecesor en el cargo fue arrestado en noviembre.

 

GRUPOS PALESTINOS SE REÚNEN EN DAMASCO

Varios movimientos palestinos comenzaron ayer en Damasco una conferencia nacional destinada a superar la división existente entre las distintas formaciones, un objetivo que sigue apareciendo como lejano después de que la OLP controlada por Mahmud Abbas criticara el encuentro calificándolo como «carnaval de fabricación siria».

 

Hamas, la Yihad Islámica y el FPLP-Comando General son los principales grupos que asisten al encuentro de Damasco, mientras que entre los ausentes se hallan tanto al-Fatah, dirigido por Abbas, como las principales formaciones de la izquierda palestina, el FPLP y el FDLP.

 

Jaled Mechaal, portavoz de Hamas desde su exilio en Damasco, denunció el bloqueo impuesto por Israel contra Gaza. «Estamos ante una engañifa sionista. Nuestro objetivo no es conseguir suministro de combustible o de alimentos. Queremos que se levante el bloqueo», añadió.

 

«El bloqueo es una tragedia, un crimen inmoral. Llamo a continuar con la cólera popular contra los sionistas y los americanos hasta que levanten el bloqueo», destacó Mechaal, que aplaudió la acción de quebrar la frontera de Rafah para que decenas de miles de palestinos pudieran aprovisionarse en Egipto.

 

«El combate no acabará hasta que llegue la liberación de Palestina, de toda Palestina», proclamó Mechaal, incluyendo en su reivindicación a los territorios de 1948, que actualmente forman parte del Estado de Israel, así como a las ocupadas Gaza y Cisjordania.

 

Oradores como el líder de la Yihad Islámica, Ramadan Challah, o el representante del Hizbullah libanés, Ibrahim Aimen Sayyed, se sumaron a las críticas a la política de EE.UU..

 

El secretario general adjunto del FPLP-CG, Talal Naji, acusó a Washington de «urdir un plan para sembrar la discordia» en Oriente Próximo y denunció que «Bush quiere suprimir el inalienable derecho al retorno de los refugiados».

 

Miércoles 23 de Enero de 2008

DERRIBAN EL MURO QUE SEPARA LA FRANJA DE GAZA

Miles de palestinos logran ingresar a Egipto

Decenas de miles de palestinos ingresaron hoy en Egipto desde la Franja de Gaza luego de que hombres armados volaron con explosivos casi todo el muro fronterizo de 11 kilómetros de la sureña ciudad de Rafah.

 

Los residentes de Gaza cruzaron en autos, a pie o sobre burros en una desesperada carrera por comprar productos que escasean en la región costera por un bloqueo punitivo impuesto por Israel la semana pasada.

 

La policía de Hamas, el movimiento islamista que controla la Franja de Gaza, dirigió el tránsito, ante la impasibilidad y la inacción de los guardias fronterizos egipcios, informó la edición digital del diario israelí Haaretz.

 

El vocero de la Cancillería israelí Arye Mekel dijo que Israel no posee fuerzas en la frontera entre Gaza y Egipto y que "por lo tanto es responsabilidad de Egipto garantizar que la frontera opere apropiadamente, de acuerdo a los pactos firmados".

 

Los hombres armados, cuya afiliación se desconoce, comenzaron a volar el muro antes de la madrugada, y en total realizaron 17 detonaciones en distintas secciones de la pared, que quedó completamente destruida, dijeron testigos y voceros de Hamas.

 

Tras las primeras explosiones, decenas de personas se juntaron en el lugar a la espera de pasar, según testigos. Policías de Hamas llegaron rápidamente e intentaron impedir el cruce.

 

Del otro lado, las fuerzas egipcias iluminaron con reflectores los agujeros en la pared y desplegaron tropas para evitar infiltraciones, de acuerdo a estos testigos.

 

Pero para el mediodía decenas de miles de palestinos se habían congregado a lo largo del muro, y la desbordada policía de Hamas empezó a dejar pasar a la gente. La mayoría de las fuerzas egipcias fue retirada de las inmediaciones del muro, dijeron fuentes de seguridad egipcias sin explicar el por qué de la medida.

 

Los palestinos que cruzaron regresaban a Gaza con leche, cigarrillos y bidones de combustible.

 

La voladura del muro llegó en el sexto día de un bloqueo total de Gaza, impuesto por Israel y apoyado por Egipto, en respuesta a continuos ataques con cohetes desde la zona contra Israel.

 

Israel alivió ayer levemente el sitio y permitió el ingreso de alimentos y combustible para la central eléctrica única de Gaza, que había suspendido sus actividades el domingo.

 

La ONU, la Unión Europea (UE) y otros gobiernos, así como organizaciones humanitarias, llamaron a Israel a poner fin al bloqueo para evitar una crisis humanitaria en la empobrecida, casi devastada región palestina.

 

Israel dijo anoche que permitirá el paso diario de 230.000 litros de diesel a Gaza, pero que las fronteras permanecerán cerradas a otros productos y a personas hasta nuevo aviso.

 

En tanto, un miliciano de Hamas murió hoy baleado por soldados israelíes en la franja cerca del paso fronterizo de Sufa, informaron fuentes del movimiento islamista.

Fuente: TELAM

 

Miércoles 23 de Enero de 2008

Israel dijo que sigue actuando contra Gaza en respuesta a los cohetes

LA ONU CRITICÓ EL CIERRE DE LA FRANJA

 

El Consejo de Seguridad de la ONU realizó ayer una reunión de emergencia para hacer un llamado para poner fin al bloqueo a la Franja de Gaza. El Consejo, con la excepción de Estados Unidos, criticó el cierre de Gaza decretado por Israel e instó a la reapertura de los pasos fronterizos con el territorio palestino. Tel Aviv aumentó en un seis por ciento las barreras en Cisjordania en los nueve primeros meses de 2007, pese a haber anunciado su reducción para favorecer el proceso de paz con los palestinos, según revela un informe de la ONU que se hizo público ayer. No obstante los esfuerzos internacionales, la ministra de Relaciones Exteriores de Israel, Tzipi Livni, advirtió que su país continuará actuando contra la Franja de Gaza.

 

Finalmente ayer, se reestableció parcialmente el suministro de electricidad en la Franja de Gaza. El 17 de enero, Israel impuso un bloqueo total a la Franja en respuesta a los numerosos disparos de cohetes palestinos contra el sur de su territorio. Al mismo tiempo, el ejército israelí efectuó operaciones contra los grupos armados en Gaza que dejaron 38 muertos. Pero ante las críticas de la comunidad internacional, que teme una crisis humanitaria en un territorio pobre habitado por 1,5 millón de personas, el Estado hebreo anunció que autorizaba la entrega de 360.000 litros de fuel destinados a la única central de esa área. La central eléctrica que alimenta a la ciudad de Gaza, que había dejado de funcionar el domingo por falta de combustible, reanudó a mediodía la distribución de corriente a los diversos barrios de la ciudad, pero en forma alternada, porque no funciona a plena capacidad. Los camiones cisterna también llevaron 80 toneladas de gas doméstico y 60 mil litros de diesel a través del terminal de Nahal Oz entre Israel y la Franja de Gaza, según las autoridades palestinas.

 

No obstante, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, consideró que estas medidas eran insuficientes. “Nosotros continuaremos nuestros esfuerzos para obtener el levantamiento total del bloqueo”, dijo a la prensa en Ramalá, Cisjordania. Abbas volvió a criticar los disparos de cohetes lanzados por los grupos armados palestinos contra Israel, que provocan mortíferas represalias y sanciones que afectan a toda la población. Hamas, que controla Gaza desde junio luego de haber derrotado a los servicios de seguridad de Abbas, también creyó insuficiente la disminución del bloqueo. “Es una cortina de humo”, declaró Taher al Nunu, el vocero de Hamas. “¿De qué sirve que una ciudad tenga luz si la muerte lenta continúa a causa de la escasez de productos alimentarios y medicamentos?”, agregó.

 

No obstante, la canciller israelí, Tzipi Livni, advirtió que su país continuaría actuando contra la Franja de Gaza de ser necesario, y en Jerusalén, el alcalde israelí, Uri Lupolianski, autorizó la construcción de 7300 viviendas en cinco barrios nuevos al este de la ciudad.

 

Cientos de palestinos respondieron a la convocatoria de Hamas manifestando en el terminal de Rafah, que aparte de la frontera israelí, que está cerrada, representa la única apertura de Gaza al resto del mundo.

 

Las fuerzas egipcias, que trataron de rechazar a los manifestantes, intercambiaron disparos con hombres armados que participaban en la protesta. El enfrentamiento dejó 10 policías egipcios heridos, uno de gravedad y cuatro mujeres palestinas heridas.

 

Martes 22 de Enero de 2008

BLOQUEO DE ISRAEL EN LA FRANJA DE GAZA

La Cruz Roja advirtió sobre la falta de servicios

La Cruz Roja advirtió hoy sobre la falta de servicios y suministros básicos en la Franja de Gaza y llamó a Israel a levantar el bloqueo que impuso a la región palestina hace cinco días en respuesta a ataques con cohetes.

 

Israel alivió sólo por hoy el bloqueo y permitió la entrada de combustibles y alimentos, pero la Cruz Roja dijo que la asistencia debe ingresar en el territorio todos los días para prevenir un colapso de los servicios sanitarios y de salud.

 

"Las entregas de productos humanitarios esenciales debe garantizarse en el largo plazo para evitar mayores privaciones y el colapso de la ya frágil infraestructura", dijo Dorothea Krimitsas, vocera del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

 

Israel cerró las fronteras de Gaza el jueves pasado y cortó el suministro de combustible. Tres días después, la central eléctrica única de Gaza suspendió sus actividades, y un tercio de los 1,5 millones de habitantes de la franja quedaron sin luz.

 

Krimitsas dijo que la situación no dejó de ser precaria, sobre todo en los hospitales, donde todavía escasea el combustible para mantener en funcionamiento áreas vitales como las unidades de cuidados intensivos, las maternidades y las salas quirúrgicas.

 

Los suministros médicos comenzaron a acabarse y el personal de salud ya tiene problemas para llegar a su trabajo por los trastornos registrados en los medios de transporte, dijo Krimitsas, citada por la agencia de noticias DPA.

 

"No hay calefacción en los hospitales", agregó la vocera a los periodistas en la sede de la organización, en Ginebra. Krimitsas dijo que Israel necesitaba facilitar las condiciones para que los palestinos vivan una vida normal sin tener que depender para siempre de la asistencia humanitaria de emergencia.

 

"La asistencia humanitaria sola no puede contener la crisis. Se necesitan medidas políticas... para garantizar que se autorice el ingreso a Gaza de productos importados para hacer la vida soportable", dijo la vocera.

Fuente: TELAM

 

Martes 22 de Enero de 2008

BAJO PRESIÓN, ISRAEL FRENÓ UN POCO EL CORTE DE SUMINISTROS PARA GAZA

La difícil situación de los palestinos que viven el bloqueo suscitó el reclamo mundial. Hace días que no entran alimentos a la Franja.

           

Por Luis Jiménez *

Desde Jerusalén

La presión de la comunidad internacional, desde las Naciones Unidas, la Unión Europea y la Cruz Roja hasta un sinnúmero de organizaciones humanitarias, forzó en la tarde de ayer a Israel a aliviar un poco la difícil situación que los palestinos de Gaza soportan desde hace cuatro días, cuando el ejército israelí cerró todos los pasos fronterizos en represalia por los cohetes artesanales Kasam que los milicianos de Hamas disparan sobre Israel.

 

El ministro de Defensa israelí, el laborista Ehud Barak, ha autorizado la entrada de fuel para producir electricidad y medicamentos. Sin embargo, de momento se niega a permitir la entrada de comida y de gasolina para los vehículos o simplemente para aguantar el frío. Sin carburantes no pueden circular los camiones de la UNWRA que distribuyen harina, azúcar, aceite y otros alimentos en los campos de refugiados. “Desde el pasado viernes no entran mercancías ni abastecimientos a la Franja de Gaza; ésta es una situación muy difícil, un castigo colectivo inaceptable”, dice Adnan Abu Hasan, portavoz de John Ging, director de la Agencia de la ONU para los refugiados palestinos (UNWRA). Los refugiados de la primera guerra árabe-israelí de 1948 representan un 70 por ciento del millón y medio de los residentes de la Franja de Gaza, la mayoría menores de edad. “Nosotros condenamos el disparo de cohetes contra los civiles israelíes”, señaló el portavoz de la UNWRA, “pero ello no justifica la imposición de restricciones a los civiles palestinos” que no intervienen en las hostilidades.

 

La decisión del gobierno israelí de permitir la entrada de fuel y medicinas costó bastante. El primer ministro, Ehud Olmert, arrancó la jornada arremetiendo contra las críticas internacionales por el cerco de Gaza. “Mientras nuestros civiles se vayan a dormir con miedo, que se levanten con miedo y con miedo manden a sus hijos a la escuela, no será cómoda la vida de los palestinos en Gaza; y si no tienen gasolina, por mí que anden a pie”, declaró. El gobierno islamista de Hamas “ha hecho de todo esto un teatro para ganarse la simpatía del mundo”, dijo el veterano presidente de Israel, Simon Peres. “La solución es muy simple: que dejen de disparar sus cohetes”, añadió.

 

Pero mientras Olmert y Peres endurecían sus discursos contra Hamas y justificaban el cierre de los pasos fronterizos, Barak decidió dar marcha atrás y anunciar que “por una única vez” se permitirá el paso del combustible para seguir produciendo electricidad, vital para el funcionamiento de los hospitales, y de medicinas. Aunque Ehud Barak autorizó el cerco contra Gaza, a nadie escapa que el líder del Partido Laborista rivaliza por el poder con el conservador Olmert y que en lo posible no quiere verse salpicado por ningún escándalo interno, ni por una crisis humanitaria palestina.

 

La impresión en Israel es que el Poder Ejecutivo, que se niega a “terminar con los terroristas”, como exigen los afectados por los ataques con cohetes –esto es, lanzando una invasión masiva a la Franja de Gaza–, empieza a perder los estribos. A diario, mientras siguen cayendo los Kasam, especialmente en la ciudad de Sderot, de donde se marcharon ya tres mil habitantes, Olmert y Barak escuchan las airadas diatribas del pueblo que los acusa de “abandonarlos a su suerte”.

 

El destino político de Olmert pende de un hilo en vísperas de la publicación de la última parte de una investigación sobre su conducta y sus fallos, y los de las fuerzas armadas y sus jefes, durante la guerra contra la milicia libanesa de Hezbolá en el verano de 2006.

 

* De El País de Madrid. Especial para Página/12.

 

Martes 22 de Enero de 2008

SITIADA, Y CON APENAS LUZ Y GAS

Angustia en la Franja

           

Por L. J. *

Desde Jerusalén

Apenas circulaban coches ayer en Gaza; sitiada y sin apenas gasolina ni electricidad. En los hospitales se miraba con angustia los generadores. La gente entró en los supermercados como si fuera el último día en que podrían comprar. Durante unas horas, la castigada Franja palestina parecía abocada a “una muerte lenta”.

 

“El ocupante ha condenado a Gaza a la pena de muerte, y reforzar el bloqueo expone a nuestra gente a una muerte lenta”, se desgañitaba Sami Abu Zouhri, portavoz de Hamas, el partido fundamentalista que controla la Franja. En el punto culminante de la asfixia, cuando aún no se sabía que Israel iba a aflojar un poco el cerco, los islamistas dirigían su ira también a sus hermanos árabes: “Si no nos apoyan, ni Dios ni sus pueblos los van a perdonar”, clamaba Abu Zouhri.

 

En ningún lugar como en los hospitales afloró tanto la tensión y la angustia. Los generadores que permitían todavía trabajar estaban sometidos inexorablemente a la macabra cuenta atrás de que dejarían de funcionar en algún momento de esta semana si la situación no se remediaba. “Ya tenemos que elegir entre cortar la electricidad en la sección de maternidad o en la de operaciones cardíacas”, se lamentaba el responsable del servicio de emergencias del Ministerio de Sanidad palestino, Mowiya Hasanin.

 

Maher al Assali tiene sólo 12 años y ha pasado la mitad de su vida sin apenas poder moverse por culpa de un terrible accidente. Pero teme que el sufrimiento que ha conocido no sea nada en comparación con lo que se avecina: la máquina que aporta oxígeno a sus castigados pulmones amenaza con pararse si Gaza sigue a oscuras. “Tengo miedo”, admite el chico a Reuters con voz apenas audible. “Me ahogaré mientras duermo si la electricidad se va de repente. Tengo miedo a morir.”

 

“La gente está comprando febrilmente.” Jihad Abu Anwar, dueño de un supermercado en Gaza, cuenta que la gente está acaparando todo cuanto puede, sin atender a razones: “Todos temen que los productos desaparecerán de las estanterías de los centros comerciales muy pronto”.

 

El último bloqueo israelí ha acabado de rematar a los pocos empresarios que aún confiaban en levantar Gaza. “Es un desastre para la economía de Gaza”, se desesperaba en declaraciones a la BBC Manal Hassan, ejecutivo de la única fábrica de galletas de la Franja. Y añadía: “Tenemos que ser productivos; no podemos depender únicamente de la ayuda internacional”. “Se acabó el combustible. Por tanto, se acabó el trabajo.”

 

Abu Mahmud, pescador, ve cómo se evaporan las pocas esperanzas que le quedaban: “Hemos vivido tiempos muy malos en el pasado. Pero nunca han sido peores que estos días”, aseguraba a Reuters.

 

* De El País de Madrid. Especial para Página/12.

 

Lunes 21 de Enero de 2008

PERMITIÓ LA ENTRADA DE COMBUSTIBLE Y MEDICINAS

Israel moderará el bloqueo a Gaza

El ministro israelí de Defensa, Ehud Barak, autorizó hoy la entrada de combustible para la principal planta eléctrica de Gaza, así como medicinas y suministros médicos a la franja a partir de mañana.

 

Según medios electrónicos israelíes, la medida será puntual y fue adoptada por el titular de Defensa después de analizar la situación en la franja de Gaza.

 

Barak dialogó hoy por teléfono con el presidente egipcio, Hosni Mubarak, a quien aseguró que Israel no tiene interés en provocar una crisis humanitaria en Gaza, aunque aclaró que no permitirá que los palestinos continúen disparando cohetes contra el sur del país.

 

La única planta eléctrica de Gaza, que cubre un tercio del consumo en la franja, dejó de operar a última hora de la tarde de ayer al agotar sus reservas de fuel.

 

El fuel está agotado porque desde el pasado jueves Israel mantiene cerrados todos los pasos fronterizos de la franja e impide el acceso de ayuda humanitaria a Gaza en represalia por el lanzamiento de cohetes y proyectiles de mortero contra su territorio.

Fuente: EFE

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris