Facebook Twitter Google +1     Admin

Ajuste Informativo

20080204211110-0000-a-a-a.jpg

Sábado 19 de Enero de 2008

HABRÁ CRISIS HUMANITARIA DICE LA ONU

Israel aisló a Gaza

Ayer continuaron los ataques aéreos del ejército israelí y murieron cuatro militantes de Hamas. Para Naciones Unidas, el bloqueo pone en riesgo a 1,5 millón de palestinos.

           

Por Luis Jiménez *

Desde Jerusalén

En plena escalada de las hostilidades en Gaza, un misil de la fuerza aérea israelí redujo ayer a escombros las cuatro plantas deshabitadas del edificio que hasta hace unos meses había servido como Ministerio del Interior del gobierno de facto que ejerce el Movimiento de la Resistencia Islámica (Hamas). Un portavoz militar israelí alegó que era un “fuerte” de los islamistas. Al menos cuatro palestinos murieron ayer en el cuarto día consecutivo de ataques aéreos a la región. Israel cerró ayer las fronteras de la Franja de Gaza y con esta medida Tel Aviv cortó aún más el flujo de suministros vitales a la zona y mantuvo la presión militar sobre Hamas para que frene los ataques con cohetes contra su territorio. La agencia de la ONU para los refugiados palestinos denunció ayer que el cierre fronterizo impide el paso de la ayuda humanitaria, lo que empeora la situación de “miseria de 1,5 millón de personas” que viven en Gaza.

 

Sin embargo, los ataques con cohetes continuaron ayer, y al menos 10 proyectiles cayeron sobre el sur de Israel, incluyendo uno que dañó una guardería infantil en la ciudad de Sderot y otro que alcanzó a la vecina ciudad de Ashkelon, aunque sin provocar víctimas en ambos casos. Israel también siguió con sus operaciones y al menos tres palestinos murieron ayer en tres ataques aéreos en el norte de Gaza, uno de ellos un miliciano de Hamas que acababa de lanzar cohetes y el otro un civil de 17 años que al parecer presenciaba el lanzamiento. Según fuentes del hospital de Shiffa, una mujer murió y resultaron heridos 46 de los asistentes a una boda que se celebraba junto al edificio que había servido como ministerio del gobierno, atacado desde un avión sin piloto, operado por control remoto.

 

Ya son 50 los palestinos muertos y cerca de un centenar los heridos desde que el martes pasado comenzó la actual escalada de violencia. El bombardeo del ministerio palestino parece una nueva vuelta de tuerca en la agresión de Israel a Gaza. “En la guerra como en la guerra”, dicen los israelíes. Tras el ataque hubo una nueva reducción en el suministro de combustible, que paga la Unión Europea, y se cerró el paso fronterizo entre Israel y Gaza. El cierre afecta, entre otros, la ayuda humanitaria que los organismos internacionales, entre ellos la ONU, prestan a la “prisión más grande del mundo”, con un millón y medio de habitantes, como suelen llamar los palestinos a su terruño, en el que nadie sale y nadie entra. De momento se desconoce si el ejército permitirá salir a enfermos graves que reciben atención médica en hospitales de Israel o en países árabes vecinos.

 

Las decisiones las tomó el ministro de Defensa y líder laborista israelí, Ehud Barak, en respuesta a los ataques palestinos, que en las últimas 48 horas lanzaron más de 140 proyectiles de mortero contra las localidades del sur de Israel vecinas de la Franja de Gaza. En un caso causaron un incendio en un invernadero y en otro dieron en un jardín de infantes aunque, por estar protegido, no causó víctimas entre los niños. Barak, según analistas israelíes, cree que esas medidas drásticas y la intensificación de las operaciones militares, sin llegar a una invasión masiva de Gaza, “harán entrar en razón a los terroristas”. Pero los milicianos de Hamas están convencidos de que Barak “tirará la toalla” y pedirá el alto el fuego cuando advierta que no se rinden y siguen disparando sus cohetes y sus morteros.

 

Unos 20 camiones con comida que debían ingresar ayer a Gaza no serán autorizados a hacerlo, dijo el vocero del Ministerio de Defensa israelí, Shlomo Dror, al anunciar el cierre de las fronteras de la región costera. Los pasos siempre están cerrados los sábados, el feriado judío, “y puede que no sean abiertos el domingo si continúan los ataques con cohetes”, dijo Dror. Alrededor de 1,5 millón de palestinos que viven en Gaza reciben comida y suministros de asistencia de Israel y de organizaciones humanitarias.

 

El presidente palestino Mahmud Abbas sigue la guerra desde lejos, desde la Muqata de Ramalá, en Cisjordania, pues Hamas lo expulsó de Gaza. Y de vez en cuando condena duramente las incursiones del ejército israelí. Abbas tiene otra estrategia: cree que los islamistas, sus enemigos, perderán su fiereza cuando él consiga un Estado palestino independiente si prospera el proceso de paz.

 

* De El País de Madrid. Especial para Página/12.

 

Viernes 18 de Enero de 2008

ISRAEL IMPONE UN NUEVO BLOQUEO DE INSUMOS Y ALIMENTOS A PALESTINOS

Cierre a las fronteras de Gaza

Israel cerró hoy las fronteras de la Franja de Gaza y mató a otros dos palestinos en un nuevo ataque en la región, con lo que cortó aún más el flujo de suministros vitales a la zona y mantuvo la presión militar sobre el gobernante Hamas para que frene los ataques con cohetes contra su territorio.

 

La decisión de cerrar los pasos fronterizos fue adoptada por el ministro de Defensa, Ehud Barak, tras una escalada en los ataques con cohetes desde Gaza registrada luego de que fuerzas israelíes mataron a 19 palestinos, entre ellos el hijo de uno de los principales líderes de Hamas, el martes pasado.

 

No quedó inmediatamente claro qué suministros de los que los 1,4 millones de palestinos que viven en Gaza reciben de Israel y de organizaciones humanitarias no podrán ingresar a la empobrecida región costera dominada por Hamas desde junio pasado, dijo el vocero del Ministerio de Defensa israelí, Shlomo Dror.

 

"Es hora de que Hamas decida entre luchar o cuidar de su población", dijo Dror, quien agregó que es "inaceptable" el continuo fuego de cohetes desde Gaza contra el sur de Israel.

 

El endurecimiento del bloqueo hará más difícil la vida de los palestinos en la paupérrima Gaza, donde la gente ya sufre carestía de comida, combustible, auto partes, papel de computadora y otros insumos desde que Israel impuso su sitio tras la llegada al gobierno de Hamas.

 

Dror dijo que los habitantes de Gaza tenían suficiente comida como para no pasar hambre y aseguró que "no habrá una crisis humanitaria en Gaza", según informó la edición digital del diario israelí Haaretz.

 

La creciente violencia puso al borde del colapso las conversaciones de paz entre israelíes y palestinos, relanzadas tras una conferencia convocada por Estados Unidos en Annapolis, cerca de Washington, en noviembre.

 

Las operaciones israelíes generaron condenas y advertencias de un fin de las conversaciones de parte del presidente palestino, Mahmud Abbas, que gobierna en Cisjordania y que es quien negocia con Israel.

 

Los ataques con cohetes continuaron hoy, y al menos 10 proyectiles cayeron sobre Israel, incluyendo uno que alcanzó a la ciudad de Ashkelon, sin provocar víctimas.

 

Israel también siguió con sus operaciones, y al menos dos palestinos, un miliciano de Hamas y un civil de 17 años, murieron hoy en un ataque aéreo israelí en el norte de Gaza, informaron fuentes médicas y fuentes de la seguridad de Hamas.

 

Al menos 30 palestinos murieron desde el martes en ataques israelíes.

Fuente: TELAM

 

Miércoles 16 de Enero de 2008

19 MUERTOS EN GAZA Y UN ECUATORIANO EN ISRAEL

Dos golpes al proceso de paz

           

Por Juan Miguel Muñoz *

Desde Jerusalén

Sólo horas después de que los delegados palestinos e israelíes concluyeran el lunes su primera sesión negociadora, el gobierno de Ehud Olmert asestó dos severos golpes al proceso recién iniciado. El ejército de Israel mató ayer a 19 palestinos, 16 milicianos y tres civiles, en la ciudad de Gaza, e hirió y detuvo a decenas de personas al tiempo que obreros y excavadoras comenzaban la construcción de 60 viviendas para judíos en Jerusalén Este, donde los palestinos pretenden ubicar la capital de su futuro Estado. El muy moderado primer ministro palestino, Salam Fayad, arremetió con dureza: “Es una bofetada en la cara a los esfuerzos de George W. Bush por reanudar el proceso de paz para crear un Estado palestino”. Horas después, en el sur de Israel, un ecuatoriano de 20 años empleado como voluntario en el kibutz de Ein Hachlocha, que bordea la Franja de Gaza, murió al ser alcanzado por disparos efectuados por un francotirador de Hamas desde territorio palestino.

 

Lo había advertido ya Olmert. Las operaciones militares y la colonización de Jerusalén Este no se detendrán por el hecho de que el diálogo esté en marcha. El ataque del ejército, el más agresivo en muchos meses, con despliegue de helicópteros, tanques y fuerzas terrestres, fue descrito por los portavoces castrenses como una “operación rutinaria”. El presidente Mahmud Abbas lo tildó de “masacre”. Y el brazo armado de Hamas no tardó en responder. Un francotirador mató a un joven trabajador ecuatoriano, Carlos Andrés Mosquera Chávez, de 20 años, empleado en un kibutz lindante con la Franja de Gaza.

 

Entre los fallecidos se encuentra Husam Zahar, hijo de Mahmud Zahar, uno de los máximos dirigentes de Hamas. Es muy habitual que los vástagos de los líderes islamistas peleen en primera línea. Zahar reconoció el cadáver –su primogénito, Jaled, también perdió la vida en otro ataque de la aviación israelí en 2003– y dirigió un mensaje a los reyes, emires y presidentes árabes que se reúnen con Bush: “Hoy matan a nuestros hijos, mañana matarán a los suyos”.

 

El patrón se repite. Como sucediera el 12 de diciembre –fecha de la primera reunión post Annapolis entre Olmert y Abbas para impulsar la negociación– con el anuncio de construir 307 viviendas en la colonia de Har Homa, el Ejecutivo israelí permitió el inicio de la edificación de 60 apartamentos en el barrio palestino de Ras Al Amud, en Jerusalén Este, territorio ocupado por mucho que las autoridades israelíes pregonen que la mitad oriental de la ciudad tiene un estatus diferente al del resto de Cisjordania.

 

* De El País de Madrid. Especial para Página/12.

 

Martes 15 de Enero de 2008

TROPAS DE ASALTO ISRAELÍES ATACAN GAZA

Solo hoy 19 asesinados, la mayoría civiles

Fuente: Prensa Latina y Corresponsales en Palestina

 

Tropas de asalto israelíes apoyadas por blindados y helicópteros arremetieron hoy contra la Franja de Gaza y dejaron al menos diecinueve palestinos muertos y otros 46 heridos, 12 de ellos se encuentran en estado muy grave. La mayoría de los muertos y heridos corresponden a civiles.

 

La incursión comenzó al amanecer cuando varias excavadoras arrasaron zonas agrícolas en el perímetro exterior, mientras la infantería formada por lo a lo menos 20 tanques, irrumpió en el barrio Zaitun, al este de la ciudad de Gaza y disparó a mansalva contra la población. Siempre los blindados fueron protegidos por varios helicópteros que también participaban en los ataques.

 

Portavoces militares israelíes confirmaron la operación y declararon que se trata de una incursión de “rutina” y no de una ofensiva a gran escala.

 

De los asesinados, 3 son agricultores que se encontraban trabajando en sus granjas a la hora de la invasión.

 

Solo en estas 2 semanas del año 2008, 54 palestinos de Gaza han sido asesinados.

 

Tel Aviv argumenta que esas acciones son en respuesta al lanzamiento de cohetes palestinos contra su territorio, justificando esta seguidilla de muertes y destrucción.

 

Mientras tanto, la Autoridad Nacional Palestina, a través de su presidente Mahmud Abbas, se conformó con “condenar este brutal agresión” mientras continúan las conversaciones de “paz” con los israelíes.

 

Martes 15 de Enero de 2008

ATAQUE ISRAELÍ EN LA FRANJA DE GAZA

Mueren 17 palestinos

 

Al menos 17 palestinos murieron hoy en una ofensiva israelí por aire y tierra en la Franja de Gaza, días después de que el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, visitó la zona y predijo que las partes firmarán la paz este año.

Versión para imprimir Enviar por mail Aumentar Default Disminuir

 

En tanto, en el sur de Israel, un joven ecuatoriano que trabajaba como voluntario en una granja colectiva fue muerto de un tiro disparado desde Gaza, en un ataque reivindicado por el brazo armado del movimiento islamista Hamas, que controla esa región costera.

 

La sangrienta ofensiva llegó un día después de que israelíes y palestinos iniciaron conversaciones formales sobre los temas centrales del conflicto y luego de la visita de la semana pasada de Bush a la región para impulsar el relanzado proceso de paz.

 

Israel realiza a menudo incursiones en Gaza para frenar el casi cotidiano lanzamiento de cohetes a suelo israelí, pero el de hoy fue el ataque más letal desde que Hamas arrebató el control de la región al presidente palestino Mahmud Abbas, en junio pasado.

 

Abbas, que gobierna sólo Cisjordania y que es quien negocia con Israel, condenó la ofensiva y dijo: "Es imposible hacer la paz bajo estas circunstancias". Más temprano, su vocero, Nabil Abu Rudeina, dijo que el "brutal" ataque dañaba el proceso de paz.

 

El operativo israelí se centró en el este de ciudad de Gaza, en el barrio de Al-Zeitun, y las tropas se retiraron hacia Israel tras varias horas de intensos tiroteos con milicianos palestinos, informó la edición digital del diario israelí Haaretz.

 

Catorce de los muertos eran miembros de Hamas o de otras facciones, entre ellos el hijo del último miembro fundador del movimiento islamista que permanece con vida, Mahmud Zahar, según fuentes médicas y voceros del grupo citados por Haaretz.

 

Hamas "responderá de la manera apropiada. Nos defenderemos por todos los medios", dijo Zahar en la morgue del Hospital Shifa, donde despidió los restos de su hijo de 24 años con tres besos en la frente y un verso del Corán, el libro sagrado musulmán.

 

Casi de inmediato tras la advertencia, Hamas afirmó haber lanzado 17 cohetes contra Israel. Zahar está considerado como el dirigente de Hamas más poderoso de la Franja de Gaza y como el ideólogo de la toma de la región costera a las fuerzas leales a Abbas.

 

Al menos tres civiles, entre ellos un hombre de 65 años, figuraban entre los demás muertos, mientras que otros 45 palestinos resultaron heridos, entre ellos un chico de ocho años, de acuerdo a fuentes hospitalarias.

 

El hijo mayor de Zahar murió en un intento de asesinato israelí contra el dirigente en 2003, pero el viceministro de Defensa israelí, Matan Vilnai, dijo que Zahar no era el objetivo del ataque en Gaza, sino detener el fuego de cohetes.

 

"Israel actúa para proteger a su población civil de esta diaria descarga de cohetes", se justificó por su parte Mark Regev, vocero del gobierno y del primer ministro israelí, Ehud Olmert.

 

Zahar acusó a Abbas y a su partido Al Fatah, rival de Hamas, de complicidad en la muerte de su hijo por negociar con Israel.

 

"Esta es la esperanza de paz de la que hablan Abu Mazen y sus colegas, los colaboracionistas con Israel y con los espías de Estados Unidos", dijo Zahar, que se refirió a Abbas por su apodo.

 

El primer ministro del gobierno de Hamas en Gaza, Ismail Haniyeh, llamó a una huelga general en la franja costera y en los territorios palestinos de Cisjordania para protestar por la ofensiva israelí.

 

En el sur de Israel, en tanto, un civil ecuatoriano que trabajaba como voluntario en la granja colectiva (kibbutz) de Ein Hashlosha fue muerto de un disparo desde Gaza en un ataque reivindicado por Hamas, informó el ejército israelí.

 

El joven de 20 años, identificado como Carlos Andrés Mosquera, trabajaba en un campo cerca de la frontera de Gaza cuando recibió el tiro mortal, agregó el ejército.

 

La embajada ecuatoriana en Israel dijo que Mosquera había llegado al país en noviembre pasado y tenía previsto regresar a su Ecuador natal el mes que viene.

 

Desde que las partes relanzaron formalmente las conversaciones de paz, el mes pasado, más de 100 palestinos, la mayoría de ellos milicianos, murieron en ataques israelíes en Gaza.

Fuente: TELAM

 

Domingo 13 de Enero de 2008

DECLARACIONES DE OLMERT

"Es lamentable la existencia de decenas de colonias no autorizadas en Cisjordania"

Lo dijo el primer ministro de Israel, Ehud Olmert. Durante su reciente visita, el presidente estadounidense George W. Bush había instado al gobierno de ese país a desmantelarlas, una exigencia que está incluida en el plan de paz denominado Hoja de Ruta.

 

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, calificó hoy de "lamentable" la existencia de decenas de asentamientos israelíes no autorizados en Cisjordania.

 

"El hecho de que los asentamientos ilegales sigan allí, aunque dos gobiernos han acordado su eliminación, hace que la situación sea lamentable", dijo Olmert tras una sesión de su gabinete, según citó la agencia alemana DPA.

 

Durante su reciente visita a Israel y Cisjordania, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, instó al gobierno hebreo a desmantelar las colonias "ilegales", una exigencia que está incluida en el plan de paz internacional llamado Hoja de Ruta.

 

La Hoja de Ruta, asociada por Estados Unidos, Rusia, la ONU y la Unión Europea establece que Israel debe retirar decenas de asentamientos construidos por colonos en Cisjordania sin autorización del gobierno.

 

En tanto, el negociador jefe palestino Saeb Erekat descartó ayer la proclamación de un Estado palestino independiente antes de que finalice el año aunque sí espera alcanzar un acuerdo de paz con Israel que regule los principales problemas del conflicto.

Fuente: TELAM

 

Sábado 12 de Enero de 2008

BUSH, CERCA DEL LLANTO EN EL MUSEO DEL HOLOCAUSTO

El presidente norteamericano lagrimeó y dijo “debimos haber bombardeado” al ver las fotos del campo de concentración de Auschwitz en el Memorial de Jerusalén, tras visitar Cisjordania.

 

El presidente estadounidense George W. Bush, visiblemente emocionado, terminó ayer en el Memorial del Holocausto, Yad Vashem, en Jerusalén, una visita histórica a Israel y Cisjordania, durante la cual predijo un acuerdo de paz antes de finales de año. “Debimos haber bombardeado”, dijo Bush al ver fotografías de Auschwitz.

 

Bush estaba acompañado por el presidente israelí Shimon Peres, el primer ministro Ehud Olmert y el presidente de Yad Vashem, Tommy Lapid. La ministra israelí de Relaciones Exteriores, Tzipi Livni, y la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, también tomaron parte en la visita. Después de haber recorrido las galerías del memorial que documentan las etapas del genocidio de los judíos por los nazis, Bush, vestido con traje azul marino y con la cabeza cubierta por una kipá, escuchó a una coral infantil que cantó un poema escrito por Hanna Senech, víctima de la GESTAPO en Hungría. Cabizbajo y con lágrimas en los ojos, Bush puso una ofrenda floral, traída por dos marines en uniforme de gala, junto con la llama eterna en memoria de los seis millones de víctimas judías del Holocausto.

 

El mandatario estadounidense declaró luego que el museo es un recuerdo sombrío de que “el Mal” sigue existiendo y de que hay que enfrentarse a él. “Me impresionó mucho que la gente, frente al horror y al Mal, no abandonara a su Dios”, dijo. “Enfrentados a crímenes indescriptibles contra la humanidad, espíritus valientes, jóvenes y viejos, se mantuvieron firmes en sus convicciones. Es un honor estar aquí, es una experiencia conmovedora, es una memoria viva importante”, afirmó Bush antes de retirarse del museo. Yad Vashem es un monumento habitualmente visitado por todos los dignatarios extranjeros que llegan a Israel.

 

Más tarde, el director del museo, Avner Shalev, reveló que el presidente le había comentado a su secretaria de Estado, Condoleezza Rice, que lamentaba que Estados Unidos no hubiese bombardeado las vías de acceso al campo de concentración de Auschwitz para terminar con el horror que se estaba llevando a cabo en el lugar. El comentario lo provocó el ver fotografías aéreas de campos de concentración tomadas por pilotos estadounidenses. En 2005, el entonces presidente israelí, Moshe Katzav, dijo durante el 60 aniversario de la liberación de Auschwitz que la destrucción de las líneas férreas que conducían al campo habría salvado numerosas vidas. Durante el recorrido de una hora por el centro, Bush estuvo al borde de las lágrimas en varias ocasiones, afirmó Shalev.

 

Bush, un metodista devoto, oró el jueves en la iglesia de la Natividad en Belén, construida sobre el lugar donde se cree que nació Jesús. El mandatario, que una vez dijo que Jesús era su filósofo preferido, viajó en helicóptero a Galilea, en el norte de Israel, donde visitó la iglesia de la Beatitudes, en las colinas desde donde Cristo pronunció su Sermón de la Montaña, en el que dijo “felices los que trabajan por la paz”, según el Evangelio de San Mateo. Se trata de la primera visita de Bush a Israel y a los territorios palestinos ocupados de Cisjordania desde que asumió el cargo, en 2001, y su objetivo es lograr un triunfo de su política exterior en el último año de mandato forjando un acuerdo de paz. El mandatario predijo el jueves que el tratado de paz definitivo será firmado en el lapso del corriente año y urgió a ambas partes a tomar “decisiones difíciles” para permitir la creación de un Estado palestino y poner fin a 40 años de ocupación israelí.

 

Ayer finalizó la gira de tres días de Bush a Israel y Cisjordania, su primer viaje a Tierra Santa desde que llegó a la Casa Blanca en 2001. El avión presidencial, el Air Force 1, dejó el aeropuerto Ben Gurion de Tel Aviv con destino a Kuwait, tras una breve ceremonia de despedida en la que Bush anunció que volvería a Israel en mayo para participar en las celebraciones del 60 aniversario de la fundación del Estado judío.

 

Y mientras se prepara para una gira por Estados árabes del golfo Pérsico –Kuwait, Bahrein, Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita–, Bush llamó a los países árabes a “extender la mano a Israel, un paso que se necesita hace mucho tiempo”.

 

Viernes 11 de Enero de 2008

EL PRESIDENTE DE EE.UU. CONDENO LA OCUPACIÓN ISRAELÍ

Bush con Abbas en Ramalá

           

Por Donald Macintyre *

Desde Ramalá

El presidente George Bush pidió anoche a Israel que le pusiera fin a lo que inequívocamente llama su “ocupación” del territorio capturado en 1967 y propuso una “compensación” como forma de resolver el tema de los refugiados palestinos. Mientras su primera visita presidencial de tres días a Israel y a Cisjordania llega a su fin, el presidente de Estados Unidos fue más lejos aún al promocionar lo que con optimismo había predicho sería un “tratado de paz firmado” entre Israel y el presidente palestino Mahmud Abbas, “para cuando yo deje mis funciones” en enero de 2009.

 

La inusual –para él– elección de Bush de la palabra “ocupación”, un término que le causa gran desagrado a la derecha israelí, llegó después del día en que había tratado, tras una reunión aquí con Abbas, de mostrar que entendía la frustración de los palestinos ante los cientos de puestos de control israelíes en la ocupada Cisjordania. También advirtió a Israel de su obligación de negociar un Estado independiente palestino “contiguo”. Bush no se desvió de su formal posición de apoyar el rechazo de Israel al pedido de larga data de los palestinos de tener el “derecho a volver” a Israel por parte de las familias de los refugiados que huyeron o fueron echados de sus hogares durante la guerra árabe-judía de 1948.

 

Pero mientras su referencia a los “mecanismos internacionales, incluyendo una compensación”, estaba muy en la línea de las propuestas hechas por su predecesor Bill Clinton en las abortadas negociaciones de Camp David en 2000, es la primera vez que públicamente habla del tema. A pesar de su uso más fuerte del lenguaje para confrontar a Israel, así como a los palestinos, con la necesidad de hacer lo que él llamó “duras concesiones” en las conversaciones que está tratando de empujar hasta el año que viene, Bush repitió su promesa de 2004 al primer ministro de entonces, Ariel Sharon, de que Estados Unidos esperaba que Israel mantuviera los bloques del mayor asentamiento judío de la Cisjordania en la “etapa final” de la negociación con los palestinos. Dejó en claro que tal negociación necesitaría “acordar mutuos ajustes” a las fronteras de 1967 para “reflejar las realidades actuales”.

 

Bush nombró al teniente general William Fraser, asistente en jefe de las fuerzas armadas, para monitorear la implementación por parte de ambos lados de obligación bajo la moribunda Hoja de Ruta. Esto requiere que Israel congele toda la “actividad de los asentamientos” que Olmert insiste que no cubre el este de Jerusalén o los asentamientos existentes. También requiere que los palestinos actúen contra el terrorismo.

 

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Traducción: Celita Doyhambéhère.

 

Jueves 10 de Enero de 2008

REUNIÓN CON OLMERT EN SU GIRA POR MEDIO ORIENTE

Bush pide levantar asentamientos

 

El presidente estadounidense, George W. Bush, en una conferencia conjunta en Jerusalén con el primer ministro de Israel, Ehud Olmert, dijo que Israel y los palestinos tienen una oportunidad histórica para lograr un acuerdo de paz. Jerusalén es la primera etapa de su gira de ocho días por Medio Oriente en la que por primera vez llega a Israel y a los territorios palestinos desde que asumió la presidencia, hace siete años. El mandatario también se refirió a Irán, afirmando que constituía “una amenaza para la paz mundial”.

 

Bush afirmó que “la paz significa hacer concesiones” como paso necesario para avanzar en el acuerdo y dijo que no habría paz mientras continúen los ataques palestinos contra Israel, incluyendo aquellos desde regiones que no están bajo el control de Abbas. El mandatario también exigió el desmantelamiento de los asentamientos “ilegales” israelíes en los territorios palestinos. Bush se mostró optimista sobre la posibilidad de que los dos pueblos, enfrentados en un conflicto que lleva casi 60 años, puedan alcanzar el acuerdo de paz antes de que él culmine su segunda presidencia, pero también admitió que esa misión no será fácil.

 

A su llegada al aeropuerto Ben Gurion, donde fue recibido con honores militares, Bush ratificó que Estados Unidos seguirá siendo un aliado estrecho y garante “de la seguridad del Estado judío”. El propósito de esta gira es impulsar el proceso de paz relanzado en Annapolis en noviembre pasado, fortalecer la posición de los aliados moderados de Estados Unidos en la región aislando la influencia de Irán. Por su parte, Olmert manifestó también su compromiso con las negociaciones de paz y agradeció la intervención de Estados Unidos, país al que calificó de aliado, pero afirmó que “no habrá paz a menos que el terror sea frenado. Y debe ser frenado en todas partes”, en alusión a la Franja de Gaza, dominada por Hamas.

 

Desde la cumbre de Annapolis, el diálogo de paz entre israelíes y palestinos se encuentra empantanado por los reclamos formulados por ambas partes como condición previa. Los palestinos quieren que se detenga totalmente la construcción de nuevos barrios judíos en Jerusalén oriental así como la localización de asentamientos en Cisjordania, mientras que Israel insiste en que no podrá haber progresos mientras continúen los ataques con misiles desde la Franja de Gaza.

 

En otra parte de la conferencia, Bush advirtió que habrá “consecuencias graves” si Irán insiste en “actitudes provocativas” como las del incidente naval en el estrecho de Ormuz del sábado pasado, que fue revelado por el Pentágono y negado por Teherán.

 

Miércoles 09 de Enero de 2008

¡LA “PAZ” DE GEORGE BUSH, LLEGA AL MEDIO ORIENTE! ...

Mientras tanto Israel continúa con la represión y la construcción de los asentamientos y muros

Fuente: Agencias, El País de España

 

Bush ha aterrizado sobre las once de la mañana (10.00 GMT) en el aeropuerto de Tel Aviv, donde ha sido recibido por una nutrida comitiva civil y militar, presidida por el presidente israelí, Simon Peres, y su primer ministro, Ehud Olmert. Tras los saludos protocolarios, Bush y los mandatarios israelíes han caminado por la alfombra roja y han escuchado el himno americano y el israelí.

 

Durante la ceremonia de bienvenida, Bush, Peres y Olmert han tenido tiempo de hacer unas breves declaraciones antes de que el presidente americano se trasladase a Jerusalén. "Buscamos una paz duradera. Vemos una nueva oportunidad para la paz aquí, en Tierra Santa, y de libertad para toda la región", ha dicho Bush a su llegada. "Dialogaremos sobre nuestro profundo deseo de seguridad, libertad y paz en todo Oriente Próximo", ha anunciado. En este sentido, Peres ha dicho que este año que empieza es decisivo para la paz en la región. "Los próximos 12 meses van a ser el momento de la verdad. Los días que vienen son cruciales".

 

También ha reafirmado Bush la firme alianza entre EE UU e Israel, palabras que han sido secundadas por Olmert, que ha calificado a Bush como "nuestro más fuerte aliado contra en terrorismo, en quien más confiamos en la batalla contra el terrorismo y el fundamentalismo, así como un firme apoyo en nuestra búsqueda de la paz y la estabilidad".

 

También ha habido palabras sobre Irán, país que los israelíes consideran una amenaza. Peres ha advertido de que Teherán no debe subestimar la determinación de Israel de defenderse.

 

ASUNTOS DELICADOS

La visita se produce un día después de que Olmert y el presidente palestino, Mahmud Abbas, acordaran dar instrucciones a sus equipos negociadores para abordar los temas más espinosos del conflicto: el estatus de Jerusalén, el destino de los refugiados y las fronteras definitivas de que debe ser, antes de fin de año, el Estado palestino, según quedó acordado en la reciente conferencia de paz de Annapolis (EE UU).

 

Intenta el presidente acabar su mandato, que expira dentro de un año, con un golpe de efecto en Oriente Próximo, un acuerdo de paz entre israelíes y palestinos que alumbre por fin un Estado palestino antes de su adiós a la Casa Blanca. No será fácil y tampoco se espera que su visita suponga un punto de inflexión en unas negociaciones complicadas, recién retomadas y que ya han encontrado un importante obstáculo en el plan israelí de ampliar dos colonias cercanas a Jerusalén Este, que los palestinos reclaman como capital de su Estado.

 

Mientras tanto Israel continúa con la construcción de los asentamientos y muros ilegales dentro de los territorios palestinos y se ha acentuado la represión y los ataques por parte de los militares israelíes en contra de los palestinos.

 

Hasta ahora, lo único que ha llamado la atención de esta visita, ha sido el gran despliegue militar y de seguridad para “proteger” a Bush

 

Miércoles 09 de Enero de 2008

OLMERT Y ABBAS ACORDARON INCLUIR TODOS LOS TEMAS EN LA AGENDA

Bush arranca hoy su gira por Medio Oriente

           

Por Donald Macintyre *

Desde Jerusalén

El presidente George Bush llega hoy a Israel en medio de un gran despliegue de seguridad de más de 10 mil policías y un clima de incertidumbre sobre si su visita le dará el muy necesitado impulso al incipiente proceso de paz israelí-palestino. En la víspera de su visita de tres días a Israel y a Cisjordania, el primer ministro Ehud Olmert y el presidente palestino Mahmud Abbas acordaron una agenda de negociación que cubriría todos los temas relacionados con el futuro Estado palestino. Bush ya adelantó que el acuerdo macro debería estar listo para fines de este año, cuando él deja la Casa Blanca.

 

Sobre esos temas intentarán lograr un bosquejo de acuerdo para fines de 2008. Los puntos más difíciles serán las fronteras, el futuro estatus de Jerusalén y el destino de las familias de los refugiados palestinos que huyeron o fueron echados de sus hogares durante la guerra de 1948. Bush se reunirá con Olmert y Abbas por separado, y también asistirá a una cena organizada por Olmert mañana a la noche. En el encuentro con Olmert, el mandatario también discutirá la supuesta amenaza iraní. En sus momentos libres, el presidente norteamericano visitará Capernaum, Galilea y Belén, tres lugares históricos para el cristianismo.

 

Mientras los preparativos avanzaban ayer en Ramalá y Tel Aviv, en Gaza, el territorio dominado por Hamas, miles de palestinos se manifestaban contra la visita de Bush. Bajo la lluvia, una multitud recorrió las calles de Gaza cargando simbólicamente unos treinta féretros vacíos con los nombres de los palestinos que, según ellos, murieron por el rechazo de Israel a dejarlos salir de la franja para ser atendidos. Tras una primera manifestación dirigida por Hamas, miles de palestinos volvieron a salir a las calles, convocados por otro movimiento radical, la Jihad Islámica.

 

Ajenos a los cuestionamientos de Gaza, los funcionarios israelíes estaban preocupados ayer por las implicancias que podría tener una negociación a agenda abierta. Sin embargo, se mostraron optimistas y rechazaron la versión que hablaba de una posible ruptura entre Olmert y la ultraderecha que lo acompaña en la coalición gubernamental.

 

Para los palestinos el acuerdo sobre la agenda es esencial ya que una de sus demandas más importantes es que Jerusalén oriental sea su capital. Por eso, se espera que Olmert refuerce sus anteriores declaraciones y exija la adhesión palestina a las obligaciones de seguridad en la primera fase del “mapa de ruta” acordado internacionalmente. Israel también sumaría sus propias obligaciones. Estas incluyen un cese de asentamientos y el desmantelamiento de los asentamientos “no autorizados”.

 

Lo cierto es que estas promesas no son nuevas. Sin embargo, Mark Regev, el vocero de Olmert, aseguró que las dirección asumida por el nuevo gobierno interino del primer ministro palestino Salam Fayyad crearon “un nuevo ambiente que las hacen factibles”. Sus palabras, no obstante, no terminan de convencer a los palestinos. Los jefes negociadores destacaban ayer algunas de las medidas israelíes que ellos consideran provocativas, como los planes para construir más de 300 casas en el asentamiento de Jerusalén oriental de Har Homa y un ataque militar israelí la semana pasada a Nablus (Cisjordania) donde Fayyad ha estado trabajando para mejorar la ley y el orden.

 

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12

Traducción: Celita Doyhambéhère

 

Martes 8 de Enero de 2008

GRAVES ACUSACIONES DE UN RESPONSABLE PALESTINO CONTRA EL EJERCITO ISRAELÍ

Fuente: Agencia EFE y medios palestinos

 

El jefe de la seguridad palestina de Naplusa, el coronel Akram Rayub, acusó hoy a las autoridades militares israelíes de "destruir todos los esfuerzos" para restablecer el orden en esa ciudad cisjordana.

 

"Por un lado nos exigen que cumplamos con los dispuesto en la Hoja de ruta", el plan de paz del Cuarteto de Madrid, y por el otro arrasan con todo porque desconfían de nosotros", dijo en declaraciones a la Radio Pública de Israel.

 

Rayub formuló sus declaraciones a raíz de una operación militar de casi cuatro días en la Alcazaba de esa populosa ciudad, donde las tropas, en busca de milicianos y de arsenales y laboratorios de explosivos, causaron destrozos en viviendas y comercios.

 

El primer ministro de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Salman Fayad, se reunió hoy con funcionarios del Gobierno a fin de reparar los daños y compensar a los damnificados, informó la emisora israelí.

 

Los organismos de seguridad de la ANP habían logrado restablecer la ley y el orden, y para ello expulsaron de las calles a diversas bandas armadas, incluso de delincuentes, que sembraban el caos en Naplusa, indicó Rayub, "pero no nos tienen confianza".

 

"Vosotros los israelíes nos habéis pedido que erradiquemos la violencia, como exige la Hoja de ruta, pero de hecho no nos habéis dado la oportunidad", protestó el militar palestino.

 

"Los israelíes no creen a nadie, no quieren creer, quieren que todo esté en sus manos, bajo su control", afirmó Rayub, quien añadió que "quieren mostrarle al mundo que los palestinos no pueden conseguir la seguridad, y tampoco la desean".

 

La verdad, destacó, "es que nosotros podemos hacerlo pero los israelíes no nos dejan; no nos dan ni siquiera una oportunidad, y lo ocurrido este último fin de semana en Naplusa tuvo por objeto dañar la imagen de nuestros organismos de seguridad".

 

"Hemos devuelto la seguridad y la calma a la población civil; antes había una pelea y enseguida los protagonistas sacaban sus armas y disparaban así como así; ya no se ve más gente armada, aparte de los efectivos policiales, en la ciudad", comentó.

 

Para llevar a cabo la operación en la Alcazaba, donde impuso el toque de queda, el Ejército israelí advirtió a los organismos de seguridad palestinos que sus efectivos debían cumplir sus misiones desarmados y sin sus uniformes para evitar posibles colisiones con los soldados.

 

Durante la operación, alrededor de 40 activistas y residentes resultaron heridos y 23 fueron detenidos. Para justificar esta operación, los militares israelíes argumentan búsquedas de supuestos laboratorios de explosivos y arsenal.

 

Lunes 7 de Enero de 2008

ISRAEL ATACA GAZA A DOS DÍAS DE LA LLEGADA DE BUSH

Fuente: Corresponsales en Palestina

 

Lejos de apaciguar los ánimos ante la inminente visita de George Bush a la región, Israel ha intensificado sus operaciones en Gaza y Cisjordania,

 

En las operaciones israelíes han muerto un centenar de palestinos en las últimas 4 semanas, y una nueva incursión apoyada por helicópteros de combate, en el centro de la Franja, acabó con la vida de ocho palestinos.

 

Desde ayer, los palestinos viven con apagones de ocho horas diarias, según el Gobierno, debido a las restricciones del combustible suministrado por Israel.

 

En la madrugada de hoy, otros dos palestino fueron asesinados por soldados israelíes que operan dentro de la Franja de Gaza. Los muertos corresponden a civiles de la ciudad de Beit Hanun al norte de la Franja

 

En la tarde de ayer domingo, dos mujeres palestinas murieron y siete personas resultaron heridas ayer por el disparo de la artillería israelí contra la vivienda en la que se encontraban en la zona centro de la franja de Gaza, según fuentes sanitarias palestinas.

 

El portavoz del servicio de urgencias del Ministerio de Sanidad palestino en Gaza, Moawiya Hasanín, precisó que el ataque se perpetró contra una vivienda al este del campo de refugiados de Al-Bureij, en el centro de la franja, y que todas las víctimas eran civiles.

 

Una portavoz militar israelí, como es su costumbre, indicó que se estudian las informaciones acerca del ataque, sobre el que no han facilitado información.

 

Fuerzas israelíes efectuaron ayer una incursión y se adentraron varios centenares de metros en el centro de Gaza, donde mataron por la tarde a un adolescente palestino e hirieron a otras cuatro personas en las inmediaciones del campo de refugiados.

 

Las operaciones del Ejército en Al-Bureij siguieron a la muerte la madrugada del domingo de un miliciano en un ataque de la aviación israelí en el barrio de Seyaie, de la ciudad de Gaza.

 

Otros tres resultaron heridos en ese ataque, según fuentes de la seguridad palestina y hospitalarias.

 

Las hostilidades, que forman parte de una escalada que comenzó hace tres semanas y en cuyo transcurso sufrieron las milicias de Gaza alrededor de cincuenta muertos, se producen en las vísperas de la visita a la región del presidente Bush.

 

Viernes 4 de Enero de 2008

DECLARACIONES DEL MINISTRO DE DEFENSA ISRAELÍ: "NO QUITAREMOS NINGÚN PUESTO DE CONTROL MILITAR O BLOQUEO DE CARRETERAS "

Fuente: Saed Bannoura, IMEMC News/Rebelión (Traducido para Rebelión por Carlos Sanchis)

 

Respondiendo a un llamamiento de las Naciones Unidas requiriendo que Israel quite algunos de los 700 bloqueos de carreteras y puestos de control militar esparcidos por toda Cisjordania ocupada por Israel, el Ministro de Defensa, Ehud Barak declaró el martes que Israel mantendrá en su sitio todos los puestos de control militar.

 

Su declaración disparó las críticas de los líderes palestinos y del mundo que habían esperado que Israel tuviera la voluntad de quitar algunos de los bloqueos de vías, puesto que se obligaba a hacerlo bajo los acuerdos de paz firmados.

 

La polémica decisión llega tan sólo unos día antes que el presidente estadounidense George W. Bush se disponga a visitar la región por primera vez durante su mandato como presidente.

 

Los palestinos han sido incapaces de trabajar o acometer comercio con los puestos de control militar en el lugar que han llevado a tasas de desempleo de hasta el 90% en algunas partes de los territorios palestinos. Con el sitio israelí sobre Cisjordania y Gaza, el comercio internacional ha estado congelado impactando gravemente en la economía palestina.

 

Además, los puntos de control militar, operados por personal del ejército israelí, privan a los palestinos tener el derecho a la libertad de movimiento. Muchos palestinos incluso se ven imposibilitados de viajar a cinco kilómetros de sus casas, debido a los puntos de control militar y a los cierres en cada una de las carreteras y caminos de Cisjordania.

 

Un reciente informe del ejército israelí revela que uno de cada cuatro soldados israelíes participa en los abusos contra los palestinos; muchos de estos abusos tienen lugar en los puestos de control militar.

 

Carlos Sanchis es miembro de Cubadebate, Rebelión, Tlaxcala.

 

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris